¿Por qué el deseo sexual aumenta en verano?

Iván Losada · 3 agosto, 2019
En general, el sol y el calor aumentan la producción y secreción de las hormonas involucradas en el deseo sexual. ¿Quieres saber más? Te contamos por qué aumenta el deseo sexual en verano. 

Aunque se dice que «la primavera la sangre altera» parece que no es la época más propicia, aunque todas pueden serlo. Vamos a intentar averiguar por qué el deseo sexual aumenta en verano.

Nuestra libido aumenta en verano por varias circunstancias que hemos dividido en dos grandes grupos: sociolaborales y fisiológicos.

Factores sociolaborales que aumentan el deseo sexual en verano

Hay una amplia variedad de factores sociolaborales que pueden incidir en el aumento del deseo sexual en verano. Por ejemplo, disponemos de más tiempo libre y menos obligaciones laborales. A su vez, se potencian las relaciones personales y hay más oportunidades de encuentro. Otros factores son:

  • Se hace más turismo y podemos coincidir con personas que despierten nuestro deseo sexual.
  • El incentivo que supone estar fuera de nuestro ambiente habitual nos hace más osados y decididos, con menos inhibiciones y prejuicios.
  • Se producen grandes concentraciones de personas: conciertos, playa, fiestas y muchos otros ambientes que son la oportunidad perfecta para que germine el deseo sexual en verano.
  • Horarios más flexibles que nos permiten relajarnos sin pensar el despertador y alargar las veladas, dejando que el deseo campe a sus anchas.
  • La propia vestimenta que deja al descubierto partes del cuerpo que, en otras épocas del año permanecen ocultas.
Factores sociolaborales que aumentan el deseo sexual en verano
El tiempo libre, los encuentros sociales y la propia vestimenta del verano pueden incidir en el aumento del deseo sexual que se da en esta época.

Factores fisiológicos que hacen que el deseo sexual aumente en verano

Las funciones orgánicas, en su mayoría, están reguladas, influenciadas o moduladas por nuestro sistema endocrino a través de las hormonas. Eso mismo sucede con el deseo sexual.

En general, el sol y el calor aumentan la producción y secreción de las hormonas involucradas en el deseo sexual, y eso explicaría por qué el deseo sexual aumenta en verano.

Los rayos solares tienen la capacidad de generar hasta un 90 % de la vitamina D del organismo. Como lo señala un estudio publicado en International Journal of Endocrinology, los hombres que tienen cantidades suficientes de esta vitamina presentan un mayor nivel de testosterona, la hormona sexual masculina.

Lee también: Cómo las estaciones del año cambian nuestras emociones

Otros factores fisiológicos son:

  • Los estrógenos y la progesterona aumentan alrededor de los días de ovulación y hacen que la mujer presente mayor deseo sexual y sea más proclive a consumarlo. Algo similar sucede bajo el influjo del calor y la luz solar.
  • Aumentan los niveles de serotonina que es denominada la «hormona del placer». Otro factor que influye en este efecto, además del sol y el calor, es el ejercicio físico que se practica más en verano.
  • Las feromonas, que influyen en el apetito sexual, también están más activas en verano.
  • La oxitocina y endorfinas también aumentan en el verano debido al ejercicio, el sol y el calor.
  • El aumento de las horas de luz solar hace que desciendan los niveles de melatonina (hormona que regula los ciclos sueño – vigilia) y, al parecer, también contribuyen al aumento de la libido en verano.
  • El calor externo, por sí mismo, se considera el combustible de la libido porque favorece la puesta en marcha del calor interno que produce el deseo.
  • Como lo destaca la revista médica Duodecim en una de sus publicaciones, la luz solar, al afectar el estado de alerta y energía en los humanos, puede aumentar la actividad sexual.
Conversación sobre los deseos sexuales
De acuerdo con algunos estudios, la luz solar y su capacidad para generar vitamina D en el organismo son uno de los motivos por los que aumenta la libido durante el verano.

El deseo sexual desde el interior

El deseo sexual activa áreas neuronales de nuestro cerebro que se desactivan después de satisfacerlo. La activación e inhibición del deseo sexual se realiza en el sistema límbico, regulado por el hipotálamo, y tiene su máxima actividad los días con más horas de luz solar como sucede en el verano.

El hipotálamo, además, es responsable de la modulación de las emociones,  la frecuencia cardiaca y de la presión sanguínea. Estas áreas cerebrales son las que regulan los efectos emocionales de los acontecimientos de nuestra vida y pueden también influir en el aumento del deseo sexual.

Puede surgir espontáneamente sin que haya intencionalidad alguna por nuestra parte ante un estímulo externo o, por el contrario, verse estimulado por la evocación de nuestra imaginación y fantasías.

El deseo sexual en mujeres y hombres

Los mecanismos que ponen en marcha el deseo sexual en hombres y mujeres no se asientan en los mismos estímulos. Cada hombre y mujer son únicos y, por tanto, pueden desarrollar mecanismos del deseo diferentes. En todo caso, en general tienen algunos rasgos dependientes del género.

El deseo sexual en las mujeres

El deseo en las mujeres tiene un mecanismo más complejo que en los hombres y, sobre todo, muchos más matices. Se construye sobre la marcha, a través de estímulos internos como las fantasías o externos como las caricias, besos, etcétera.

Parece desempeñar un papel muy importante el sentido del oído. Se ve estimulado por palabras, susurros y jadeos. Se ve influenciado de manera importante por el estado anímico de la mujer. El estrés y el cansancio hacen más difícil el acompañamiento de la excitación al deseo.

Te puede interesar: Deseo sexual en el hombre: ¿Igual que en la mujer?

El deseo sexual en los hombres

En el deseo masculino tienen gran importancia los estímulos visuales, además de la imaginación y las fantasías sexuales. Suele aparecer antes del encuentro sexual y por tanto, éste comienza con un nivel más alto de excitación.

Se suele relacionar el deseo y la erección, siendo esta última el factor que lo mantiene, en general, hasta la eyaculación.

Estas son algunas de las explicaciones de por qué el deseo sexual aumenta en verano: aumento de la temperatura y horas de sol que influyen en la síntesis de hormonas y mediadores, mejoran el ánimo y nos hacen más proclives a vivir los encuentros veraniegos.

  • Brotto, L. A., & Smith, K. B. (2013). Sexual desire and pleasure. In APA handbook of sexuality and psychology, Vol. 1: Person-based approaches. https://doi.org/10.1037/14193-008
  • O., K., & L., V. (2013). [How does summer affect sexual desire?]. Duodecim; Lääketieteellinen Aikakauskirja129(13), 1375–1378. Retrieved from http://www.embase.com/search/results?subaction=viewrecord&from=export&id=L369646197
  • Tirabassi G, Sudano M, Salvio G, et al. Vitamin D and Male Sexual Function: A Transversal and Longitudinal Study. Int J Endocrinol. 2018;2018:3720813. Published 2018 Jan 8. doi:10.1155/2018/3720813