Cómo hacer pomada de ajo y limón para las varices

23 mayo, 2018
El tiempo de maceración del ajo con el aceite es muy importante para que nuestra pomada de ajo y limón para las varices consiga todas sus propiedades beneficiosas

¿Sabías que puedes prepararte tu propia pomada de ajo y limón para las varices? Es natural y casera y, además, resulta muy efectiva si la usamos con constancia. De este modo, lograrás tener unas piernas jóvenes y bonitas y prevenir este problema de circulación.

En este artículo compartimos la receta de esta crema, así como las propiedades del ajo y el limón. Estos dos alimentos medicinales destacan también por sus increíbles beneficios como ingredientes en cosméticos caseros. ¡Prueba esta pomada! Es sencilla y te sorprenderán sus resultados.

Tratamientos naturales

Un tratamiento natural completo para las varices debe tener en cuenta diferentes factores:

  • Alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos
  • Ejercicio físico habitual
  • Eliminación de malos hábitos (tabaco, alcohol)
  • Evitar estar muchas horas en una misma postura, sentados o de pie
  • Uso de ropa y calzado adecuados
  • Suplementos o plantas medicinales para mejorar la circulación y el retorno venoso

Además de tener en cuenta estas pautas y consejos, podemos complementar nuestro tratamiento natural con este remedio casero muy sencillo. Es una pomada de ajo y limón para las varices muy efectiva que podemos realizar nosotros mismos en casa y de forma muy económica.

pomada de ajo y limón para las varices

Ingredientes curativos

Para elaborar esta pomada usaremos 5 ingredientes con propiedades muy beneficiosas para prevenir y tratar las varices:

  • Ajo: El ajo es muy efectivo para tratar las varices tanto por fuera como por dentro. Este superalimento tiene un potente efecto vasodilatador y fluidificante de la sangre que favorece la circulación.
  • Limón: El limón también fluidifica la sangre gracias a su contenido en ácido cítrico. Además, es un poderoso antioxidante y ayuda a eliminar las manchas de la piel.
  • Aceite de oliva: El aceite de oliva es la base oleosa de nuestra pomada. Da una textura adecuada a la loción para que la podamos aplicar con facilidad, además de permitirnos la maceración de los ajos. De este modo, no tenemos que usar los ajos de manera directa. Sus grasas monoinsaturadas nutren la piel en profundidad al mismo tiempo que le aportan flexibilidad.
  • Aloe vera: El aloe vera, además de ser el ingrediente ideal para emulsionar el aceite y facilitar su aplicación, también aporta frescor y calma la inflamación. Aporta hidratación y protege la piel del exterior.

Podemos usar el gel natural de la penca de la planta o bien comprarlo. No obstante, deberá ser lo más puro posible.

  • Aceite esencial de romero: El último ingrediente de nuestra pomada es el aceite esencial de romero. Esta esencia pura es la más efectiva a la hora de mejorar la circulación y favorecer una buena oxigenación de la zona donde la aplicamos.

Además, también cumple la función de mejorar el olor de nuestra pomada y disimular el del ajo. Si no tenemos este aceite también podemos añadir hojas frescas de la planta a la maceración con el aceite y el ajo.

Pomada de ajo y limón para las varices

Ingredientes

  • 10 dientes de ajo
  • El jugo 1 limón
  • 1 vaso de aceite de oliva (200 ml)
  • ½ vaso de gel de aloe vera (100 ml)
  • 20 gotas de aceite esencial de romero
cómo elaborar una pomada de ajo y limón para las varices

¿Qué debes hacer?

A continuación detallamos los pasos para elaborar esta loción natural:

  • Para empezar, pelar los ajos y trocearlos.
  • Exprimir el jugo del limón.
  • Introducir los dos ingredientes junto con el aceite de oliva en un frasco de vidrio y agitarlo para emulsionarlo. Después, cerrarlo de forma hermética.
  • Dejar macerar este preparado durante 21 días en un lugar oscuro.
  • Pasadas las tres semanas, colar el líquido y desechar los ajos.
  • Añadir al aceite macerado el gel de aloe vera y mezclar bien para obtener una textura de pomada.
  • Incorporar el aceite esencial de romero para mejorar el aroma de esta pomada de ajo y limón para las varices.

Aplicación

  • Cada noche, antes de acostarnos, podemos aplicarnos esta pomada de ajo y limón para las varices en las zonas afectadas y cubrir con una venda o tela.
  • Si no nos molesta el olor, podemos repetir la aplicación por la mañana.

Este tratamiento es efectivo si somos constantes y tenemos paciencia. Además de ayudarnos a detener el avance de las varices, también será útil para prevenir que las pequeñas arañas vasculares que vayan apareciendo empeoren.

Te puede gustar