¿Por qué consumir leche de coco?

Yamila Papa Pintor · 28 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la fisioterapeuta y nutricionista Sofía Quintana Alonso el 11 marzo, 2019
La leche de coco no contiene demasiada fructosa ni glucosa y solo presenta un 3 % de azúcar, por lo que es ideal para saciar los antojos dulces sin aportarnos demasiadas calorías

Debido a problemas como la intolerancia a la lactosa y a alergias derivadas del consumo de leche de vaca, se ha producido un aumento de la demanda de leches alternativas a base de plantas en todo el mundo. Un ejemplo es la leche de coco.

A pesar de que se anuncian como saludables, no deben ser un sustituto de la leche animal. Además, se han realizado pocas investigaciones al respecto para comprender las implicaciones nutricionales del consumo de esta bebida.

Por otro lado, aunque se asocie esta alternativa como un sustituto de la leche de vaca, no puede ser cierto, ya que se trata de una alernativa no láctea.

La leche de coco se obtiene de la pulpa de este fruto tropical. Si bien en muchos países no es tan frecuente beber leche de coco, se la conoce porque está presente en cremas y lociones. Te contamos por qué consumirla y cómo prepararla.

Características de la leche de coco

La leche de coco no se debe confundir con el agua de coco. Esta última es el líquido que se encuentra dentro del coco, mientras que la leche se genera de la pulpa triturada. Se llama leche por su color y aspecto similar, pero carece del equilibrio nutricional de la leche de origen animal. Se suele emplear en las cocinas de Asia y de América del Sur.

Esta bebida cuenta con el sabor exótico y característico del coco y se emplea como bebida refrescante. Sin embargo, contiene cantidades importantes de grasa saturada y azúcares, por lo que se debe consumir con cuidado, pues sus calorías son superiores a otras leches vegetales más comunes (de almendras, de soja, de mijo).

leche de coco y botella

Su contenido en proteínas es bajo, pero tiene sales minerales, especialmente magnesio, fósforo y potasio. Su total de calorías oscila entre 45 y 60 kcal con un valor medio de 45 kcal. Pero, la mayoría de estas calorías provienen de grasas saturadas, ya que no contiene proteínas.

Al ser tan dulce, se puede pensar que la leche de coco es alta en azúcares. Sin embargo, esta no presenta demasiada fructosa ni glucosa. Su sabor es dulce y espeso, pero con solo alrededor de un 3 % de azúcar.

Por último, es bueno saber que la pulpa del coco, cuando está fresca y recién triturada, contiene una gran cantidad de agua en su composición.

También te puede interesar: Los 8 mejores energizantes naturales

¿Cómo consumir la leche de coco?

La leche de coco no debe consumirse como alternativa a otras leches de origen animal como la de vaca. En el caso de ser intolerante a la lactosa se debe consultar con un nutricionista el consumo de alguna bebida fortificada.

Además, aunque se necesitan más estudios al respecto, hay que señalar que la cantidad de grasa saturada en el coco es muy alta, lo que generalmente se asocia con problemas cardiovasculares.

Por otro lado, se han llevado a cabo algunas investigaciones y se ha encontrado que las grasas del coco contienen ácido láurico, que contribuye sobre todo a elevar los niveles de colesterol HDL que ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL en el torrente sanguíneo. Con todo, no se recomienda su consumo diario, ya que tiene un contenido relativamente elevado de grasas.

La leche de coco es un buen componente de batidos de frutas, como pueden ser los licuados de banana o manzana. Además de acompañar a una deliciosa piña colada.

También se emplea para preparar puré de patatas o de calabaza. En el Uduk, un plato típico de Indonesia, se prepara con arroz y coco. Es común utilizar la leche de coco para preparar platos colombianos, junto a pescado y carne.

Leche de coco sobre una toalla

Ver también: Galletas de coco y almendra: una receta saludable y rápida

Cómo preparar leche de coco

Los ingredientes que se precisan son solamente dos: un coco y agua (en la misma cantidad). Los pasos serán:

  1. Abrir el coco dando unos fuertes golpes para agrietarlo. Enseguida comenzará a salir el líquido de su interior.
  2. Colocar un vaso o taza debajo hasta que se vacíe.
  3. Separar la pulpa de la cáscara y quitar las semillas.
  4. Colocarlo en el vaso de la batidora y de a poco ir añadiendo el agua.
  5. Mezclar hasta que quede una preparación homogénea.
  6. Dejar reposar y luego filtrar con un colador de café (de tela).
  7. Lo que queda en el filtro se puede usar para decorar tortas o galletas.

Para concluir, hemos podido ver que la leche de coco puede ser un ingrediente ideal para muchos platos, ya que le aportará ese sabor exótico y diferente. Sin embargo, no conviene utilizarla como alternativa a la leche animal, pues no contiene todos los nutrientes que nuestro organismo necesita.

  • Ekanayaka RAI, Ekanayaka NK, Perera B, De Silva PGSM. Impact of a traditional dietary supplement with coconut milk and soya milk on the lipid profile in normal free living subjects. J Nutr Metab. 2013;
  • Vanga SK, Raghavan V. How well do plant based alternatives fare nutritionally compared to cow’s milk? Journal of Food Science and Technology. 2018.
  • Siri-Tarino PW, Sun Q, Hu FB, Krauss RM. Meta-analysis of prospective cohort studies evaluating the association of saturated fat with cardiovascular disease. Am J Clin Nutr. 2010;
  • Seow CC, Gwee CN. Coconut milk: Chemistry and technology. International Journal of Food Science and Technology. 1997.