¿Por qué es bueno pensar positivamente?

El pensamiento positivo nos ayuda a afrontar los problemas con mejor predisposición y nos permite combatir el estrés y la ansiedad. También es importante fomentar las relaciones positivas

El pensamiento juega un papel muy importante en muchos de los aspectos de la vida. Es más, cada uno de tus actos están enmarcados por tus pensamientos. Pensar en positivo puede ayudarnos a afrontar mejor las situaciones que se nos van presentando y, en cierta medida, ser más felices.

Descubre los beneficios de ser optimista.

Tipos de pensamientos

Aunque siempre deberíamos tener los positivos, en ocasiones aparecen otros que también tenemos que saber identificar. Ahí van algunos.

Pensamientos necesarios

Estos se refieren a una rutina diaria, como qué ropa te vas a poner o qué vas a comer. Ese pensamiento es bueno ya que te ayuda a planificar tu día.

Pensamientos negativos

Estos afectan tanto a las personas que te rodean como a ti mismo. Pueden causarte más problemas de los que crees, como estrés, insomnio, pérdida de cabello… Recuerda que afecta a lo más profundo de tu ser, por lo que debes tratar de pensar en positivo.

Pensamientos inútiles

Estos pensamientos no ayudan en nada. Buenos ejemplos de ellos son pensar en el “si hubiera…” o “porque en vez de…”.
Está claro que muchas veces se toman decisiones equivocadas, pero solo queda afrontar la situación. Ahí es donde es importante pensar en positivo.

Lo mismo pasa con el futuro: por supuesto que debes tener metas a largo plazo, pero vive el día a día y no dediques mucho tiempo a pensar en el futuro.

Pensamientos positivos

Este es el mejor de los pensamientos. No solamente te da seguridad para realizar tus actividades diarias, sino que te da la fuerza suficiente para superar todas los obstáculos que se presenten.

Pensar positivamente significa que ves las cosas buenas que tiene todo lo que te rodea. Por supuesto que vas a seguir teniendo problemas, pero el pensamiento positivo te ayuda a explorar las vías para salir de ellos.

Beneficios de pensar en positivo

Ayuda a combatir el estrés

Sea cual sea el papel que estés desempeñando en tu vida laboral o familiar, normalmente pasas por momentos de estrés.

Una actitud positiva ante las situaciones críticas te ayuda a combatir el estrés y la ansiedad; ser positivo te brinda confianza, seguridad, fuerza, y sobre todo ganas de seguir adelante.

estres

Mejora tus relaciones interpersonales

Nada mejor que crear buen ambiente en los diferentes sitios que se frecuentan. Eso hace que la gente quiera acercarse más a ti y te brinden su confianza.

Combate dolores y enfermedades

Tener pensamientos positivos ayuda a combatir las enfermedades, como por ejemplo, las que tienen que ver con el corazón.

Se ha hablado mucho sobre la conexión que existe entre la mente y el cuerpo. Si se tienen pensamientos negativos constantemente, pueden causarte enfermedades o complicar aun más las que ya tienes.

felicidad

¿Cuál es la mejor forma de hacerlo?

  • Reír
  • Hablar con afirmaciones
  • Tener buen sentido del humor
  • Rodearte de personas positivas
  • Eliminar las charlas negativas
  • Controlar los miedos
  • Disfrutar de los buenos momentos
  • Evitar pensar que todo va a salir mal
  • Evitar hablar mal de los demás
  • Darle menos importancia a los errores del pasado

 Recuerda…

Reemplazar una vida de pensamientos negativos o inútiles por una de pensamientos positivos no es complicado, pero tampoco es algo que se pueda cambiar de la noche a la mañana.

Siempre que estás siendo negativo recuerda que eso no te aporta nada; en cambio, el ser positivo puede brindarte muchas opciones y salidas.

Esperamos que estos consejos te sirvan para llevar una actitud más positiva por la vida. Es evidente que siempre estamos en busca de un beneficio, ya sea en el ámbito laboral como personal. Por eso, el pensamiento positivo es un gran aliado para llevar una vida más feliz y plena.

  • Domínguez Bolaños, R.E. La psicología positiva: Un nuevo enfoque para el estudio de la felicidad. Razón y Palabra. 2017; 21, (1), 660-679. Disponible en: www.revistarazonypalabra.org/index.php/ryp/article/view/865/pdf
  • González Zúñiga Godoy, C. La psicología positiva: Un cambio en nuestro enfoque patológico clásico. Liberabit. Revista de Psicología. 2004; 10, 82-88. Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/686/68601009.pdf
  •  Jiménez, V. Psicología positiva. Psicología contemporánea básica y aplicada. 2011, 567-589. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/266733984_Psicologia_Positiva