Por qué los niños deben visitar al oftalmólogo

Al igual que es importante ir al pediatra, al menos, una vez al año, los niños deben visitar al oftalmólogo con la misma frecuencia para cuidar su salud ocular.

La vista es una de los sentidos más importantes del ser humano. Desde temprana edad, las personas pueden presentar problemas en la vista. Por eso, los niños deben visitar al oftalmólogo. Al hacerlo, podrás evitar o disminuir enfermedades como la miopía y el astigmatismo en tu pequeño.

A partir de los 6 años, los ojos de los niños alcanzan un nivel de madurez óptimo. Al llegar a esta etapa, es necesaria tener la primera visita al oftalmólogo. De esta forma, podrá captarse cualquier enfermedad a temprana edad y así será más sencillo su tratamiento.

Los niños tienden a llorar por cualquier motivo. En algunos casos, esto puede deberse a problemas de la vista que está presentando el pequeño. En estas situaciones, lo mejor es conocer qué le molesta, para así llevarlo al médico y atender su malestar.

El chequeo médico es fundamental para cualquier persona, incluso desde pequeños. Por eso, los niños deben visitar al oftalmólogo al menos una vez al año. Así, podrás cuidar de la salud de tu hijo desde temprana edad, para evitar graves consecuencias de adulto.

Razones por las cuales los niños deben visitar al oftalmólogo

La salud debe ser la primera prioridad de la persona. Por eso, es bueno tener un documento con cada chequeo médico que se hace en el oftalmólogo, para así tener un control. Para el doctor eso sería ideal, ya que así podría tener un historial de la visión del niño y su estado actual.

Los niños deben visitar al oftalmólogo regularmente. Además, hay que recordar que los ojos deben tener un cuidado especial y, si se tiene un control anual, se podría mantener una visión casi perfecta.

1. Chequeos habituales de prevención

Niño con gafas de oftalmólogo

Como ya hemos indicado, los niños deben visitar al oftalmólogo al menos una vez al año para hacerse su chequeo. Así podrán prevenir enfermedades como la hipermetropía, las cataratas, la conjuntivitis y el glaucoma. Para prevenir cualquier problema de la visión, es importante que estés atento a las molestias que sienta tu pequeño. Algunas de ellas pueden ser dolores de cabeza o la pérdida de atención a causa de un malestar visual.

Lee este artículo: La vista y la importancia de su revisión en edad escolar

2. Controlar enfermedades

Para un correcto control de las enfermedades del ojo, lo mejor es:

  • Realizarse un examen oftalmológico completo con dilatación al menos una vez al año.
  • Controlar su nivel de azúcar en la sangre.
  • Mantener el colesterol y la presión arterial en niveles saludables.
  • Evitar exponer a los niños al humo del cigarro.
  • Hacer ejercicio.

Siguiendo estos pasos, podría tu hijo mantener buenos niveles en su visión, como también en su salud en general. Al cambiar malos hábitos por unos buenos, su cuerpo le agradecerá y le responderá de mejores formas.

3. Revisar afecciones en la vista

Es común sentir algunas molestias en la vista, y más con el constante uso de tecnologías. Si tu hijo está acostumbrado a usar aparatos electrónicos en exceso, esto puede producirle algunas incomodidades de la vista, como puntos negros o visión borrosa.

En estos casos, lo mejor es llevarlo al oftalmólogo. Así, se podría obtener como solución el uso de lentes al momento de usar computadoras y teléfonos inteligentes. Esto funcionará como protector de la vista, ¡como un escudo para los ojos!

4. Necesitar lentes

Niña con gafas en el oftalmólogo

La solución más práctica para controlar cualquier molestia de la vista es el uso de los lentes. Estos protectores ayudan a nivelar los síntomas que pueden causar algunas enfermedades de la vista. Para los niños, hay distintos modelos y colores de lentes. Si a tu hijo le gustan los tonos llamativos, puedes buscar uno que mezcle estos colores. ¡Tu pequeño lucirá como el más auténtico!

Señales que te indican que tu hijo necesita ir al oftalmólogo

Cuando un niño se tropieza, puede ser por una piedra, un hueco en el piso o por tener los cordones desatados. Sin embargo, cuando las caídas se vuelven habituales, puede ser a causa de problemas de la vista. Si has notado esto en tu pequeño, lo mejor es que le preguntes si tiene alguna molestia en la visión y llevarlo directo al oftalmólogo.

También, los niños deben visitar al oftalmólogo si no reconocen de lejos los objetos. Esto es un problema común e inicial de cualquier afección de la vista. Si se trata con tiempo, se podrá nivelar y mejor con el pasar de los años.

1. Dolor de cabeza frecuente

Si presenta dolores de cabeza entre los ojos y sienes es posible que sea por un malestar visual. Este puede ser sanado a corto plazo con algún fármaco. Sin embargo, si es señal de una afección, esta no se detendrá hasta ser tratada por un experto.

Descubre: Consejos sobre el uso de gafas de sol para niños

2. Visión borrosa

La visión borrosa se puede presentar por distintos motivos. Algunos son:

  • Estrés y fatiga
  • Presión arterial alta
  • Infección, inflamación o lesión
  • Migrañas

3. Manchas en la pupila

Las manchas blancas en la pupila sí pueden ser señales para llevar al niño con el oftalmólogo inmediatamente. Este síntoma representa la presencia de alguna enfermedad en el ojo que, cuanto antes se trate, más exitoso será su resultado.

Conclusión

Niña con gafas usando ordenador

Siempre es importante estar al día con los chequeos médicos. Recuerda que no solo está el oftalmólogo para cuidar de la salud, sino también el pediatra, el traumatólogo, el internista o el odontólogo, entre otros.

Es bueno que, como madre, le enseñes a tu pequeño la importancia de ir al médico. Para tu hijo es posible que no sea de mucho agrado la visita al doctor, pero sí el premio que le puedes dar por ir y por resguardar su bienestar.