Plantas medicinales para la salud de los huesos

Existen ciertas plantas que presentan componentes que pueden ayudarte a mejorar la salud de tus huesos. Te explicamos varias formas de obtenerlas y utilizarlas.

Las mujeres son las más afectadas por la descalcificación de los huesos. Esto se debe principalmente a los cambios hormonales, ya que los estrógenos son importantes reguladores del metabolismo óseo. Por eso, es importante saber cómo mantenerlos en un estado óptimo ya desde la juventud.

Una dieta adecuada y la ayuda de estas plantas medicinales pueden hacer mucho por ti.


Plantas medicinales adecuadas para fortalecer y cuidar tus huesos

La medicina natural es un recurso bastante recurrente hoy en día. Mediante ella, podemos ayudar a mantener una buena salud ósea desde temprano si somos constantes en nuestros cuidados. Existen numerosas plantas medicinales que pueden contribuir a mejorar  dolores óseos, inflamaciones, desgaste…

Desde nuestro espacio deseamos darte unas pequeñas ayudas para tu día a día, pero ya sabes que en todo momento quien tiene la primera palabra será tu médico.

Veamos pues qué plantas son beneficiosas para nuestros huesos:

1. El abedul

Abedul para los huesos

Tomar  de una a dos tazas de infusión de abedul al día es un posible remedio para mejorar la salud de los huesos. Tiene como principal facultad reducir las inflamaciones osteoarticulares, de este modo, es adecuado para tratar la artritis, artrosis, tendinitis, fibrositis… e incluso fibromialgias.

Esto se debe a que entre sus principios activos destacan su contenido en flavonoides, que actúan como antiinflamatorios, como la quercetina, carotenos, taninos y vitamina C.

Puedes encontrar infusiones de corteza de abedul en las tiendas naturales, listas para consumir. Y son económicas.

2. Cola de caballo

Cola de caballo

Se la conoce como “Equisetum arvense” y es rica en minerales, sobre todo en  sílice. Además se estima que posee componentes que actúan como antiinflamatorios y diuréticos.  Su principal virtud parece ser estimular la síntesis del colágeno de los tejidos óseos y conjuntivos. Todo ello podría ayudar a reconstruir los cartílagos  y a tratar ciertas de enfermedades articulares.

Debes saber, además, que las infusiones de cola de caballo pueden contribuir a curar antes las fracturas óseas. Puede funcionar como remineralizante y astringente, cicatrizante y diurético.

Sin embargo, su eficacia no está científicamente demostrada.

¿Cómo tomarlo? Encontrarás cola de caballo en las farmacias y tiendas naturales. Tómate una taza por las mañanas con una cucharada de agua hirviendo.

3. La consuelda

 

Su nombre científico es Symphytum officinalis. Puede ser efectiva cuando padeces por ejemplo de dolor de rodillas por el desgaste. También por traumatismos. Su principal facultad es la formación ósea en fracturas o desgastes.

Esto se debe a que contiene alantoína que tiene un efecto cicatrizante y reepitelizante. Además, tiene mucílagos que actúan como antiinflamatorios.

4. Diente de león

Diente de leon

A lo largo de la historia, ha sido conocida como digestiva, protectora y rica en vitaminas y minerales.  Todas son propiedades aptas para cuidar de nuestros huesos y de nuestra salud en general. Es un posible fortalecedor de nuestra estructura ósea, por lo que podrías beneficiarte haciéndote un infusión cada tarde.

5. La Ortiga

Ortiga

Las ortigas son recomendables para obtener un complemento vitamínico y de minerales para nuestros huesos, ya que dispone de hierro, sílice, fósforo, magnesio y calcio.

Además contiene flavonoides, que como ya hemos mencionado son antioxidantes y antiinflamatorios, y mucílagos.

Lo ideal sería preparar dos infusiones de ortigas al día, con 5 de sus hojitas en una taza de agua hirviendo. Deja reposar y luego acompaña con miel.

Recuerda: dietas que dañan a tus huesos

Bebidas gaseosas

1. El sodio

Cuidado con la sal. Debes saber que la sal puede ser dañiña no sólo para el sistema cardíaco, sino también para el sistema óseo: lo debilita e impide que podamos absorber el calcio. Se ha demostrado relación entre el sodio dietético y la osteoporosis.

2. El azúcar

Cuidado también con los tentempiés azucarados. Es una sustancia que también impide que podamos procesar el calcio que consumimos de forma habitual en los alimentos. Además, el azúcar también contribuye a eliminar el fósforo, que como ya sabes está relacionado directamente con el desarrollo neuronal y con la resistencia de algunas células óseas. 

3. Las bebidas gaseosas

Lo sabemos, las bebidas gaseosas están ricas y son muy refrescantes. Pero pueden afectar a la densidad ósea, impidiendo nuevamente el que podamos asimilar adecuadamente el cálcio, ocasionándonos más probabilidad de sufrir enfermedades asociadas.

4. Dietas con muchas legumbres

¿Eres un apasionado de las legumbres?  Intenta llevar un equilibrio. No debemos eliminarlas, en absoluto, pero sí cuidar de no consumir excesivas legumbres a lo largo del día, ya que a largo plazo, también interfieren en nuestra asimilación del calcio. 

Calderón, A. M. (2005). Los estrógenos y el hueso: revisión de la evidencia. Progresos de Obstetricia y Ginecología, 48(2), 79–90. https://doi.org/10.1016/S0304-5013(05)72361-X Corleto, F. (1990). Female climacteric osteoporosis therapy with titrated horsetail (Equisetum arvense) extract plus calcium (osteosil calcium): randomized double blind study., 201–206. World Health Organization. (2006). El Sodio Alimentario y la Osteoporosis.