Pollo a la cerveza

Gracias a la cerveza conseguimos que la carne se mantenga tierna y no tenemos que preocuparnos por el alcohol, ya que se evapora con el calor

El pollo a la cerveza es una variante de como condimentar un pollo hecho a la parrilla o al horno. Una forma deliciosa de preparar un receta muy sencilla, que gustará a comensales de todas las edades. Se trata de una receta muy socorrida cuando te vienen invitados de improviso, es económica y se necesitan ingredientes que todos tenemos en casa.

El pollo a la cerveza no contiene alcohol, ya que éste se evapora en la cocción, por lo que puedes ofrecerlo a niños o gente con enfermedades. A su vez, la cerveza hace que la carne del pollo se mantenga jugosa y tierna.

Ingredientes:

  • 1 pollo entero
  • 1 lata de cerveza
  • Agua
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 1/4 taza de pimentón
  • 1 terrón de azúcar moreno
  • 1 terrón de azúcar granulado
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharadita de sal de cebolla
  • 1 cucharadita de pimienta negro
  • 2 cucharaditas de pimienta de cayena
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo

Hacer la mezcla de especias

  • Precalienta el horno a 200 grados. Reúne después los ingredientes para tu mezcla de especias.
  • Mezcla todos los ingredientes de especias en un tazón, recordamos:
  • 1/4 taza de pimentón
  • 1 terrón de azúcar moreno
  • 1 terrón de azúcar granulado
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharadita de sal de cebolla
  • 1 cucharadita de pimienta negro
  • 2 cucharaditas de pimienta de cayena
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • Patatas, pimientos, cebollas, ajos o tomates para la guarnición (al gusto)

Preparar el pollo

Pechuga-de-pollo

Limpia la cavidad del pollo para asegurarte de que se eliminan los riñones y otros menudillos.

Enjuaga el pollo en agua fría, después frota con papel de cocina sobre él para que se seque.

Unta las especias en el pollo.

Espolvorear una cucharada de especias en la cavidad. Inserta otra cucharada debajo de la piel del pollo y trata de difundirlo de manera uniforme. Por último, unta otra cucharada de especias toda la piel en ambos lados.

Agrega la cerveza, agua, aceite y sal.

Pon el pollo untado con especias sobre una bandeja de horno.

Agrega sobre él la lata de cerveza, medio vaso de agua tibia, un chorro de aceite de oliva y sal.

Añade verduras si deseas

Cerveza Pelo

Opcionalmente, puedes hacer una guarnición con patatas, pimientos, cebollas, ajos o tomates.

Pela y corta en láminas las verduras que desees acompañar al pollo a la cerveza: el tomate lo puedes cortar por la mitad y añadir medio diente de ajo, aceite y perejil picado encima de cada una de las mitades. El pimiento lo puedes cortar en tiras, así como la cebolla y rociar con la cerveza, aceite, agua y sal del pollo. Las patatas las puedes cortar en láminas, y añadir adicionalmente pimientos dulces sobre ellas.

Baja la temperatura del horno a 180 grados y hornea todo durante 45 minutos, hasta que la piel del pollo quede dorada y las patatas y el pimiento este cocidos y suaves.

Después, mete en la parte inferior del horno junto con el pollo y las verduras, pero aparte, coloca una o dos barras de pan durante dos minutos.

Saca todo del horno.

Sirve troceando el pollo a la cerveza y sirviendo piezas en cada plato. Acompaña con un variado de cada verdura. Trocea el pan caliente y horneado, sírvelo en una panera o bandeja de mimbre, verás que habrán quedado crujientes y calientes, ¡ideales para mojar! No te olvides, de rociar con caldo resultante cada uno de los paltos para mojar pan en el. Ya nos contaras…