Pomadas antiinflamatorias de pimienta de cayena para aliviar el dolor articular

La capsaicina es el componente activo que le aporta el picante a la pimienta de cayena, y también el que le confiere propiedades antiinflamatorias y antibióticas que podemos aprovechar de forma tópica

El dolor articular está descrito como una incomodidad, pesadez o inflamación que surge en cualquier parte de la articulación, incluyendo el cartílago, los tendones y los huesos.

Es uno de los síntomas que más aqueja a la población, en especial durante la tercera edad. Puede aparecer debido al desgaste causado por el envejecimiento o ciertas enfermedades inflamatorias.

A menudo se manifiesta tras realizar actividades que implican esfuerzo físico; no obstante, algunas veces se vuelve recurrente y produce incapacidad para realizar muchas de las tareas cotidianas.

Por suerte, en la actualidad hay muchos remedios y terapias que pueden ayudar a minimizar sus síntomas para que no afecten la calidad de vida.

Entre estos nos encontramos con varias pomadas antiinflamatorias que activan la circulación mientras brindan un efecto analgésico sobre el dolor.

En esta oportunidad queremos compartir dos fórmulas elaboradas con pimienta de cayena, un ingrediente conocido por su efecto calmante.

¡No dudes en probarlas!

Pomadas antiinflamatorias de pimienta de cayena

pimienta-cayena

La pimienta de cayena es una especia picante que se ha utilizado con fines gastronómicos y medicinales. Durante siglos ha sido un ingrediente clave en la medicina alternativa, no solo por su contenido de nutrientes, sino por sus propiedades.

Contiene un compuesto activo conocido como capsaicina, el cual le confiere su particular sabor y efectos en la salud. Esta sustancia actúa como analgésico, antiinflamatorio y antioxidante, facilitando el tratamiento de varias dolencias.

De hecho, en la industria farmacéutica se han empleado sus extractos, ya que pueden controlar dolores fuertes como el asociado a la mastectomía y el posoperatorio de las amputaciones.

El único inconveniente es que muchas veces su uso externo causa irritación y enrojecimiento. Por esta razón, antes de probar cualquier pomada, es importante hacer una pequeña prueba para comprobar si hay reacciones alérgicas.

Las pomadas de pimienta de cayena se pueden emplear para:

  • Calmar los dolores de la artritis o reumatismo
  • Disminuir la rigidez o dificultad de movimiento
  • Calmar el dolor causado por un golpe o traumatismo
  • Acelerar la recuperación de esguinces

¿Quieres conocer más? Lee: 5 analgésicos naturales para aliviar el dolor

Pomada de pimienta de cayena y aceite de almendras

pomada-cayena

Los ingredientes que combinamos en esta pomada antiinflamatoria nos permiten estimular el riego de líquido sinovial, un fluido que lubrica las articulaciones para prevenir la ruptura del cartílago.

Es ideal para disminuir el exceso de inflamación y mejorar la flexibilidad de la articulación afectada por el dolor.

Ingredientes

  • ½ taza de cera de abejas (100 g)
  • 2 cucharadas de pimienta de cayena en polvo (30 g)
  • 1 taza de aceite de almendras (200 g)

Utensilios

  • Recipiente resistente al calor
  • Cuchara de madera
  • Frasco de cristal hermético

Preparación

  • Vierte la cera de abejas en un recipiente resistente al calor y ponla a derretir al baño María.
  • Cuando esté fundida, agrégale la pimienta de cayena en polvo y el aceite de almendras.
  • Reduce el fuego al mínimo y mezcla con una cuchara de madera.
  • Déjalo durante 10 minutos y apágalo.
  • Espera que repose a temperatura ambiente y almacénalo en un frasco de cristal hermético antes que se solidifique.

Modo de aplicación

  • Toma la pomada con las manos y frótala sobre la articulación dolorida.
  • Realiza un masaje durante 5 o 10 minutos, hasta notar una sensación de calor.
  • Úsala todos los días o cuando sientas dolor.

Visita este artículo: Tratamiento para fortalecer los huesos y las articulaciones

Pomada de pimienta de cayena, cúrcuma y jengibre

pomada-cayena-curcuma

Con la pimienta de cayena vamos a combinar otros dos poderosos analgésicos naturales: la cúrcuma y el jengibre. Esta preparación activa la circulación y reduce el exceso de inflamación que afecta la articulación.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de pimienta de cayena en polvo (30 g)
  • 2 cucharadas de cúrcuma en polvo (30 g)
  • 2 cucharadas de jengibre en polvo (30 g)
  • 1 taza de aceite de semillas de uva (200 g)
  • ½ taza de cera de abejas (100 g)

Utensilios

  • Recipiente resistente al calor
  • Cuchara de madera
  • Frasco de cristal hermético

Preparación

  • Vierte la pimienta de cayena, la cúrcuma y el jengibre en un recipiente resistente al calor.
  • Agrega la taza de aceite de semillas de uva y pon a calentar la preparación al baño María, a fuego mínimo.
  • Remueve con una cuchara de madera hasta que todo quede bien integrado. A continuación, adiciona la cera de abejas y déjala derretir.
  • Cuando todo quede bien integrado, retíralo del fuego y espera que repose 10 minutos.
  • Almacénalo en un frasco de cristal hermético y ponlo en un lugar fresco y oscuro.

Modo de aplicación

  • Extiende la pomada en la zona afectada por el dolor articular y frótala durante 5 minutos.
  • Déjala absorber bien y, si lo consideras necesario, enjuaga.
  • Úsala hasta 2 veces al día.

¿Sueles sentir dolor articular? Si quieres combatir este síntoma de forma natural, no dudes en preparar estos interesantes tratamientos.