¿Qué es la polenta y cuáles son sus beneficios?

14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
¿Has oído hablar de la polenta? Esta preparación contiene carbohidratos y fibra. Sigue leyendo para aprender a prepararla y conocer todos los beneficios que le puede aportar a la salud.
 

Si te hablamos de cocina italiana, quizás lo primero que se te venga a la cabeza sean la pasta o la pizza. Sin embargo, existe también otro plato típico, exquisito por su sabor, denominado polenta. Te vamos a explicar cómo se elabora y sus cualidades nutricionales.

Cabe destacar, antes de empezar, que la polenta representó en la Italia rural un papel similar al que protagonizó en la España medieval la patata. Este alimento se convirtió en el protagonista de la dieta de los italianos que vivían en los pueblos, suponiendo su principal aporte de nutrientes.

¿Qué es la polenta?

Se denomina polenta a unas gachas elaboradas a partir de polvo de maíz. Este alimento, rico en carbohidratos, admite diferentes formas de preparación. Se suele consumir en forma de una papilla espesa, obtenida a partir de la cocción de la sémola de maíz en agua.

De todos modos, el proceso de cocción de la polenta es lento, pudiendo necesitar hasta 30 minutos para estar lista. Dicho plato admite distintas formas de presentación según los gustos individuales. Se puede consumir más o menos espesa. Incluso, es posible añadirle un chorro de nata o mantequilla para hacerla más cremosa.

Fuente de polenta.
La polenta es rica en carbohidratos y resulta una opción saludable para incluir en el recetario cotidiano.
 

Las propiedades de la polenta

Como hemos comentado, la polenta se caracteriza por su contenido en carbohidratos. Estos azúcares son complejos, por lo que no generan un estrés pancreático elevado. A pesar de todo, algunos expertos recomiendan moderar la presencia de dichos nutrientes en la dieta, con el objetivo de reducir la incidencia de las enfermedades metabólicas.

Además, posee vitaminas del grupo B, esenciales para las reacciones mediante las cuales se obtiene energía. Destaca también por su contenido en potasio, siendo este un mineral clave a la hora de reducir la tensión arterial, tal y como afirma un estudio publicado en Journal of Clinical Hypertension.

Por otra parte, la polenta posee una cantidad significativa de fibra en su composición. Esta sustancia reduce el riesgo de desarrollar problemas intestinales, como puede ser el estreñimiento. De hecho, se relaciona la ingesta regular con menores alteraciones de tránsito, según las últimas investigaciones.

Para saber más: Tipos de fibras que más ayudan a la microbiota

¿Es un alimento saludable?

Debido a su valor nutricional, podemos catalogar a la polenta como un alimento saludable. Eso sí, es necesario incluirlo en el marco de una dieta variada y equilibrada. Este producto es deficitario en proteínas y en grasas, por lo que las mismas han de ser aportadas por medio de otros ingredientes.

La buena noticia es que la polenta sirve como acompañamiento para múltiples preparaciones culinarias. De este modo, obtendremos carbohidratos de alta calidad, junto con una ración de fibra que evitará problemas intestinales.

 

Incluso para las embarazadas puede ser en especial beneficiosa, debido a su contenido en vitaminas del grupo B, como ya comentamos. Muchos de estos micronutrientes están relacionados con la correcta formación del feto, previniendo problemas en su desarrollo gestacional.

También te puede interesar: Todo lo que tienes que saber sobre la vitamina B12

¿Cómo preparar la polenta?

Para preparar la polenta podemos seguir un proceso bastante sencillo, aunque lento:

  • En primer lugar, es necesario calentar agua con sal en una pota.
  • Una vez que rompe a hervir, se echará la polenta, removiendo de manera constante. 
  • A partir de aquí, se reduce el fuego y se cocina despacio sin parar de remover, hasta que alcance una consistencia adecuada.
  • Una vez la densidad es la correcta, se pueden añadir hierbas aromáticas o nata.
  • Lo ideal es que el cocinado exceda los 30 minutos para conseguir una textura correcta.

A continuación te ofreceremos algunas ideas para mejorar su sabor:

  • Es posible cocinar la polenta con caldo de pollo, en lugar de agua, para de este modo aportar distintas cualidades organolépticas.
  • Se recomienda acompañar la polenta con verduras y un pedazo de carne magra estofada, con el objetivo de obtener una comida completa y sabrosa.
  • Es posible elaborar postres con polenta, aunque requiere de la adición de azúcar, lo cual no resulta demasiado saludable.
Plato de polenta.
Existen hasta postres de polenta, que pueden elaborarse con el añadido de azúcar, por lo que no deberíamos abusar de ellos.
 

Un carbohidrato de calidad

La polenta supone una alternativa saludable a los carbohidratos de la dieta. Tanto los tubérculos como los granos y cereales pueden sustituirse por esta preparación elaborada a partir de sémola de maíz.

Es posible obtener un producto de diferente textura según su grado de cocción. Además, podemos modificar su sabor utilizando distintos ingredientes para su cocinado.

Lo que está claro es que la polenta supone un aporte de nutrientes que permite completar los requerimientos energéticos. Contiene fibra en su composición, reduciendo el riesgo de padecer molestias estomacales e intestinales, asegurando un adecuado tránsito.

Si todavía no la has probado, no dudes en experimentar con esta preparación. Seguro que te encantará y se convertirá en una de tus recetas más habituales.

 
  • Lee YJ., Song S., Song Y., High carbohydrate diets and food patterns and their associations with metabolic disease in the korean population. Yonsei Med J, 2018. 59 (7): 834-842.
  • Chmielewski J., Carmody JB., Dietary sodium, dietary potassium, and systolic blood pressure in US adolescents. J Clin Hypertens, 2017. 19 (9): 904-909.
  • Emmanuel A., Mattace Raso F., Neri MC., Petersen KU., et al., Constipation in older people: a consensus statement. Int J Clin Pract, 2017.
  • Previdell, Agatha, et al. "Fuentes alimentarias de azúcar añadido: datos brasileños (EBANS) del Estudio Latinoamericano de Nutrición y Salud (ELANS)." Nutrición clínica y dietética hospitalaria 39.3 (2019): 138-145.
  • Arguello, Rocio, et al. "Utilización del conteo de carbohidratos en la Diabetes Mellitus." ANALES de la Facultad de Ciencias Médicas. Vol. 46. No. 1. 2015.
  • Jordá, Miguel J. Diccionario práctico de gastronomía y salud. 2019.