¿Por qué es bueno donar sangre?

Cada día, más personas se animan a donar sangre. Sin embargo, todavía sigue siendo necesario que más personas se animen a hacerlo. A continuación te contamos más.

El 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. Y es que donar sangre es un acto muy beneficioso por varias razones que se relacionan al hecho de ayudar al otro. Cabe destacar que, al realizarse de forma voluntaria, no se trata de una acción remunerada. Por ello, para algunos, se trata de un deber cívico.

Ahora, para hacerlo bien es necesario conocer algunos detalles en relación a nuestro estado de salud. De no respetarse ciertas condiciones, podríamos poner en peligro nuestras vidas. A continuación, te contaremos todo lo que necesitas saber al respecto.

¿Quiénes lo necesitan?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), para entender gran parte de la importancia de la donación de sangre, es necesario repasar quiénes son las personas que pueden necesitar una donación:

  • Pacientes con cáncer.
  • Pacientes con anemia grave.
  • Personas con traumatismos graves que ingresan al servicio de urgencias tras un accidente.
  • Pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas complejas.
  • Personas afectadas con enfermedades tales como: hemofilia, talasemia, depranocitosis.
  • Mujeres con complicaciones obstétricas, tales como: embarazos ectópicos, hemorragias, entre otras.

Según los datos proporcionados por la Cruz Roja, con una sola donación de sangre, se pueden beneficiar hasta tres personas diferentes. Esto se debe al fraccionamiento que se realiza de los tres componentes fundamentales de la sangre: hematíes, plasma y plaquetas.

¿Por qué donar sangre es bueno?

Muchos de quienes se animan a donar sangre, en algunos casos, no lo hacen por familiares, amigos o conocidos, sino por el acto de ayudar, en sí, a quien pueda necesitarlo.

Razones para donar sangre

  • Para ayudar a un ser querido.
  • Para aportar algo a la sociedad.
  • No se puede recurrir a la sangre de los animales. Las proporciones de glóbulos o plaquetas que precisamos solo son compatibles con las que tiene otra persona.
  • No existe una forma de fabricar sangre. Por ello, solo se puede obtener a través de la donación.
  • La sangre caduca y no se puede almacenar. Por ende, aunque muchos donantes contribuyan de forma periódica, es necesario recibir nuevas donaciones para poder ayudar a quienes lo necesitan.

Beneficios de donar sangre

Tal y como se mencionó anteriormente, la donación de sangre conlleva varios beneficios, los cuales se dividen en tres grandes categorías: físicos, psicológicos y sociales.

  • Beneficios físicos:
    • Se obtiene un chequeo gratuito.
    • Ayuda a quemar calorías.
    • Favorece la eliminación de sustancias nocivas. Por ejemplo, se eliminan el hierro que ‘sobra’ en el organismo, los triglicéridos, entre otros.
    • Disminuye el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca o cáncer.
  • Beneficios psicológicos:
    • Aumenta tu empatía.
    • Mejora tu autoestima.
    • Fortalece vínculos entre conocidos.
  • Beneficios sociales:
    • Salva vidas.
    • Refuerza valores como la generosidad y el respeto.
¿Por qué es bueno donar sangre?

Consejos para donar sangre

  • Evidentemente, es fundamental gozar de buena salud.
  • Tener entre 18 y 65 años de edad, una estatura mínima de 1,50 metros y 50 kg de peso.
  • Es necesario haber comido bien, por lo menos, 3 horas antes.
  • Las mujeres no deben donar cuando están menstruando, gestando ni amamantando.
  • Asimismo, es importante saber que las mujeres solo pueden donar un máximo de 3 veces al año y los hombres 4.
  • No fumar marihuana, beber alcohol o tomar otras drogas, en un lapso de 12 horas.
  • Es necesario no haber ingerido medicamentos, en especial, antibióticos durante los últimos 3 días. 
  • No haberse realizado tatuajes o perforaciones en los últimos ocho meses, así como tampoco cirugías.
  • No haber mantenido relaciones sexuales con más de una persona durante los últimos 8 meses.
  • Si se padece de diabetes o presión alta, se puede donar sangre, siempre y cuando se esté bajo tratamiento médico.

Recuerda que, para que el procedimiento no te ocasione un malestar que pueda poner en riesgo tu vida, es necesario que acudas al procedimiento bien comido e hidratado. Una vez finalizada la donación, a todos los donantes se les suele brindar un pequeño refrigerio para ayudarles a recuperar fuerzas.