Poner fin a un matrimonio

No se trata de una resolución a la ligera, poner fin a un matrimonio trae consigo una carga emocional importante, preparación y consecuencias. Analiza tu decisión antes de perjudicar tu bienestar y el de las personas implicadas.

La ilusión con la que te casaste ya no existe, se acabó el amor, no hay respeto, quizás tampoco deseo o hasta puede que exista una tercera persona. Son muchas las causas por las cuales poner fin a un matrimonio y en este artículo te hablaremos sobre ello.

Si ya has razonado bien los sus pros y sus contras, y decidido dar por terminado tu relación matrimonial es probable que te invada la tristeza y la sensación de fracaso, pero debes seguir adelante.

El miedo, la inseguridad o la preocupación no deben limitarte a superar esta circunstancia de vida. Si se acabó el encanto, no puedes continuar sacrificando nuevas y más placenteras etapas.

Decir adiós no es una decisión fácil, pero cuando continuar pone en riesgo la felicidad no queda otra salida

Conductas que podrían producir un divorcio y conflictos.

Poner fin a un matrimonio

¿Has decidido poner fin a tu matrimonio? Es un proceso que debes llevar con mucha delicadeza para que transcurra haciendo el menor daño posible tanto a ti como a otros implicados. Considera los siguientes pasos:

  1. Examina despacio tus emociones para no precipitarte. No seas víctima de un impulso momentáneo.
  2. Haz un balance de tu relación. Relájate y piensa fríamente si después de este proceso la vida será mucho mejor.
  3. Escoge las palabras apropiadas, pues supondrá decir adiós a una persona que has amado, con la que has compartido y con quien incluso puede que tengas hijos.
  4. Elige un sitio tranquilo y a solas para citar a tu pareja y hablar.
  5. No resuelvas un asunto tan importante con llamadas, correos o mensajes telefónicos. Tampoco hagas uso de terceras personas. Tu esposo o esposa es la primera que debe saberlo.
  6. Háblale con cariño y consideración a tu pareja sobre tu decisión. Ponte en su lugar, en cómo va a aceptar lo que le digas y pensando sobre todo en herirla lo menos posible.
  7. Explícale la firmeza de tu posición y las causas. Permite que tu excompañero sentimental se desahogue también.
  8. Acepta que estarás triste o solo por un tiempo, pero también que sobrevivirás.
  9. No te involucres con nadie hasta que tu herida haya sanado. El tiempo es un factor crucial en esta área.
  10. No veas tu divorcio como un fracaso, sino como una experiencia que viene a sumar a tu vida.
  11. Si hay niños, protege su bienestar general, sobre todo emocional.
  12. Tras un tiempo prudente, procura entablar amistad con tu expareja.

Descubre: ¿Cómo reaccionar ante una infidelidad?

Causas de separación

Existen muchas causas por las que una persona puede decir “adiós”, pero la más importante es la falta de amor. No vale la pena continuar en una relación donde existan desequilibrios entre el dar y recibir.

Muchos también deciden separarse por maltrato físico y psicológico. No utilices la típica frase “Sigo por mis hijos”. Unos padres infelices no pueden dar lo que no tienen.

Los problemas de adicción también son una causa importante de separación. Si tu pareja tiene una dificultad con drogas, alcohol, juegos o cualquier otro vicio y no está dispuesto a buscar ayuda profesional, las posibilidades de salvar la relación son nulas.

Algunas personas sienten culpabilidad y piensan: “Juré que estaría con él en las buenas y en las malas”. Pero no juraste poner en peligro tu felicidad por un comportamiento impredecible de tu pareja.

Otro motivo importante y muy común de una separación es la presencia de un tercero. La herida emocional más difícil de sanar es una traición. Pocas parejas logran superar una infidelidad.

Lo mejor para los hijos

Reflexiones clave

Si estás analizando la posibilidad de poner fin a tu relación, pero aún tienes dudas y temores es posible que hacerte las siguientes preguntas te ayude a definir si deberías continuar luchando o buscar un estilo de vida mejor.

  • ¿El amor es correspondido?
  • ¿Existe sexo y atracción sexual?
  • ¿Tu pareja muestra desentendimiento para tratar de mejorar en un futuro?
  • ¿Es tu pareja necesaria e importante para ti?
  • ¿Te ayuda en temas personales?
  • ¿Te diviertes y distraes con tu pareja?
  • ¿Tienen objetivos conjuntos?

No des por hecho que, si la mayoría de las respuestas son negativas, debes abandonar tu relación, pero sí pueden ayudarte a analizar más objetivamente tu realidad.

Si tu unión no resultó, es hora de seguir caminos separados. Poner fin a un matrimonio no tiene porque ser el término de tu felicidad. Todo lo contrario, una buena decisión siempre traerá consigo positivos resultados.