¿Por qué me salen líneas en las uñas y cómo eliminarlas?

Aunque suelen aparecer por contusiones o como consecuencia de algún déficit de nutrientes las marcas en las uñas también pueden ser indicativas de problemas más importantes.

Todos queremos tener unas uñas fuertes y bonitas que no se rompan con facilidad. El problema es que, a veces, aparecen manchas o señales que no solo empeoran su aspecto, sino que son síntoma de algún desequilibrio en nuestro organismo.

Sin embargo, la mayoría de las veces las uñas alteran su aspecto por causas banales como los traumatismos.Descubre en este artículo cuál es el significado de las líneas que aparecen en las uñas y cómo eliminarlas de manera natural.

Líneas horizontales en las uñas

Las líneas blancas, más o menos gruesas, que aparecen en sentido horizontal en las uñas pueden tener diferentes causas. Las más habituales son las siguientes:

Enfermedades graves con fiebre elevada

Fiebre

Los procesos infecciosos  de mayor complejidad, por ejemplo, una gripe o un resfriado, que además cursen con fiebre alta, pueden ser responsables de la aparición de líneas horizontales en las uñas meses después de la enfermedad.

Hablamos por ejemplo de una neumonía o la escarlatina. En este caso la afectación aparece en varias uñas a la vez porque  el organismo ha dado prioridad a la curación de la patología en lugar de continuar con el  crecimiento normal de las uñas.

En este caso no será necesario ningún tratamiento, sino que las líneas desaparecerán a medida que nos vayamos recuperando.

Diabetes

Las líneas en las uñas pueden relacionarse con la diabetes sin tratar. Si tenemos antecedentes familiares de esta enfermedad y/o sufrimos síntomas característicos de la misma el primer paso será acudir a nuestro médico para que nos realice las pruebas pertinentes y obtener un diagnóstico seguro.

Psoriasis

Psoriasis

Este trastorno de la piel que causa descamación e inflamación afecta a diferentes partes de nuestro cuerpo, entre ellas las uñas, en las que puede provocar líneas horizontales.

Las personas que padecen esta enfermedad pueden sentir mucha angustia. El picor y el dolor pueden ser muy agobiantes.

Aunque, en teoría, la psoriasis no tiene cura, muchas personas han notado una gran mejoría optando por una alimentación más equilibrada y saludable.

Se recomienda incluir alimentos frescos y naturales de bajo contenido en azúcares y evitar elementos refinados o grasas perjudiciales.

Trastornos de la circulación

Las líneas en las uñas pueden estar causadas por una circulación inadecuada de la sangre a nivel de las piernas. Algunos síntomas de ello son la sensación de pesadez durante varias horas, o la presencia de varices.

La aparición de alteraciones en las uñas por estas causas puede indicar que no está llegando suficiente aporte sanguíneo a los pies por lo que es importante consultar con un profesional médico.

Algunos remedios que pueden realizarse para mejorar la circulación son:

  • Llevar una vida activa y evitar permanecer quieto durante varias horas seguidas.
  • Tener una alimentación saludable y completa en la que se aconseja incluir alimentos de color rojo (tomate, frutos rojos, cayena, etc).
  • Aplicar en la ducha agua fría en la zona de las piernas.
  • Masajear las piernas con aceites esenciales (romero, ciprés, hamamelis).

Déficit de zinc

Déficit de zinc

El zinc es un oligoelemento imprescindible para muchas funciones de nuestro cuerpo y también para tener unas uñas fuertes y sanas.

Su deficiencia puede provocar la aparición de manchas o de líneas horizontales. Si  los resultados de las pruebas médicas demuestran la carencia, puede ser recomendable aumentar su consumo, pues hemos visto que hay más causas de estas manchas o líneas en las uñas.

Podemos tomar zinc en forma de suplemento o bien consumirlo con los alimentos:

  • Cacao en polvo.
  • Semillas de sandía secas.
  • Carnes.
  • Ostras.
  • Cacahuete.
  • Sésamo.
  • Calabaza (y sus semillas).
  • Mantequilla.

Líneas verticales en las uñas.

Las líneas verticales tienen causas diferentes a las horizontales:

Envejecimiento

Envejecimiento

La explicación más frecuente de las líneas verticales en las uñas es el inevitable envejecimiento, pero con una buena alimentación rica en antioxidantes podemos retrasar el deterioro que nos provocan los radicales libres, tanto a nivel externo como interno.

Estos son algunos de los alimentos más antioxidantes:

  • Cacao.
  • Ajo y cebolla.
  • Aguacate.
  • Uva.
  • Tomate.
  • Limón.
  • Brócoli.
  • Cúrcuma.
  • Té verde.
  • Nueces.
  • Manzana.
  • Pimiento.

Déficit de vitamina B12

En algunos casos, la aparición de las líneas puede estar relacionada con una falta de vitamina B12, es decir, con una anemia perniciosa.

Es importante establecer un diagnóstico médico de la causa de déficit de esta vitamina pues puede deberse a una alimentación vegana estricta (que puede mejorarse con suplementos) o a una mala asimilación de este nutriente por enfermedades más graves de tipo intestinal.

Encontramos buenas fuentes de vitamina B12 en los siguientes alimentos:

  • Huevos.
  • Carne.
  • Marisco.
  • Lácteos.
  • Espirulina.
  • Levadura de cerveza.

Déficit de magnesio

Déficit de magnesio

La falta de magnesio también puede provocarnos la aparición de estas líneas.Algunos alimentos ricos en magnesio son:

  • Vegetales de hojas verdes (espinacas, brócoli, col rizada…).
  • Cacao en polvo.
  • Frutos secos.
  • Pescado graso.
  • Aguacates.

A veces es necesario  optar por un suplemento de magnesio. Los más habituales son el cloruro (excelente para combatir el estreñimiento) y el citrato (más adecuado sis sufrimos acidez gástrica).

En síntesis el aspecto de nuestras uñas puede reflejar nuestro estado de salud, permitiendo detectar problemas más graves que la simple alteración de su aspecto, por lo que es importante prestarles atención. Dentro de lo que puede hacerse para preveer sus alteraciones está el evitar los golpes y llevar un estilo de vida sano.

Pérez Suárez, B. (2011). El lenguaje de las uñas. Más Dermatología. http://doi.org/10.5538/1887-5181.2011.15.4 Nestle, F. O., Kaplan, D. H., & Barker, J. (2009). Psoriasis. The New England Journal of Medicine. http://doi.org/10.1525/jlin.2007.17.1.130.130