¿Por qué buscas la felicidad cuando ya la tienes?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Valeria Sabater el 18 noviembre, 2018
Es importante que empecemos a concebir la felicidad como un modo de vida y como un camino, no como una meta que debamos alcanzar para lograr la dicha

Vivimos en una constante ansia y necesidad, esa en la que buscas la felicidad como quien sale a la desesperada para recuperar algo que ha perdido.

Para conquistar esa meta no faltan los libros de autoayuda que nos convencen de la necesidad de hacer cambios.

También son comunes prácticas como el Mindfulness o los cursos de coaching orientados en una serie de metas: darnos nuevas herramientas de autoconocimiento, calma mental y habilidades para conquistar objetivos.

A pesar de todos los recursos con los que contamos seguimos sin sentirla. La felicidad es como esa búsqueda artúrica del grial donde nuca logramos dar con el camino acertado, la señal divina, la revelación del último momento.

Lee: 8 consejos para vivir más feliz

¿Qué es lo que está fallando? Falla nuestro enfoque: ser felices no es una meta, es una forma de vivir.

La felicidad no está en lo que poseemos

manos sujetando arroz simbolizando cuando buscas la felicidad

Tener muchas posesiones, tener pocas… Al final, muchas personas acaban cediendo al inmenso bienestar que produce comprar nuevas adquisiciones.

Para muchos, es lo más cercano que pueden calificar como “felicidad”. Una sensación positiva que, lamentablemente, no dura mucho.

La cantidad de objetos que tengas a tu alrededor no te hará sentir mejor. Algunos se refugian en esto, sin embargo lo que consiguen es culpabilizarse después.

De hecho, tal y como nos revelan en un estudio del Journal of Consumer Psychology, nos volcamos en las compras muy a menudo con el fin de reducir nuestras tristezas cotidianas.

  • Lo material es solo eso. Cosas a las que le damos un valor, pero que en realidad no nos llenan por entero.
  • Intentar cubrir lo que nos falta con esto, nos aleja más de la tan ansiada alegría eterna.

Tal vez esto ocurra así porque, como bien dicen por ahí, si buscas la felicidad no intentes comprarla con dinero.

La felicidad no es una meta

Hombre-subiendo-una-montaña simbolizando cuando buscas la felicidad

Consideramos que todo lo que hacemos en nuestra vida tiene como objetivo conseguir ser felices. No obstante… ¿Qué hacemos para lograr esto?

  • Tener un buen trabajo: Sacar buenas notas en el colegio y llegar a trabajar en una gran empresa con un buen sueldo es algo que muchos necesitarían para poder ser felices.
  • Encontrar a tu “media naranja”: Un buen empleo no lo es todo si fracasas en tus relaciones amorosas. Por eso, encontrar a esa persona que te complemente es una condición indispensable.
  • Formar tu propia familia: Ahora que ya lo tienes todo, es necesario que pienses en tu descendencia. Los hijos darán sentido a tu vida.
  • Disfrutar de tu jubilación rodeado de nietos: Ya has trabajado mucho, te mereces disfrutar. Viaja, juega con tus nietos y disfruta de tu pareja, esa con la que has compartido miles de momentos.

Descubre: Los nietos son la luz y las alegrías de sus abuelos

¿Buscas la felicidad de este modo? ¿En verdad crees que seguir este patrón de comportamiento te dará el bienestar?

No todo el mundo quiere tener hijos. También, hay personas que no desean andar en búsqueda y captura de esa pareja perfecta para ellos.

Este modelo de lo que es la felicidad causa verdaderos estragos. Hijos no deseados, dependencia emocional, frustración laboral…

La felicidad no tiene la misma medida para todos

mujer con paraguas de colores simbolizando cuando buscas la felicidad

Si buscas la felicidad, es el momento de que te olvides de todo ese que hasta ahora habías creído que eran los pasos que había que seguir.

Tu vida no es igual que la de tus padres, ni la de tus hermanos, ni la de tus amigos… Cada uno debe buscar lo que le hace sentirse bien, independientemente de los clichés.

Es más… ¿Por qué crees que no eres feliz ahora?

Obcecados por encontrar esa felicidad tan ansiada, no nos damos cuenta de que esta se encuentra en nuestro día a día, pero no la disfrutamos porque no la vemos.

Es más, tal y como nos explican en un estudio de la Universidad de Harvard, no podemos percibirla porque nuestra mente siempre está demasiado ocupada, y un cerebro siempre errático que no sabe apreciar el aquí y ahora da forma a una mente infeliz.

No te olvides: Descubre el secreto para ser más feliz

Ese momento en el que conseguiste tu primer proyecto, el gran día en el que te atreviste a intentarlo (¡y funcionó!), ese encuentro con tu amigo de la infancia, la mirada de orgullo de tu madre, lo dichoso que te sientes cada día…

Si buscas la felicidad, recuerda: está en el equilibrio

piedras simbolizando cuando buscas la felicidad

Cuando nos referimos a la felicidad no estamos hablando de un estado de ánimo, aunque así se defina. Más bien, estamos aludiendo a esos momentos de nuestra vida llenos de bienestar.

Las emociones fluctúan. No siempre podrás estar feliz, pues somos humanos y los estímulos que hay a nuestro alrededor nos hacen sentir a veces tristeza, alegría, melancolía, dicha…

Sin embargo, independientemente de tus emociones, hoy puedes estar en el mejor momento de tu vida, ese que denominarías “felicidad”.

Una etapa donde el bienestar predomina en todas las áreas de tu vida: trabajo, ocio, relaciones, etc.

No te vayas sin descubrir: Hoy elijo que el resto de mi vida sea lo mejor de mi existencia

¿Te sientes tranquilo? ¿Cómodo? ¿Dichoso? Entonces, simplemente disfruta. Ahí está tu felicidad.