Pleuritis: síntomas, causas y tratamiento

14 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
En la pleuritis se inflama la membrana llamada pleura. Esta membrana recubre los pulmones y cuando sufre alteraciones su principal síntoma es el dolor. En este artículo te contamos cuáles son las causas de la pleuritis y sus tratamientos.

La pleuritis también es llamada pleuresía. Ambos términos designan la misma situación: una inflamación de la membrana torácica conocida como pleura.

La pleura es un tejido delgado que recubre los pulmones y los separa de la pared torácica. En realidad, la pleura tiene dos partes; una de ellas está adherida al pulmón y la otra a la pared misma del tórax.

Entre las dos láminas de la pleura hay un espacio diminuto. A este espacio se le conoce como virtual porque no existe ni se hace evidente, a menos que algo lo ocupe. El aire puede ocupar ese espacio, constituyendo un neumotórax. Asimismo, lo puede hacer una sustancia líquida, constituyendo un derrame pleural.

No es infrecuente que la pleuritis se asocie a derrame pleural. Cuando la pleura está inflamada puede producir líquido inflamatorio que se deposita en el espacio pleural. Esto indica que diferentes trastornos de la pleura pueden responder a una misma causa.

Causas de pleuritis

Son diferentes las causas de pleuritis. Estos son algunos de los trastornos que pueden provocar la inflamación de la pleura:

  • Enfermedades autoinmunes: algunas patologías autoinmunes son capaces de atacar la pleura. Así sucede con la artritis reumatoidea, por ejemplo, que es una causal de pleuritis.
  • Cáncer de pulmón: la enfermedad oncológica del sistema respiratorio puede atacar la pleura. A veces, se inflaman las membranas pleurales por cercanía con el tumor primario, y otras veces, porque las metástasis del cáncer pulmonar se alojan en la pleura.
  • Neumonía: al padecer neumonía, sea esta de origen bacteriano o viral, la pleura se inflama por el mismo proceso infeccioso.
  • Micosis: hay hongos que infectan al ser humano, precisamente en sus órganos internos, y que pueden tomar la pleura como punto de asiento. Las pleuritis micóticas son de difícil tratamiento porque los antifúngicos necesitan mucho tiempo de uso para comenzar a actuar y porque el acceso de los medicamentos a la pleura no es tan rápido como sucede con otros órganos.
  • Traumatismos de tórax: los traumas en el pecho y en el costado de la pared torácica, más precisamente en las costillas, se asocian a pleuritis. La inflamación sucede por solidaridad y cercanía a las estructuras vecinas.
Dolor torácico por pleuritis.
El dolor torácico es una de las características principales de la pleuritis.

Sigue leyendo: Cáncer de pulmón

Síntomas de la pleuritis

El signo característico de la pleuritis es el dolor torácico. En general, se trata de un dolor intenso pero intermitente, que se exacerba al toser o al realizar inspiraciones profundas.

Junto al dolor aparece la disnea. Se denomina disnea a la falta de aire percibida por el paciente, ya sea en la inhalación o en la exhalación. Como en un círculo vicioso, puede suceder que el sobreesfuerzo para respirar empeore el dolor torácico. Otra sintomatología dependerá de la causa que origine la pleuritis.

  • En una neumonía habrá fiebre y tos agregadas.
  • En el cáncer de pulmón tendrá pérdida de peso, anemia o cambios en la coloración de la piel.
  • Cuando sucede una enfermedad autoinmune se suelen afectar las articulaciones, por ejemplo.

Si la pleuritis se acompaña de derrame pleural el dolor característico variará un poco. El líquido acumulado en el derrame incrementa el dolor en determinadas posturas y posiciones del cuerpo. También se hace más evidente la disnea por la presión del derrame sobre el pulmón.

Radiografía pulmonar
El médico buscará todas las alternativas diagnósticas ante una pleuritis para determinar la causa que la origina.

Sigue descubriendo: Derrame pleural: causas y tipos

Tratamientos

El tratamiento de la pleuritis dependerá en gran medida de la causa que la originó. Recordemos que no es una enfermedad con entidad en sí misma, sino que más bien es una situación derivada de otra patología.

El dolor de la pleuritis se maneja con antiinflamatorios, independientemente de la causa original. Un fármaco de uso habitual para el manejo del dolor es el ibuprofeno. En casos más graves, se puede recurrir a morfínicos y sus derivados.

Cuando el dolor está incrementado por la tos, se evalúa el uso de antitusivos. De todas maneras, no siempre son recomendables porque la tos es un mecanismo de defensa que utiliza el organismo en pos de solucionar una situación atípica.

Para las infecciones el tratamiento será el antimicrobiano que funcione contra el agente invasor. Hay protocolos de neumonía, de infección micótica y de cuadros gripales que determinan qué pasos tomar en cada etapa.

Si se asocia derrame pleural a la pleuritis el médico evaluará la necesidad de practicar un drenaje. El líquido contenido en la pleura se puede extraer al exterior con determinados procedimientos. No todos los derrames requieren ser drenados.

La existencia de una pleuritis obliga siempre a encontrar la causa. Los profesionales de la salud solicitarán los métodos complementarios que consideren adecuados para llegar a un diagnóstico. Una vez establecida la causa, se puede ejecutar un tratamiento que resuelva la situación de fondo.

  • Porcel, José M. "Advances in the diagnosis of tuberculous pleuritis." Annals of translational medicine 4.15 (2016).
  • Porfyridis, Ilias, et al. "Outcome of patients with non specific pleuritis after medical thoracoscopy." (2016): PA3392.
  • Lafitte, Juan Pablo. "Tratamiento de la pleuresía con derrame." (2015).
  • Crisafulli E, Aredano I, Valzano I, Burgazzi B, Andrani F, Chetta A. Pleuritis with pleural effusion due to a Bacillus megaterium infection. Respirol Case Rep. 2018;7(1):e00381. Published 2018 Nov 28. doi:10.1002/rcr2.381
  • Sharma JK, Marrie TJ. Explosive pleuritis. Can J Infect Dis. 2001;12(2):104–107. doi:10.1155/2001/656097