Polvos perfumados naturales para el cuerpo

Elena Martínez · 3 abril, 2016
Dado que son muy fáciles de preparar no dudes en elaborar diferentes tipos de polvos perfumados para cada ocasión. Así podrás sacar el máximo partido de sus propiedades

Te presentamos una solución natural y casera para perfumar tu cuerpo, dejar la piel suave y sin brillos y absorber la humedad que te puedes aplicar en cualquier momento y de manera sencilla.

Descubre estos polvos perfumados que serán uno de tus cosméticos imprescindibles allí donde vayas.

Polvos perfumados multiusos

Polvos perfumados multiusos

Estos deliciosos polvos perfumados son un producto ideal para tener siempre a mano, tanto en casa como en el bolso. Además de perfumarnos, también son una solución eficaz para aplicarnos como desodorante en las axilas o incluso en los zapatos y en los pies.

Si nuestra piel es grasa o tiene brillos, también nos podemos aplicar una pizca de estos polvos en esas zonas más problemáticas como suelen ser la frente y la nariz.

Por último, si un día tenemos el pelo un poco sucio, o solamente el flequillo, y no nos da tiempo a lavárnoslo, podemos aplicarnos un poco de estos polvos, repartirlos bien por las partes más brillantes y, a continuación, peinarnos con un cepillo.

No te olvides de usar estos polvos en los momentos íntimos con tu pareja o incluso después de aplicarte una crema hidratante que sea demasiado grasa.

Ver también: Tratamiento con tomate para la piel grasa y con acné

¿Qué necesitamos?

Especias-Jengibre

  • Talco neutro: El talco es un producto económico perfecto para ser la base de estos polvos perfumados.
  • Arcilla roja en polvo: La arcilla roja, además de absorber muy bien la humedad y aportar minerales a nuestra piel, al mezclarse con el talco hará que estos polvos sean de color rosado, más similares a la piel, para que pasen más desapercibidos.
  • Aceite esencial: El tercer ingrediente es el que va a perfumar la base en polvo. Al elegir aceites esenciales de calidad, en vez de esencias sintéticas, también añadimos propiedades medicinales a estos polvos perfumados.

Por este motivo es importante conocer las propiedades de cada aceite, para poder elegir según el aroma y sus beneficios para la salud.

Encuentra tu aroma

Encuentra tu aroma

A continuación citamos algunos de los aceites esenciales más usados para perfumar, así como sus propiedades para la salud:

Lavanda

Floral y relajante, tiene la virtud de relajar nuestro sistema nervioso, combatir la ansiedad y la irritabilidad y facilitar el descanso. A muchas personas también les da sensación de limpieza.

Rosa

Femenino, delicado y romántico.

Limón

Refrescante y purificante, el limón es excelente para camuflar el olor del sudor. También tiene propiedades antidepresivas, como todos los cítricos.

Naranja

La naranja es un antidepresivo natural que da alegría y potencia el buen humor.

Pachuli

Fuerte y estimulante, a muchas personas les encanta el pachuli y a otras no les gusta nada. Es muy recomendable para combatir los hongos y el acné.

Menta

Refrescante y estimulante, la menta regula la grasa de manera natural y es ideal para personas calurosas y con sofocos.

Canela

Estimulante y afrodisíaco, nos da energía y sensación de calor. También es un gran diurético, calma los dolores y estimula la actividad del cerebro.

Ylang-ylang

Exótico aceite con un aroma sensual y femenino, con propiedades afrodisíacas.

Sándalo

Muy usado en los perfumes, este aroma con un toque de madera nos aporta serenidad y estabilidad.

Bergamota

Cítrico muy popular como perfume, mejora el ánimo, la concentración y la memoria.

Jazmín

Aceite intenso y seductor, aporta serenidad, mejora la autoestima, combate la ansiedad y calma las inflamaciones.

Te recomendamos leer: Descubre 4 increíbles propiedades de la canela para la piel

¿Cómo lo preparamos?

Una vez hemos elegido el aceite o los aceites esenciales con los que vamos a perfumar los polvos, mezclaremos las siguientes cantidades:

  • 8 cucharadas de polvos de talco (48 g)
  • 5 cucharadas de arcilla roja (50 g)
  • 30 gotas de aceites esenciales (en total)

Elaboración

  • Lo pondremos todo en un bote de cristal que sea cómodo para usar. Podemos optar, por ejemplo, por un salero o pimentero.
  • Intentaremos no llenarlo del todo para que, una vez hayamos añadido el aceite, podamos agitarlo y mezclarlo bien.

Un perfume para cada momento

Si te gustan diferentes aromas pero no quieres mezclarlos, te recomendamos que te prepares pequeñas cantidades en diferentes frascos y con diferentes olores. Lo único importante es que sigas las proporciones que hemos indicado anteriormente.

De este modo, puedes tener unos polvos perfumados para cada momento del día: más refrescantes para momentos calurosos, más delicados para usar en el cutis y el cuello, más estimulantes para los momentos en pareja, etc.