¿Podemos acumular metales pesados en el cuerpo?

Yamila Papa Pintor · 26 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 1 enero, 2019
La inquietud por la acumulación de metales la comparten varias personas. Por ello, a continuación despejaremos algunos aspectos sobre este tema.

Algunas personas sienten inquietud por su salud, ya que consideran que es posible acumular metales pesados en el cuerpo de diversas formas. Sin embargo, ¿es realmente posible esto? Y si es así, ¿cómo se da y cómo perjudica?

A continuación indagaremos un poco más en este tema y te comentaremos cuál es el papel de ciertos hábitos de vida, como la hidratación y la alimentación por ejemplo.

La inquietud por la acumulación de metales pesados

Deborah Garcia Bello, química y divulgadora científica, explica que no hay un consenso respecto a la definición de ‘metales pesados‘, e indica que el término comúnmente se emplea para hacer referencia a «metales de elevado numero atómico que se bioacumulan (se introducen en los organismos vivos de forma casi permanente) y pueden llegar a producir efectos tóxicos».

Hay quienes consideran que, como consecuencia de la contaminación ambiental, el uso de pesticidas en los cultivos, el consumo regular de agua del grifo o incluso comer pescado, sería posible acumular diversos metales pesados (mercurio, cromo, plomo, cadmio, cobalto, cobre) en el cuerpo.

Descubre: Quimiofobia, el temor excesivo a los químicos

Siguiendo con esta idea, supuestamente, los metales pesados se acumulan en el cuerpo de forma progresiva, afectando el rendimiento y las capacidades, causando enfermedades varias y afectando en líneas generales la calidad de vida.

Por todo esto, sería necesario recurrir a ciertas medidas para ‘eliminar’ los metales pesados cuanto antes y así, evitar que la salud se vea perjudicada. Dichas medidas suelen consistir en hacer cambios en la dieta, como dejar de comer pescado, por ejemplo.

La desventaja de este tipo de cambios es que suponen cambios drásticos en el estilo de vida, sin tener en cuenta las necesidades del organismo ni las pautas del médico.

Hay que tener en cuenta que, antes de realizar un cambio en el estilo de vida, lo ideal sería consultar con el médico, para evitar ponernos en riesgo. En este sentido, debemos recordar que el profesional siempre podrá indicarnos:

  • Qué necesita nuestro organismo y por qué
  • Si es conveniente o no seguir adelante con la idea inicial que teníamos (y si es viable, podría darnos algunas sugerencias que nos permitan mejorarla para obtener resultados)
  • Qué aspectos podemos mejorar –de forma adicional– en nuestro día a día para sentirnos mejor
  • Qué nos conviene mantener en el tiempo para no poner en riesgo la salud

Veamos la cuestión con mayor detalle a través de un ejemplo: si comenzamos a beber cada día dos o más litros de agua, con el objetivo de eliminar sustancias tóxicas del cuerpo, estaremos descompensándonos.

Cada organismo es distinto y, por ende, tiene una serie de necesidades en concreto. Por ello, no todo el mundo necesita beber la misma cantidad de agua o consumir siempre los mismos alimentos para estar sano. Sí, existen algunas pautas generales que sirven como guía, pero se aplican del mismo modo en todos y cada uno de los casos.

«Beber demasiada agua sin reemplazar las sales minerales puede ser perjudicial, en ocasiones incluso en personas sanas», indica el Dr. James L. Lewis respecto a la hiperhidratación.

Volviendo al ejemplo anterior: antes de empezar a aumentar la ingesta de líquido, debemos tener en cuenta factores como el sexo, la edad, la actividad física que realizamos a diario, así como el estilo de vida en general.

Una vez hayamos repasado esto, podemos darnos cuenta de hasta qué punto sería seguro aumentar la ingesta de líquido o hacer cualquier otro cambio en nuestra vida.

¿Los metales pesados se eliminarían comiendo?

Se dice que comiendo con regularidad alimentos que contengan zinc, manganeso y otros minerales, sería posible ‘eliminar’ los metales pesados del cuerpo de forma natural. Algunos de esos alimentos serían: el ajo, la zanahoria, la remolacha, la manzana y el limón. 

Consejos para cuidar tu salud intestinal

También se dice que con estos mismos alimentos se podrían preparar batidos y recetas especiales para eliminar las sustancias tóxicas del organismo.

En principio, no es desacertado consumir con regularidad dichos alimentos para obtener beneficios. El desacierto estaría en su consumo fuera de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable.

Cuando mantenemos buenos hábitos de vida y actuamos de forma coherente, cuidamos de nuestro bienestar día a día. Por ello, los expertos en salud recomiendan apostar por adoptar y mantener hábitos que resulten beneficiosos siempre, y no solo en momentos puntuales, como cuando queremos bajar de peso o ‘eliminar’ sustancias tóxicas.

Comer cada día un diente de ajo o beber un batido detox en ayunas no brindará los beneficios que tanto buscamos, si no adoptamos un estilo de vida coherente y saludable.