¿Podemos enfermarnos al usar cierta ropa?

Yamila Papa 25 marzo, 2015

¿Sabías que algunas telas o hábitos relacionados a la ropa pueden estar enfermándote? ¿No lo crees? ¡Entonces lee el siguiente artículo! Te darás cuenta de que dentro del armario pueden estar nuestros peores enemigos, de los más silenciosos que existen.

Consecuencias de usar la ropa demasiado ajustada

No le vamos a echar la culpa a la ropa por usarla muy ceñida al cuerpo, pero sí es bueno para tenerlo en cuenta al momento de comprar o lucir ciertas prendas que nos pueden causar problemas. Al tener la ropa demasiado ajustada, podemos sentirnos mal y sufrir graves consecuencias.

Si tienes ardor o dolor en el estómago luego de comer, puede deberse a que la ropa utilizada no se estira lo suficiente. Algunas telas no tienen la capacidad de expandirse como otras, o bien estás usando el cinturón demasiado ajustado. Al momento de sentarte para comer, puedes desabrochar un botón de la camisa, o bien usar el cinturón en un agujero menos ajustado.

Esto no solo hará que estés más cómodo, sino también que los ácidos estomacales puedan realizar su trabajo como corresponde. Es verdad que quizás comas más, pero también te sentirás mejor y menos hinchado. El estreñimiento, las úlceras, el dolor de estómago, las náuseas y la acidez pueden estar causados por llevar la ropa muy ajustada, usar cinturones o fajas.

Otra de las consecuencias de este tipo de prendas o accesorios es la respiración superficial, es decir, el ingreso deficiente de aire a nuestros pulmones. Si sientes que estás muy cansado, que no puedes hacer nada sin sentirte fatigado o que te duele mucho la cabeza, quizás se deba a que no estás oxigenando tu cuerpo como corresponde. Permite que los pulmones, la caja torácica (el pecho) y el vientre se ensanchen cada vez que respiras.

Dejando de lado las camisas y cinturones, pasemos a hablar de lo que ocurre con los pantalones demasiado ajustados. ¿Te molesta la celulitis? ¡Deja de usar jeans que aprietan tus muslos! Los médicos indican, a su vez, que la afección más dolorosa que surge como consecuencia de pantalones muy ceñidos se llama “meralgia parestésica”. Se trata de una compresión de los nervios de las piernas y los síntomas son hormigueo, entumecimiento y ardor en la cara externa del muslo, puede también provocar espasmos y muchos dolores en la zona. Es un mal muy frecuente en aquellos que pasan todo el día sentados, como puede ser en una oficina o conduciendo. Lo mejor es usar otro tipo de telas, como el lino o el algodón.

Otra de las consecuencias de los que tienen trabajos muy sedentarios es el edema o hinchazón de las piernas y los tobillos. Si bien esto tiene una relación directa con la falta de movimiento, también empeoran el cuadro los pantalones o calcetines muy ajustados, que no permiten la libre circulación de la sangre. Existen calcetines de descanso (como los que se usan en los viajes largos de avión) para que esto no suceda.

Ropa ajustada

Por otra parte, podemos sufrir de irritaciones, erupciones e infecciones, como hongos, por llevar la ropa húmeda durante mucho tiempo. Por ejemplo, en un día caluroso de verano, llegamos a la oficina todos transpirados. Con el paso de las horas y el uso del aire acondicionado, la camisa, el pantalón y la ropa interior se secan.

Sin embargo, antes de ello, la humedad ha creado el ambiente perfecto para que proliferen los hongos, por ejemplo. Esto sucede en los pies, la ingle y las axilas.

A su vez, la ropa que tarda en secarse cuando la tenemos puesta nos puede causar enfermedades como gripe. Es necesario entonces llevar prendas de algodón de color claro, para que absorban la humedad y, al mismo tiempo, sequen el sudor corporal.

Y por último, el calzado. Sí, también puede estar provocando ciertas dolencias. Por un lado, tenemos los tacones, que causan muchos problemas en los pies y columna de las mujeres. Por otra parte, unos zapatos muy cerrados pueden ser el campo de cultivo perfecto para los hongos (pie de atleta) o causar problemas y dolores lumbares y fascitis plantar.

Si bien el mejor calzado es el deportivo, cuando tenemos que ir al trabajo podemos optar por uno que no apriete tanto el pie y lo deje moverse con facilidad.

Lavar y secar la ropa también nos puede enfermar

Esto no quiere decir que no tengamos que lavar la ropa, pero sí tener en cuenta ciertas cuestiones. Empecemos por la tarea de limpieza de las prendas, algo que hacemos a diario en casa. Según un estudio de la Universidad de Arizona, no es bueno juntar los calcetines y la ropa interior con las demás prendas al momento de usar la lavadora.

Cómo-quitar-manchas-ropa

Esto se debe a que tienen ciertas bacterias inherentes que luego se expanden hacia el resto de la ropa. Es cierto que, al lavar, muchos de estos microorganismos desaparecen, pero no todos. Gérmenes como la Salmonella y la E. Coli resisten todos los ciclos de lavado, sobre todo de agua fría y tibia.

Por otra parte, lavar la ropa interior con jabón en polvo y suavizante puede causar erupciones, picazón y eccemas en la zona genital, por ejemplo. Algunos consejos para que el lavado no te enferme:

  • Usa agua caliente en tus ciclos de lavado.
  • Lava la ropa interior aparte de las demás prendas.
  • Trata de lavar la ropa interior y los calcetines cuando te bañas con jabón neutro.
  • Si vas a una lavandería, no uses las lavadoras para la ropa interior.
  • Lávate las manos luego de manipular la ropa sucia.

Por otro lado, el secado de la ropa puede estar causando ciertas enfermedades en tu hogar. Un reporte de la BBC indica que, en la actualidad, las casas presentan una gran cantidad de humedad en sus interiores debido al hábito de secar la ropa.

Si bien las lavadoras hoy en día dejan la ropa casi seca, aún conserva un poco de humedad. Esto se asocia a la proliferación de las esporas de moho y ácaros de polvo, que afectan nuestra salud. Cuando se seca la ropa dentro de casa, por ejemplo, en invierno o cuando llueve, o si no tenemos balcón, patio o jardín, esa humedad queda en el ambiente. Luego, los microorganismos de la humedad son aspirados por las personas que viven en la casa y por ello se enferman, sobre todo, con patologías respiratorias e infecciosas.

Para evitar que esto suceda, no dudes en pasar la ropa por la secadora o bien comprar aquellas que funcionan con calor seco.

Te puede gustar