Poco busto: ¿Qué hacer con lo que Dios (no) nos dio?

Potenciar nuestros puntos fuertes es la mejor manera de lucirnos. Centra la atención en los labios, las piernas, o la parte que más te guste de ti misma

Hay algunas que pasan toda la vida sufriendo porque son chatas como una tabla de planchar y anhelan tener un escote pronunciado. Otras, todo lo contrario: tienen tanto busto que no saben cómo controlarlo, y muchas veces, no encuentran sostén que aguante tremendo escote, y consideran que es desproporcionado.

Lo importante siempre es sentirnos lo más cómodas posible con nuestro cuerpo, que es el envoltorio que tenemos para toda la vida, sin compararnos ni avergonzarnos nunca con otros. Muchas se avergüenzan al tener poco busto, cuando en realidad, esta característica proporciona una apariencia femenina y esbelta, y muchas actrices de Hollywood que tienen este cuerpo lo lucen sin tabúes en la alfombra roja.

Si crees que heredaste el busto de tu padre y eso a veces hace que te den ganas de esconderlo, es hora de lucirlo. Los bustos planos proporcionan una figura estilizada como la de una gimnasta o bailarina.

Es hora de llevarlo con orgullo.

Si tienes poco busto y quieres aprovecharlo al máximo, fíjate en estos consejos:

– A la hora de ir a la playa: corpiños con texturas. Los corpiños fruncidos general la sensación de que “allí hay algo más” y aportan relieve.

-Las bikinis estampadas también generan un efecto óptico que contrarresta la “planitud”.

-Algunas creen que usar corpiños con relleno es el santo grial, cuando muchas veces parecen artificiales y es mucho peor. Cuidado con eso: lo importante no es la cantidad, si no lograr un calce natural. Los que tienen la taza en forma de gota son ideales.

Los pechos son femeninos, pero no es lo único femenino en el cuerpo de una mujer. Si quieres resaltar otras curvas, un gran truco es desviar la atención de tu busto hacia otras lugares: puedes usar grandes accesorios que sean muy llamativos, resaltar los labios, las piernas, los ojos, o lo que más te guste de ti misma.

-A este tipo de mujeres les sientan increíbles las blusas con volados, con nudos, con grandes estampados, con moños, con flores, con plisados, con texturas y las telas vaporosas. Si quieres tener el look de una atleta olímpica, los tops ajustados son muy validos; pero si esto no te hace sentir cómoda, busca el volumen, los estampados, etc.

-En el invierno, la ropa en capas es una buena clave: camisas sobre tops con chalinas arriba y chaquetas abiertas generan volumen y quedan increíbles.

-Si tienes poco busto, puedes usar tops o vestidos que dejen la espalda al descubierto: ¿Hay algo más sensual y femeninos? No todas pueden hacerlo. Aprovecha para lucir tu espalda, una parte muy sexy del cuerpo de cualquier mujer.

-Con respecto a los escotes, al no tener busto del que preocuparte, puedes usar lo que quieras sin sentirte incómoda: escotes profundos, strapless, remeras con un solo hombro, cuello bote, cuello cuadrado y lo que se te ocurra; todo te quedará bien.

Ya sabes: potenciar lo mejor de nosotras es la mejor manera de lucirnos, en vez de estar toda la vida lamentándonos por que la naturaleza nos negó.

Categorías: Belleza y cuidado personal Etiquetas:
Te puede gustar