¿Por qué debemos comer frutas a diario?

4 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Comer fruta todos los días puede ayudarnos a obtener todos los nutrientes que necesitamos para el organismo, además de suficiente cantidad de fibra para mantener un buen tránsito intestinal.

Las frutas son alimentos que debemos incluir dentro de una dieta equilibrada por varias razones. Nos ayudan a saciar el apetito y obtener energía de una forma saludable, a la vez que nos ayudan a brindarle un buen aporte nutricional al organismo, para que cumpla con todas sus funciones como corresponde. Sin embargo, la cosa no acaba aquí. Estos alimentos son capaces de brindarnos aún más beneficios.

Los expertos en Nutrición indican que es recomendable consumir varias piezas de fruta entera, al natural, a diario. Podemos consumirlas a modo de merienda, entre comidas, o bien como complemento de estas.

Por ejemplo, podemos tomar una pieza de naranja junto con el desayuno, una manzana a media mañana, un plato de sandía después de comer… Cada quien puede hacerse su propia configuración. Lo importante es darle prioridad al consumo de la pieza entera. 

Frutas

A pesar de que se haya afirmado y extendido mucho el mito de que un vaso de zumo de naranja equivale a una ración de fruta, lo cierto es que ninguna preparación (ni siquiera un zumo casero, natural) puede sustituir el aporte que brinda la pieza.

Beneficios de comer frutas a diario

Además de brindarnos energía, saciar el apetito y ayudarnos a nutrir el organismo, comer frutas a diario nos ayuda a mantener un peso saludable, una buena hidratación e, incluso cuidar la salud bucal.

Algunas recomendaciones:

  • Consumir distintas opciones para evitar aburrirse.
  • Consumir la fruta cuando se desee, antes o después de comer.
  • Aprovechar las frutas de temporada, ya que estarán más frescas y jugosas.
  • Evitar añadirle azúcar a la fruta (independientemente de cómo la tomemos, al natural, en zumo o en batido) y en caso de querer añadirle un toque, respetar las recomendaciones de la OMS sobre este punto.
  • Lavar bien la fruta y, siempre que sea posible, consumirla con todo y su piel para aprovechar al máximo sus aportes. 
  • Evitar sustituir comidas por fruta. Esta no es una práctica saludable y tampoco brinda beneficios reales.

Desmintiendo las afirmaciones más populares:

  • La fruta no produce diabetes ni tampoco la empeora.
  • Aunque sí contiene azúcar natural (fructosa), no engorda ni por la noche ni durante el día. Por lo tanto, se puede comer a la hora que apetezca. 
  • Ni el melón, ni la sandía producen indigestión si se consumen por la noche. Al ser dos frutas con una gran cantidad de agua, lo único que podrían estimular sería la micción (haciéndonos ir varias veces al baño a orinar).
  • Las frutas tampoco causan insomnio.
  • No son una cura para ninguna enfermedad y, por sí solas, no son capaces de brindar ningún aporte significativo a la salud. Por ende, siempre se deben incluir dentro de un estilo de vida saludable. 
  • Beber agua con limón no ayuda a «desintoxicar» el organismo ni a mejorar la salud o proteger el organismo de enfermedades como el cáncer.
  • Slavin, J. L., & Lloyd, B. (2012). Health Benefits of Fruits and Vegetables. Advances in Nutrition: An International Review Journal. https://doi.org/10.3945/an.112.002154
  • Schulz, H., & Baranska, M. (2009). Fruits and Vegetables. In Infrared Spectroscopy for Food Quality Analysis and Control. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-374136-3.00012-2
  • Zou, Z., Xi, W., Hu, Y., Nie, C., & Zhou, Z. (2016). Antioxidant activity of Citrus fruits. Food Chemistry. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2015.09.072

Lecturas recomendadas

  • ¡Que se le van las vitaminas! Deborah García Bello.
  • ¿Qué es comer sano? J.M Mulet.