¿Por qué las dietas funcionan en algunas personas y no en otras?

17 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa
Una búsqueda en Internet sobre dietas arroja una cantidad interminable de resultados. Por eso, es difícil saber cuál es la más adecuada para garantizar el éxito en nuestro propósito. ¿Qué debes saber al respecto?

Hoy en día predominan dos maneras para intentar perder peso: o bien seguimos un plan hipocalórico, o nos apuntamos a la última dieta de moda. Sin embargo, la mayoría de dietas funcionan solo en algunas personas. En cambio, para otras, los resultados no son los esperados.

El mayor problema está en el mantenimiento del peso perdido a lo largo del tiempo. Aproximadamente, un 95 % de las personas que siguen una dieta de pérdida de peso recupera los kilos perdidos al cabo de un tiempo. Algunas personas, incluso, acaban pesando más que antes de empezar. 

A escala global, hace décadas que la obesidad es uno de los principales problemas de salud en muchos países. Y, aunque la alimentación y el ejercicio físico son dos de los pilares donde debe sustentarse el tratamiento, parece ser que de momento no se ha encontrado la mejor fórmula. 

Hacia una nutrición personalizada

La alimentación es uno de los factores más influyentes en nuestro estado de salud. También en el caso de la obesidadPero existen muchos más aspectos que entran en juego cuando alguien quiere perder peso.  

Muchos de ellos son muy personales y, por eso, no se puede seguir aplicando la misma pauta para todo el mundo. Ya no se pueden buscar dietas que funcionan para todas las personas. Algunas hacen avanzar a ciertos pacientes y pierden peso, pero en otros casos son perjudiciales y no les ayudan a avanzar. 

Incluso, en muchos casos puede  ser necesario ir ajustando la dieta a lo largo del proceso, ya que lo que funciona al inicio puede dejar de hacerlo al cabo de unas semanas o unos meses. La clave es encontrar la dieta que funciona en cada persona de forma individual.

Por eso, hay que empezar a tener en cuenta más factores, más allá de las calorías ingeridas y las gastadas. ¿Deseas saber más al respecto? A continuación te contamos lo que debes considerar para conseguir un peso sano.

Nutrición planeando dieta
Hoy en día, se apuesta por una dieta personalizada a la hora de bajar de peso. De hecho, algunas de estas dietas deben tener ajustes porque dejan de ser efectivas con el tiempo.

¿Cómo encontrar las dietas que funcionan?

Existen factores variados que debemos tener en cuenta cuando abordamos una dieta para perder peso. Algunos se pueden controlar y cambiar más que otros sobre los cuales tenemos poco control. Veamos cuáles son los aspectos que pueden convertir los planes dietéticos  en dietas que funcionan. 

1. La alimentación

Los alimentos son la fuente principal de energía del cuerpo. También de nutrientes y otros componentes muy importantes para la salud. Por este motivo, los hábitos alimentarios serán una de las claves del éxito de una dieta.

Algunas afirmaciones que se creían universales se han ido modificando con el tiempo gracias a nuevos hallazgos científicos. Así, comer 5 veces al día, no saltarse el desayuno, elegir alimentos light o evitar las grasas, han pasado a engrosar la lista de mitos alimentarios, tal y como evidencia una investigación publicada en Frontiers in Public Health.

Lo ideal es que el plan alimentario se adapte a cada persona: a sus horarios, preferencias alimentarias y sensaciones de hambre. Y que se base en alimentos frescos y típicos de la dieta tradicional de cada país. 

De este modo, se consigue la adherencia a la dieta, uno de los factores que sí se ha demostrado clave en las dietas que funcionan. Cuanto más satisfechos estemos con la dieta más tiempo podremos seguirla.

Descubre más Acelerar el metabolismo, una de las mejores opciones a la hora de perder peso

2. El metabolismo 

El metabolismo se puede definir como el conjunto de reacciones químicas que realiza el cuerpo para mantener sus funciones diarias. Este desempeña un rol básico y vital para nuestra salud. Además, interviene en el peso corporal.

