Por qué la resaca es el terror de las dietas

Al margen de la gran ingesta de alcohol –y la gran cantidad de calorías– la falta de energía y la deshidratación impedirá hacer ejercicio o rendir muy por debajo de nuestras posibilidades

La resaca es algo que todos hemos experimentado al menos una vez en la vida. Basta con salir de fiesta con los amigos y pasarte con un par de tragos para experimentar los efectos de la resaca. Sin embargo, pocas veces pensamos en cómo una sola noche de exceso de alcohol puede afectar nuestros esfuerzos por bajar de peso.

Hay razones por las que vale la pena evitar la resaca cuando estás tratando de perder kilos extra. Lo primero que debes saber es que la resaca es un malestar que deriva de la excesiva ingesta de alcohol.

Entre los efectos más comunes están la falta de energía, dolores fuertes de cabeza, malestar estomacal, náuseas, sed, falta de concentración, deterioro cognitivo y cambios de humor.

Habrás ingerido grandes cantidades de calorías vacías

Para perder peso debes cuidar al máximo la ingesta de calorías. Lo recomendable es reducir la cantidad de calorías que consumes para que tu cuerpo elimine las reservas de grasa. Sin embargo, al tomar alcohol estarás dando a tu cuerpo 7 calorías por cada gramo de alcohol.

Lo peor de todo es que se trata de calorías vacías. Esto significa que no contendrán ningún tipo de nutriente, por lo que su única función será acumular grasa e interferir con la pérdida de grasa.  

Lee también: Dieta contra el hipotiroidismo: 6 alimentos que debes consumir

No podrás hacer ejercicio

Para maximizar y mantener los resultados de la dieta, es necesario realizar algún tipo de actividad física diariamente. El ejercicio, además de hacernos quemar calorías, hará que tu metabolismo funcione adecuadamente.

Otro gran beneficio del ejercicio es que te permite estar más activo durante el día. Sin embargo, la resaca disminuirá tu rendimiento y fuerza. Notarás que se alteran tus movimientos y sentirás una severa deshidratación.

Si te empeñas en realizar ejercicio con resaca, tu cuerpo no tendrá la misma capacidad de respuesta y aumentará la deshidratación. Ambos factores podrían ocasionar que el cuerpo colapse, por lo que podrías desmayarte.

Lo mejor es que esperes a que pasen los efectos, uno o dos días, para continuar con tu rutina deportiva.

Tus niveles de energía estarán muy bajos

Dormir poco provoca no descansar, afeectando a la salud y rendimiento.

Como dijimos, uno de los síntomas de la resaca es la disminución de la energía. Esto puede afectar tu dieta de distintas maneras. En primer lugar, no tendrás energía para levantarte de la cama y cocinar algo saludable; comerás lo que encuentres, aunque no sea sano. Tampoco vas a querer realizar ejercicio y estarás saboteando los resultados de tu dieta.

Es un hecho que realizar una dieta es algo complicado porque podemos caer en tentaciones muy fácilmente. Terminar una dieta de manera exitosa requiere de mucha disciplina y dedicación. Por ello, debes tener suficiente energía para seguir al pie de la letra cada paso y hacer las actividades que te faciliten el camino, como el ejercicio.

Estarás deshidratado

Deshidratación.

La resaca causa una severa deshidratación. Esto se debe a que el exceso de alcohol interfiere en las funciones normales del riñón. Bajo condiciones normales, el riñón trabaja a través de la hormona arginina vasopresina. Esta mantiene el equilibrio de los líquidos de nuestro cuerpo al reabsorber el agua de la orina.

Sin embargo, cuando tomas grandes cantidades de alcohol, la hormona vasopresina no puede actuar correctamente. Por esto, el riñón elimina más líquidos de los necesarios. En promedio, con un vaso de alcohol eliminas hasta el triple de líquidos.

Junto a lo anterior, la resaca provoca otros tipos de malestar, como las náuseas y vómitos que aumentan la deshidratación. El resultado es que tu organismo buscará desesperadamente suplir los líquidos perdidos tomando incluso el agua de los órganos o tejidos.

Por ello, tu cuerpo entrará en un estado de estrés que arruinará los resultados de tu dieta. Para reponerte debes tomar electrolitos y algunas sopas o caldos. Procura que cada comida tenga al menos una sopa o caldo con vegetales que aporten nutrientes.   

Ver también: Dieta semanal para bajar los triglicéridos 

Evita la resaca y aprende a divertirte sin alcohol

En suma, las bebidas alcohólicas y la consecuente resaca afectan a tu organismo y rendimiento de muchas formas. Si has decidido realizar una dieta, comienza a crear hábitos saludables.

No es necesario que evites salir de fiesta, pero mantén el control de las cantidades de alcohol que consumes. Un buen truco es tomar un par de vasos de agua antes de beber alcohol.