Los beneficios de poner las piernas en alto cada día durante 20 minutos

Al poner las piernas en alto cambiamos el eje postural y favorecemos la descongestión de los fluidos y un correcto retorno venoso que suele verse dificultado por la gravedad

¿Por qué necesitamos elevar las piernas?

Poner las piernas en alto es un ejercicio que puede aportar múltiples beneficios a nuestro cuerpo. Además, es muy sencillo y solo necesitarás reservar 20 minutos de tu tiempo al día para realizarlo.

Nuestro corazón realiza un gran esfuerzo para que la circulación sanguínea llegue con fuerza a cada una de nuestras extremidades. 

Si padeces insuficiencia venosa crónica (IVC), sabrás que algunos de sus síntomas son la aparición de varices, calambres o la sensación de piernas cansadas, entre otros. Por eso, un consejo que siempre nos dan para mejorar los síntomas es elevar las piernas durante unos minutos al día por encima del corazón.

Por otro lado, si nuestro trabajo o las actividades rutinarias requieren que estemos muchas horas en pie o en la misma postura, no está de más probar estos sencillos ejercicios que darán un descanso a nuestras piernas y mejoraran su circulación.

¿En qué consiste el ejercicio de poner las piernas en alto?

Elevación de piernas

No podemos llamarlo ejercicio como tal, porque no hay ningún esfuerzo físico, no ejercemos ningún movimiento ni tensión muscular. Es más bien una técnica de yoga que se pone en práctica a menudo para establecer una conexión mente-cuerpo, pero que, además, genera grandes beneficios a la circulación.

Cabe señalar, eso sí, que si tenemos alguna lesión de espalda no será recomendable llevar a cabo esta técnica.

  • Primero, debemos colocar un pequeño cojín debajo de las lumbares para conseguir una postura más armónica. Así, conseguiremos que las piernas queden pegadas verticalmente a la pared y que los brazos queden extendidos y relajados.
  • Ahora, basta con mantener esta posición, al menos, durante 15 o 20 minutos. No tienes que hacer nada más, solo sentir el equilibrio de esa postura y la tranquilidad al recibir un mejor aporte circulatorio hacia nuestro busto y nuestra cabeza.

Por otro lado, es muy importante que te vistas con ropa cómoda que no te oprima ni la cintura ni los tobillos. De lo contrario, podemos dificultar la finalidad de este ejercicio: favorecer la circulación sanguínea.

Descubre también los 11 mejores ejercicios para fortalecer los brazos

5 estupendos beneficios de poner las piernas en alto

poner-piernas-en-alto

1. Reduce el edema en las piernas y los pies

Una de las causas del edema en las piernas y los pies puede ser una dificultad en la circulación.

En ocasiones, esta dificultad está causada por un problema renal, cardíaco, de sobrepeso, por efecto de alguna medicación o por una dieta poco adecuada.

Es necesario conocer el origen y tratarlo. Más tarde, estos ejercicios caseros nos pueden ofrecer un fabuloso alivio.

Poner las piernas en alto favorece el movimiento de esos fluidos que obstaculizan una correcta circulación sanguínea.

A veces, pasar todo el día de pie hace que nuestros pies se hinchen. Así que, algo tan simple como descalzarte y poner las piernas sobre la pared hará que la fuerza de la gravedad desinflame esas áreas problemáticas.

Descubre también los beneficios emocionales del yoga

2. Alivia las piernas cansadas

Poner las piernas en alto es una de las mejores maneras de aliviar la tensión de las piernas, de los pies e, incluso, las caderas.

Estas tres áreas son las que más se resienten al final del día. Al realizar este ejercicio durante 20 minutos, cambiamos el eje postural y liberamos toda tensión de estas zonas, lo que supone un notable alivio.

3. Mejorarás tus digestiones

Poner las piernas en alto es un ejercicio que entra dentro de lo que se conoce como “inversión activa”.

Esta postura nos ayuda a descongestionar los fluidos atrapados y, por último, a mejorar la digestión.

Además, favoreceremos la movilidad intestinal, algo que, a la larga, hará que absorbamos mucho mejor los nutrientes, que combatamos el estreñimiento y que recuperemos un adecuado bienestar interno.

4. Relajamos el sistema nervioso

piernas-arriba

Esta postura nos puede ayudar también a mejorar la respiración. Retenemos más el aire y, poco a poco, favorecemos una inspiración y una espiración más lenta y rítmica.

Todo ello tiene un gran impacto en nuestro sistema nervioso: aliviamos tensiones musculares, sobrecargas y esa tensión que se concentra habitualmente en la zona del estómago, el cuello y las sienes.

Descubre 5 consejos para detener un ataque de ansiedad

5. Conseguimos una adecuada calma mental

Solo necesitas 20 minutos de tu tiempo y vas a percibir un alivio físico que, al instante, relaja tu mente.

Esta postura favorece además una correcta oxigenación cerebral.

Nos invita a meditar, a descansar la mente y a sentirnos más presentes, más conscientes de nuestro cuerpo para envolvernos de calma, de bienestar y de armonía.

A medida que vayas practicando esta sencilla terapia irás notando cada vez más beneficios.

¿Te animas a llevarla a cabo?

Eberhardt, R. T., & Raffetto, J. D. (2005). Chronic venous insufficiency. Circulation. https://doi.org/10.1161/01.CIR.0000164199.72440.08

National Clinical Guideline Centre. (2012). Varicose veins in the legs. National Guideline. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004

Trayes, K. P., Studdiford, J. S., Pickle, S., & Tully, A. S. (2013). Edema: Diagnosis and management. American Family Physician.