Propiedades medicinales de las plantas: ¿realidad o mito?

Sebastián Castaño 19 septiembre, 2013
No podemos olvidar que, si bien pueden ser de gran ayuda, estas plantas son solo un complemento y nunca debemos dejar de lado el tratamiento farmacológico.

Las plantas medicinales son utilizadas para prevenir, tratar y curar enfermedades tan sencillas como un resfriado o tan complicadas y agresivas como puede ser un cáncer.

Una gran mayoría de estas plantas son de gran ayuda en el fortalecimiento del sistema inmunológico, permitiendo que pueda combatir y acabar con las células cancerosas que puedan estar atacando nuestro organismo.

Pese a ello, conviene recordar que en ningún momento podemos dejar de lado la medicina tradicional basada en la farmacología. Las plantas medicinales por sí solas no curan enfermedades puesto que sus principios activos se encuentran muy diluidos. Sin embargo, combinar un tratamiento farmacológico con plantas medicinales no es en ningún caso algo negativo.

¿Existen realmente las plantas curativas?

Es bien sabido que la gran mayoría de los principios activos utilizados en la industria farmacéutica provienen del reino vegetal. En otras palabras: las plantas poseen propiedades curativas. Sin embargo, ¿si esto es así por qué utilizamos fármacos en vez de plantas?

El problema reside en la dilución del principio activo. Es decir, la cantidad de principio activo que podemos encontrar en una planta es mucho menor que la que encontramos en un fármaco, en el cual se encuentra concentrado.

Otro problema sería que, en muchas ocasiones, el principio activo es degradado en el estómago por los jugos gástricos o, incluso, en la saliva por la lisozima. Sin embargo, podríamos decir que una gran mayoría de las plantas presentan propiedades beneficiosas para la salud.

Una de estas plantas milagrosas es el muérdago. Se pudo comprobar que el muérdago presenta la capacidad de fortalecer el sistema inmune de diversas maneras. Otra planta con propiedades, en este caso, anticancerígenas, es el palmito salvaje. Siendo especialmente efectivo sobre células cancerosas procedentes de tumores de próstata.

En algunos pacientes con cáncer terminal es muy utilizada la infusión de algunas hierbas como la de raíz de bardana, la corteza interna de olmo, la acedera de ovejas, el ruibarbo, el berro, el trébol rojo o las algas, las cuales a su vez se encargan de darle un sabor más agradable. Esta infusión fortalece el sistema inmune y ayuda a controlar el malestar que origina la quimioterapia.

Como podemos observar, hay una gran cantidad de plantas que pueden ayudarnos a sobrellevar y prevenir esta temida enfermedad. Además, cabe destacar que son bastante fáciles de encontrar.

Recuerda…

Son muchas las plantas utilizadas con fines terapéuticos. Unas se utilizan para prevenir enfermedades, otras para potenciar los efectos de los fármacos y otras para atenuar los síntomas que ocasionan. El aloe vera, el ajo, las manzanas, las naranjas, el melocotón, las uvas… Todos estos alimentos, de una u otra forma, poseen compuestos con propiedades beneficiosas para la salud.

Sin embargo, conviene recordar que utilizar plantas medicinales para el tratamiento de una enfermedad y dejar de lado el tratamiento médico tradicional basado en fármacos, puede poner nuestra vida en un serio peligro.

Te puede gustar