Pollo a los cuatro quesos

Para los amantes de la carne de pollo, presentamos una receta rica y fácil para salir de las típicas pechugas a la plancha o las empanadas. ¡El queso les da un toque excepcional!

Las pechugas de pollo son un plato muy popular, tanto por lo fácil que resulta su preparación como por las diferentes variables que presenta. Sin embargo, cuando uno las ha preparado a la plancha, en empanadas o a la plancha con un poco de perejil y limón, se acaban las ideas. ¿Quieres saber qué más se puede cocinar con pollo? Aquí te enseñamos a hacer pechugas de pollo a los cuatro quesos. ¡Una delicia!

En los últimos tiempos, la carne de pollo se ha impuesto como una de las más consumidas en todo el mundo. En primer lugar, tiene que ver con una cuestión económica; su precio suele ser menor a la de la carne vacuna en muchos países.

No obstante, sus bondades no acaban allí. La de pollo es una carne magra con un alto porcentaje de proteínas, lo que contrasta claramente con su bajo contenido de grasas. Es por este motivo que muchos deportistas, y también aficionados a la novedosa cultura fitness, lo han tomado como uno de sus predilectos.

Por otra parte, cabe destacar que el pollo es muy fácil de digerir, y a su vez aporta enormes cantidades de vitaminas, minerales y otros nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo. En cuanto al colesterol, a diferencia de otras carnes, su contenido también es bajo.

Con todo esto, queda más que claro que es sumamente positivo conocer las diferentes maneras de consumir este alimento. A continuación, te mostramos dos alternativas que de seguro te encantarán.

Opción 1: Pollo a los cuatro quesos

pollo suizo al horno

Ingredientes

  • 4 pechugas de pollo.
  • 1 lata grande de granos de maíz.
  • 1 caja mediana de queso crema Philadelphia.
  • Crema de maíz (1 lata grande).
  • ½ kg de queso cheddar, mozzarella, blanco rebanado y parmesano rallado (la misma cantidad de cada uno).

Para la bechamel

  • ½ litro de leche.
  • 2 cucharadas de harina de trigo.
  • 1 cucharada de mantequilla o margarina.

Lee también: Prepara unas deliciosas costillas de cerdo en salsa agridulce con esta receta

Procedimiento

  • Cortar las pechugas en filetes muy finos y partirlos por la mitad longitudinalmente.
  • Sofreírlas en una olla con mantequilla y ajo, hasta que estén doradas.
  • Añadir la lata de maíz en grano y el queso crema.
  • Agregar a la bechamel (ver preparación aparte) la lata de crema de maíz y remover hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Precalentar el horno por abajo a 350ºC.
  • Engrasar una fuente de horno con mantequilla y colocar encima una capa de pollo, luego una capa de queso cheddar, una de mozzarella y una de queso blanco.
  • Repetir de nuevo las capas de pollo y quesos, hasta que se agoten los ingredientes.
  • Cubrir la última capa con bechamel y espolvorear con queso parmesano.
  • Hornear unos 20 minutos a 350ºC por abajo.
  • Luego, gratinar durante 10 minutos.

Cómo hacer la bechamel

  • Cubrir la base de una olla con aceite de oliva y calentar a fuego lento.
  • Añadir dos cucharadas de harina (si eres paciente, tamizada. Si no, se puede hacer sin tamizar), mientras se remueve con una cuchara de madera.
  • Cuando la harina tenga la consistencia de un puré, pero sin llegar a hacerse pasta, añadir la leche poco a poco y seguir removiendo durante aproximadamente 20 minutos.
  • Es importante no dejar de remover en ningún momento mientras se hace la bechamel.

Opción 2: Pechugas de pollo a los 4 quesos

pollo parmesana

Ingredientes

  • Pechugas de pollo.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • ½ vaso de agua.
  • 1 vaso de leche.
  • ½ pastilla de caldo de pollo.
  • 1 cuchara de sopa de cebolla.
  • Orégano.
  • 2 cucharadas colmadas de queso cremoso.
  • 100 gr de queso gouda.
  • 2 porciones de quesitos.
  • 2 cucharadas de queso para pasta rallado.

Te puede interesar: Recetas con pescado para cuidarte y mimar tu paladar

Procedimiento

  • Picar y salpimentar las pechugas.
  • Calentar el aceite en una sartén profunda (o una cacerola).
  • Dorar las pechugas junto con un poco de orégano.
  • En la misma sartén o cacerola, poner a hervir el agua, la leche, la sopa de cebolla y la pastilla de caldo de pollo. Cuidado: la leche sube cuando hierve y puede salirse del recipiente.
  • Añadir todos los quesos y remover a fuego lento, hasta que se derritan completamente. Se puede pasar la batidora para ayudar a que se mezclen mejor y la salsa quede más fina.
  • Meter el pollo dentro de la salsa y dejar reposar.

Si bien estas recetas demandan algo de conocimiento en la cocina, no es necesario ser ningún experto para lograr los resultados esperados. ¡Sorprende a tu familia y amigos con un plato que, además de ser muy vistoso, encantará a todos por los sabores incomparables de los cuatro quesos!

  • Asociación Española de Ciencia Avícola. (2018). La carne de pollo: proteínas de alta calidad, vitaminas, y poca carga calórica. WPSA-AECA. Retrieved from http://www.wpsa-aeca.es/aeca_imgs_docs/wpsa1153333144a.pdf