Poliomielitis: remedios naturales para tratar sus síntomas

Aunque la poliomielitis es una enfermedad que requiere tratamiento médico inmediato, podemos aprovechar las propiedades de algunos remedios naturales como complemento para aliviar los síntomas.

La poliomielitis es una enfermedad muy grave en la que el virus ataca directamente la médula espinal. Esto causa una atrofia muscular o parálisis en el cuerpo.

A continuación te contaremos mucho más sobre ella y te diremos de qué manera puedes contrarrestar sus síntomas naturalmente y así hacerla más llevadera.

Síntomas

La poliomielitis ataca más a los niños, pero los adultos no están exentos de ella, ni siquiera los de edad madura. El ataque se inicia generalmente con:

  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Pérdida de la energía
  • Pérdida del apetito
  • Rigidez creciente en la nuca y la espalda

Con mucha frecuencia, hay dolor de garganta, un trastorno digestivo, o ambas cosas. En la mayoría de los casos, no tarda en sentirse cuando se mueve el cuello, la espalda y las extremidades. Así, quien la padece se opone a cualquier cambio de posición.

Excepto en los casos benignos, habrá espasmos y sensibilidad pronunciada en unos o varios grupos de músculos. Si es que se va a producir una parálisis, empieza generalmente a los dos o tres días, pero ocasionalmente tarda mucho más.

La poliomielitis es del tipo flácido, por lo que los músculos carecen de fuerza y de tono. No es completa al principio, sino que tiende a aumentar durante el transcurso de los días días.

Lee también: Remedios naturales efectivos para tratar la poliomielitis

Causas

La poliomielitis es causada por uno o varios miembros de un grupo de virus. El contagio que se puede producir de un paciente a otras personas es moderado.

Los transmisores sanos son aparentemente más numerosos que los enfermos, y a ellos parece deberse la transmisión del virus en la mayoría de los casos. Se sospecha de los alimentos y de las moscas como portadores del virus, pero es algo que no se ha probado todavía.

Cualquier actividad que reduzca temporalmente la resistencia general del organismo puede preparar terreno para el virus que provoca la enfermedad. Por ejemplo:

  • El ejercicio excesivo
  • El agotamiento de cualquier origen
  • No descansar o no dormir lo suficiente
  • Un trastorno digestivo por alguna indiscreción alimentaria
  • Una lesión o herida

La poliomielitis que continúa a largo plazo sin mejoría puede dejar un daño permanente, en forma de parálisis o de debilidad. A menudo va acompañada de deformaciones.

Remedios naturales para tratar la poliomielitis

En la naturaleza podemos encontrar potentes remedios naturales, que por sus propiedades y beneficios, hacen más llevaderas determinadas dolencias. En el caso de la poliomielitis, estos nos ayudarán a aliviar sus síntomas.

Uña de gato

Esta planta está indicada para mejorar problemas digestivos. Gracias a sus propiedades antivíricas estimula y refuerza la función del sistema inmunitario.

Ingredientes

  • 1 cucharada de uña de gato (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calentamos el agua y, cuando hierva, añadimos la uña de gato y dejamos infusionar a fuego lento 5 minutos más.
  • Retiramos y dejamos reposar 10 minutos.
  • Tomamos tres veces al día.

Albahaca

Por sus potentes propiedades analgésicas, este remedio natural es de gran ayuda para tratar la poliomielitis. Este se encarga de bajar la fiebre y aliviar el dolor causado por esta enfermedad.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de albahaca (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación.

  • Calentamos el agua en una olla y, tras el primer hervor, agregamos la cucharada de albahaca.
  • Dejamos por dos minutos más, retiramos y dejamos reposar 5 minutos.
  • Se recomienda tomarla dos veces al día.

Diente de león

Este remedio natural es de gran ayuda para tratar los síntomas de la poliomielitis. Por sus excelentes propiedades depurativas, se encarga de eliminar toxinas a través de la orina. También alivia problemas digestivos, síntoma habitual de esta afección.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de diente león (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Ponemos a hervir la taza de agua y agregamos la cucharadita de diente león.
  • Dejamos infusionar hasta que la preparación haya hervido.
  • Colocamos en reposo durante unos minutos.
  • Tomaremos la infusión tibia, dos veces al día, media hora antes de cada comida.

Té verde

Taza con té verde

Por su alto contenido en antioxidantes, este producto natural nos brinda grandes beneficios para aliviar algunos de los síntomas de la poliomielitis, como la indigestión y la rigidez muscular.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de té verde (30 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • En un recipiente ponemos a hervir el medio litro de agua.
  • Agregamos las dos cucharadas de té verde y dejamos dos minutos más.
  • Retiramos del fuego, tapamos  y dejamos reposar 15 minutos.
  • Tomaremos una taza en la mañana y otra en la tarde.

Ver también: Poliomielitis o virus de la polio

Licuado de melón, pasas y almendra

Esta excelente combinación provee el cuerpo de las vitaminas y los minerales necesarios para activarlo. Por esta razón es de gran beneficio para combatir el cansancio y sensación de fatiga síntomas de la poliomielitis.

 Ingredientes

  • 2 cucharadas de almendras (40 g)
  • 3 cucharadas de pasas (45 g)
  • 1 taza de pulpa de melón (150 g)
  • 4 tazas de leche hervida (1 litro)

Preparación

  • Llevamos los ingredientes a la licuadora y procesamos hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Tomaremos el licuado durante el día.
Te puede gustar