Pollo glaseado en piña

Para esta receta puedes usar piña natural o en almíbar, en función de la temporada o tus preferencias. Para que sea más sano y tenga menos conservantes te recomendamos la natural

Las preparaciones con pollo nos permiten una gran variedad de opciones. Entre estas se encuentran las dulces, por ejemplo el pollo glaseado en piña. La piña le aporta un refrescante sabor tropical, que tiende a contrastar muy bien con los demás ingredientes que componen este plato.

Esta receta tiene alguna variaciones, entre las que se encuentran aquellas que incluyen además de la piña, jalapeños. Sin embargo, en esta ocasión te enseñaremos a hacer la receta tradicional. En general no es un plato difícil, y te servirá como un rico almuerzo o una nutritiva cena. La ventaja que tiene es que no aporta mucho contenido calórico y no es pesado si se controla la cantidad de mostaza.

Ingredientes

  • 150 cc de jugo de piña
  • 1 pechuga de pollo deshuesada
  • 10 gramos de mostaza
  • 100 cc de vino blanco
  • Sal y pimienta
  • 50 gramos de manteca
  • Media taza de piña troceada
  • Un puñado de cerezas
beneficios-de-la-piña

Preparación

Para esta preparación es mejor que utilices un plato hondo o una refractaria que recubrirás con papel film. Una vez tengas tu plato listo, puedes depositar en este la pechuga de pollo deshuesada, aprovecha para condimentarla con la sal, la pimienta y la mostaza. Lleva la pechuga a la nevera durante 10 minutos. Mientras tanto, aprovecha para derretir la manteca. Precalienta el horno a 200 grados.

A continuación, baña la pechuga con el vino, el jugo de piña y la manteca derretida. Recúbrela con el papel film, cuidado que no se le salgan los jugos y llévalo al horno durante 30 minutos aproximadamente. Algunos minutos antes de que se cumpla el tiempo de horneado, agrega la mitad de las piñas troceadas y un puñado de cerezas, vuelve a cubrir con el papel film y deja que se termine de hornear.

Cuando esté listo, retira el pollo del horno y deja que se enfríe un poco, después báñalo con el jugo que ha quedado de la cocción y llévalo a la mesa para consumir. Para servirlo, puedes llevarlo a la mesa en la misma refractaria o cortar la pechuga en partes, servirla en platos individuales acompañados de su propio caldo.

En caso de que desees darle un sabor más fuerte, te recomendamos marinar el pollo con un chorro de tequila antes de introducirla a la nevera a reposar los 10 minutos.

5565-pollo-aromatico-al-horno-con-salsa-de-cerezas

Consejos adicionales

  • Puedes usar la mostaza de tu predilección, pero te sugerimos usar una marca baja en aditivos.
  • Si deseas derretir la manteca de una manera rápida, puedes dejarla unos segundos en el microondas. Si no deseas usar el microondas, lo mejor que puedes hacer es derretirla al baño María.
  • Algo que debes tener en mente es que también puedes acompañar el jugo de piña con un chorro de almíbar de cereza.
  • Puedes remplazar el pollo por un trozo de jamón, incluso puedes hacer un plato mixto, respetando los tiempos de cocción de cada ingrediente.
  • También puedes agregarle a esta receta un poco de caldo de pollo, aunque debe ser menor a la cantidad que de jugo de piña que uses.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar