Polución nocturna: qué es y cuál es su causa

Ángel Rodríguez·
18 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén del Río al
18 Agosto, 2020
La polución nocturna, también conocida como sueño húmedo, avergüenza a algunos e intriga a muchos. Aquí te respondemos a tus inquietudes.

Duermes profundamente en medio de la noche y, de pronto, tienes un orgasmo estimulado por un sueño placentero y mojas tu ropa con la eyaculación. Esta escena común para muchas personas es la polución nocturna, también conocida como sueño húmedo.

La polución nocturna no representa ningún problema. Es una simple reacción a una necesidad física, estimulada, generalmente, por una imagen mental. Aunque tener orgasmos nocturnos no es ni bueno ni malo, sí pueden generar muchas preguntas que trataremos de responder.

¿Por qué se produce la polución nocturna?

Hombre con la mano dentro del pantalón
Se ha asociado la polución nocturna con la testosterona o la abstinencia sexual.

No se ha establecido una causa clara para explicar la polución nocturna, aunque se asocia con altos niveles de testosterona. Un estudio publicado en 1998 en la revista The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism determinó que los hombres con testosterona alta son más propensos a orgasmos nocturnos. No obstante, parte de los voluntarios con niveles normales también experimentó sueños húmedos.

Generalmente la polución nocturna ocurre en la etapa REM del sueño. En ese momento el cuerpo se oxigena más y hay mayor flujo de sangre a los genitales, lo que que produce una erección en el hombre o exitación del clítoris en las mujeres, que favorece la estimulación y el orgasmo.

Lee también: Todo lo que debes saber sobre el semén

¿Experimentan sueños húmedos las mujeres?

Efectivamente, la polución nocturna no es una experiencia exclusiva de los hombres. En un estudio publicado en 2010 en la revista The Journal of Sex Research, un 33 % de mujeres menores de 21 años reportaron haber tenido orgasmos mientras dormían.

Mucho antes, en 1953, el polémico “Reporte Kinsey” estimó que 70 % de las mujeres habrían tenido orgasmos dormidas en algún momento de su vida.

Sin embargo, la secreción de fluidos vaginales nocturnos no necesariamente van acompañados de un orgasmo. En el caso de los hombres la polución nocturna siempre ocasiona la eyaculación. La secreción vaginal en las mujeres significa que hay una excitación sexual, pero puede pasar sin alcanzar el orgasmo.

¿La polución nocturna solo ocurre en la adolescencia?

Hombre en la cama mirando con sorpresa debajo de la sábana: polución nocturna
Mientras haya actividad sexual las poluciones pueden producirse.

No, los sueños húmedos no tienen una edad de caducidad. Mientras hay actividad sexual pueden ocurrir. La polución nocturna es más frecuente durante la adolescencia porque hay más cambios hormonales durante esa etapa. Al alcanzar la edad adulta las hormonas son más estables y las eyaculaciones nocturnas son más infrecuentes.

¿Hay que tener un sueño erótico para tener un orgasmo nocturno?

Por lo general, la polución nocturna va a acompañada de sueños eróticos que la estimulan, pero eso no es una condición. Puede haber una eyaculación sin un sueño erótico, e incluso sin recordar sueño alguno.

El orgasmo mientras dormimos puede ser causado también por estímulos externos, como el roce de las sábanas o la ropa con los genitales. Un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología sugiere que dormir boca abajo podría favorecer la polución nocturna.

También podemos tener sueños eróticos que acaben en orgasmo sin que eso ocasione una polución nocturna, incluso aunque haya una erección.

Descubre: Orgasmo expandido, ¿qué es?¿Cómo conseguirlo?

¿No tenerla refleja algún problema?

Hombre durmiendo plácidamente
Las poluciones no se relacionan con ninguna alteración sexual o psicológica.

No todas las personas tienen sueños húmedos y eso es tan normal como tenerlos. Tener o no tener orgasmos al dormir no es indicación de ninguna disfunción sexual.

Hay personas que nunca han tenido sueños húmedos y tienen relaciones sexuales y orgasmos con normalidad. No hay relación directa entre la polución nocturna y las relaciones sexuales de cada persona.

También hay personas que tienen sueños húmedos y no pueden alcanzar el orgasmo cuando tienen relaciones sexuales. Algunos psicólogos consideran que esto se debe a que durante el sueño no se manifiestan los inhibidores psicológicos que impiden el orgasmo cuando existe un estado de consciencia.

¿Se puede controlar la polución nocturna?

Los orgasmos nocturnos son totalmente involuntarios. No hay manera de evitarlos ni de estimularlos para que ocurran. Según la investigación al respecto, parece que pueden controlar los sueños en general, pero no se presenta evidencia clara de que esto sea posible.

Como ves, la polución nocturna no representa ningún problema, pero si tienes alguna preocupación siempre es aconsejable consultar con un especialista que aclare las dudas.

  • Effects of Estrogen or Testosterone on Self-Reported Sexual Responses and Behaviors in Hypogonadal Adolescents. Jordan W. Finkelstein Elizabeth J. Susman Vernon M. Chinchilli M. Rose D’Arcangelo Susan J. Kunselman Jacqueline Schwab Laurence M. Demers Lynn S. Liben Howard E. Kulin. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, Volume 83, Issue 7. (1998). Pages 2281–2285
  • Wells, B. L. (1986). Predictors of female nocturnal orgasms: A multivariate analysis. Journal of Sex Research, 22(4), 421-437.
  • Sexual Behavior in the Human Female. Kinsey, A.; Pomeroy, W.; Martin, C., & Gebhard, P. Philadelphia: Saunders (1953). ISBN 978-0-253-33411-4.
  • The effect of sleep position on dream experiences.Yu, Calvin Kai-Ching. American Pscological Association(2012). Dreaming, 22(3), 212-221
  • Lucid dreaming as a treatment for recurrent nightmares. Zadra AL, Pihl RO. Department of Psychology, McGill University, Montreal. (1997) 66(1):50-5
  • Schmidt, M. H. (2015). Impotence and erectile problems in sleep medicine. In Sleep Medicine (pp. 457-463). Springer, New York, NY.
  • Cochran, W. G., Mosteller, F., & Tukey, J. W. (1953). Statistical problems of the Kinsey report. Journal of the American Statistical Association, 48(264), 673-716.
  • Yu, C. K. C. (2012). The effect of sleep position on dream experiences. Dreaming, 22(3), 212.