Pollo al limón (receta china)

Mariela Ibarra 25 febrero, 2015
Dado que la soja ya nos aporta ese toque salado es importante no excederse al sazonar el pollo y rectificar la salsa de sal antes de añadirla

El pollo al limón es una de las recetas más comunes en cuanto a la cocina china se refiere. Se trata de un plato muy popular y apreciado por los occidentales. El delicioso sabor del pollo, la textura crujiente, junto a ese toque cítrico que le da el limón, crean una receta sencilla pero muy llamativa.

La comida china se caracteriza por el equilibrio entre sabores básicos, por ejemplo el dulce, el salado,  el ácido y el amargo, un claro ejemplo son el cerdo en salsa agridulce o los rollitos primavera, siendo también la presentación, uno de los elementos centrales dentro de toda esta experiencia culinaria. La preparación del pollo al limón consta de dos partes, por un lado está la preparación del pollo y por el otro está la salsa, así que prepárate para disfrutar de un platillo equilibrado y exquisito.

Ingredientes para 4 personas

  • 6 filetes de pechuga de pollo grandes
  • Salsa de soja
  • Sal
  • 1 huevo
  • 25 gramos de maicena
  • Media cucharada de levadura

Para la salsa

  • El zumo de 1 limón
  • 25 gramos de maicena o harina
  • Caldo de pollo
  • Una cucharada de azúcar
  • Una cucharada de sal
  • 4 rodajas de limón

Preparación del pollo al limón

Pechuga-de-pollo

Lo primero que debemos hacer para preparar nuestro pollo al limón es poner a marinar los filetes junto a la salsa de soja en un plato hondo, puedes agregarle un poco de sal, de acuerdo a tu preferencia, pero es recomendable vigilar la cantidad que le agregas, pues la salsa de soja le aporta sal a la preparación. Procura que la salsa de soja se mezcle bien con el pollo, para evitar zonas que queden sin macerar, protégelo con un film transparente y déjalo en la nevera por 30 minutos.

Mientras esperamos que el pollo macere, procedemos a la preparación de la salsa. Combina en la licuadora el azúcar, el zumo del limón, el caldo de pollo, la maicena y bate hasta que consigas una mezcla homogénea. Pon la mezcla en una cacerola a fuego lento incorporando las rodajas de limón, deja que se seque un poco y tome consistencia. Durante la cocción de la salsa, puedes proceder a preparar el pollo.

Pon a calentar aceite en una sartén mientras mezclas en un plato hondo el huevo, la maicena y la levadura, retiramos el pollo de la nevera y procedemos a empanar cada filete. Cuando el aceite esté bien caliente freímos los filetes hasta que queden bien dorados, una vez estén listos los ponemos sobre un papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Una vez has terminado de dorar y de secar el exceso de aceite del pollo, debes introducirlo dentro de la salsa de limón que se encuentra secando a fuego lento, deja que se cocine durante unos minutos para que los sabores se mezclen bien. Algo que debes tener presente antes de incorporar el pollo a la salsa, es que ésta debe haber espesado lo suficiente para que no quede demasiado líquida, pues arruinará la textura crujiente que tiene el pollo.

Después de que se incorporen bien los sabores del pollo y la salsa, procede a emplatar, puedes usar los filetes completos o cortarlos a la mitad para que se vean mejor en el plato. Acompáñalo de arroz o de alguna otra guarnición que tenga un sabor neutro para que no sobrecargues el plato.

Consejos adicionales

Consumir-limon-de-manera-sana

En caso de que no cuentes con una reserva, el caldo de pollo se puede remplazar por un vaso de agua caliente con medio cubo de caldo.

Antes de incorporar los limones asegúrate de que no estén amargos, esto arruinará completamente el resultado final de la receta.

Si quieres que tu plato tenga un poco de sabor picante adiciónale un poco de pimienta negra a la salsa, cuando se esté cocinando a fuego lento.

La sazón es muy importante en esta preparación, así que prueba la salsa antes de incorporarle el pollo, en caso de que te haya quedado salada, agrega un poco más de zumo de limón y maicena. También puedes verificar la sal en la salsa de soja antes de adicionarle más, si crees que está lo suficientemente salada puedes omitir incorporar sal a la receta.

Si no te gusta la idea de freír el pollo puedes hornearlo, sin embargo perderá esa textura crujiente que caracteriza al plato, aunque es una opción más saludable.

Te puede gustar