Un metabolismo acelerado quemará más energía y favorecerá la pérdida de peso y de grasa corporal. Mantener el metabolismo activo es clave para el éxito de una dieta. No obstante, no es tarea fácil, ya que en parte viene determinado por nuestra genética.

Algunas prácticas que pueden favorecer un aumento del metabolismo son:

  • Hacer ejercicio físico ayuda a acelerar el metabolismo. También son importantes los ejercicios de fuerza ya que un mayor porcentaje de masa muscular es más activo a nivel metabólico que la masa grasa.
  • Mantenerse  activo durante el día.
  • Comer suficiente.
  • Comer suficiente proteína y en cada comida.
Metabolismo
El metabolismo desempeña un papel importante en la pérdida de peso. Si bien algunos hábitos nos ayudan a impulsarlo, también está determinado por la genética.

3. La flora intestinal

En nuestro intestino viven más de 100 millones de bacterias intestinales. La flora intestinal de cada persona tiene una composición única y viene determinada por la dieta, el entorno y el estilo de vida. 

Desde hace tiempo, se sabe que mantener en  buen estado la flora intestinal mejora el sistema inmune o algunos problemas intestinales. Ahora, también se relaciona con la obesidad y el mantenimiento del peso corporal.

Pero además, en estudios elaborados por el Dr Jeffrey Gordon y su equipo se observó que ratones y humanos con sobrepeso presentaban más bacteroidetes que firmicutes. Y esta composición de la flora intestinal parece favorecer el aprovechamiento de calorías. 

Otra investigación, dirigida por la bióloga Marisela Gonzáles Ávila y realizado en el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño de Jalisco (México), llegó a la siguiente conclusión:

“Las personas que sufren obesidad suelen tener una composición bacteriana más pobre y con predominio de bacterias ahorradoras de energía, lo que se traduce en acumulación de grasa en el cuerpo.”

Aunque solamente una parte del éxito de las dietas para perder peso tiene que ver con la microbiota intestinal, son hallazgos importantes que necesitan de más investigación. 

No te pierdas: Big MAC: carbohidratos accesibles a la microbiota

4. Las hormonas

En nuestro organismo se producen un gran número de hormonas que regulan aspectos tan diversos como el sueño, el hambre, la reproducción o el metabolismo. La forma en que el cuerpo aprovecha o libera energía está regulada por las hormonas.

Algunas de las que desempeñan un papel en el control del peso corporal son: la leptina, la ghrelina, la insulina, el glucagón o el cortisol. Comprender cómo funcionan y qué aspectos regulan su expresión abre las puertas a nuevos abordajes sobre la obesidad. 

La dieta, el sueño o el ejercicio físico influyen en  las respuestas hormonales de nuestro cuerpo. Por ello, nos permiten:

  • Tener la capacidad de sentirnos saciados.
  • Evitar la acumulación de grasa en los adipocitos.
  • Regular la ingesta de alimentos.

Para garantizar el éxito lo mejor es dejarse asesorar por un profesional

Por todo esto, el mejor consejo para favorecer el éxito de las dietas es asesorarse por especialistas y seguir un un plan individualizado. Además esta dieta ha de estar marcada por el equilibrio y la presencia de alimentos de diversos grupos. ¿Aún no logras resultados? Ten en cuenta esto y sigue las recomendaciones de tu nutricionista.

  • Zilberter T, Zilberter EY. Breakfast: to skip or not to skip? Frontiers in  Public Health. Junio 2014. 2:59.
  • Clarks SF., Murphy EF., Nilaweera K., Ross PR., et al., The gut microbiota and its relationship to diet and obesity. Gut Microbes, 2012.
  • Farias MM., Silva CB., Rozowski JN., Gut microbiota: role in obesity. Rev Chil Nutr, 2011.