¿Por qué no debes excederte con el ejercicio?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 6 diciembre, 2018
Al excederte con el ejercicio físico no solamente no obtendrás mejores resultados, sino que incluso puedes poner en riesgo tu salud y favorecer la aparición de lesiones.

Quizás, en alguna ocasión, hayas creído que excederte con el ejercicio te iba a brindar mejores resultados. Si ya lo has hecho, habrás comprobado que no es cierto. Es más, los objetivos que pretendías lograr no se manifestaron. Esto sucede por diversas razones.

Nuestro cuerpo no es una máquina. Debemos alimentarlo adecuadamente, darle el descanso que necesita y hacer ejercicio, sí, pero con moderación. Todo en exceso es malo y esto es algo que deberíamos grabar en nuestra mente.

Hoy descubrirás algunos de los motivos por los que no debes excederte con el ejercicio nunca.

Excederte con el ejercicio no es bueno

Por qué no debes excederte con el ejercicio

Veamos juntos las causas por las cuales no deberías excederte con el ejercicio físico:

1. Reduce tu rendimiento

La primera de las razones por las que no debes excederte con el ejercicio es porque puede reducirse tu rendimiento. El primer día estarás lleno de energía, pero una vez has llegado al séptimo ya no podrás apenas levantarte de la cama.

Estarás más cansado, fatigado y esto hará que no seas capaz de rendir adecuadamente. Mucho no es mejor, por lo que el sobreentrenamiento provocará que la calidad de tu entrenamiento baje y que los resultados que estás buscando no se manifiesten.

Descubre: ¿Qué les pasa a los músculos cuando los ejercitas demasiado?

2. Puede provocarte lesiones

¿Levantas más peso del que puedes en las máquinas? ¿Corres más tiempo del debido en la cinta? Esto puede provocarte lesiones. Aunque estas no se presenten al principio de tu entrenamiento, sí lo harán cuando lleves unos días haciendo un esfuerzo físico excesivo.

El cuerpo tiene un límite. No podemos levantar 40 kilos si con 20 ya nos cuesta hacer 12 repeticiones. Debemos avanzar progresivamente en nuestro entrenamiento. Ya llegaremos a los 40 kilos, pero después de haber logrado la masa muscular y la fuerza necesarias.

Una lesión puede hacer que no puedas realizar ejercicio durante una larga temporada. Imagina que corres más de lo que debes en la cinta, te caes, te lesionas y tienes que estar 3 meses sin hacer ejercicio. Recuperar, después, toda esa falta de entrenamiento será más difícil.

Gripe

3. Caerás enfermo más a menudo

Otra de las razones por las que no debes excederte con el ejercicio es porque habrá algunos días en los que no podrás entrenar. ¿El motivo? Estarás enfermo más a menudo de lo que te gustaría y esto no tiene nada que ver con factores externos.

El sobresfuerzo físico puede hacer que pierdas mucho peso ya que, aunque te alimentes bien, el esfuerzo físico puede llegar a consumir todo lo que ingieres.

Además de la pérdida de peso, tu sistema inmunitario también se verá debilitado. Por lo tanto, puedes llegar a contraer gripes o infecciones con mayor facilidad.

Es necesario que le permitas a tu cuerpo que descanse, pues tiene que recuperarse de la actividad física. Como bien hemos mencionado ya al principio, no somos máquinas.

4. Sufrirás un dolor persistente

Las agujetas son una reacción natural de nuestros músculos ante un esfuerzo físico. Esto indica que hemos trabajado los músculos, pero estas no serán insoportables. A menos que nos excedamos con el ejercicio físico.

Si haces un sobresfuerzo lo que ocurrirá es que siempre tendrás unas agujetas muy dolorosas e incapacitantes que te impedirán levantarte, caminar o levantar los brazos sin dolor. Esto puede ser bastante limitador, además de molesto.

Este dolor, además, puede convertirse en contracturas musculares o un dolor en las articulaciones que se vuelva crónico. Es una de las consecuencias que puede aparecer al excederte con el ejercicio.

Lee este artículo: Contracturas musculares: tratamiento natural y prevención

5. Aparecerán los trastornos del sueño

El último de los motivos por los que no debes excederte con el ejercicio es porque puedes empezar a sufrir trastornos del sueño. Estos evitarán que descanses de manera adecuada, lo que repercutirá de forma importante en tu rendimiento deportivo.

El insomnio, ser incapaz de conciliar el sueño o sentirte demasiado despierto cuando deberías tener sueño son algunas de las consecuencias del sobresfuerzo físico.

El ejercicio activa el cuerpo y la mente, por lo que un exceso del mismo va a provocar que tu cuerpo esté un mayor tiempo activo.

¿Alguna vez has pensado que excederte con el ejercicio te iba a brindar mejores resultados? Si quieres alcanzar los objetivos que buscas, es mejor avanzar progresivamente y no hacer un sobresfuerzo que puede traerte todas las consecuencias anteriores.

De nada sirve ejercitarse mucho si, después, vas a tener que estar muchos días reposando porque no eres capaz de levantarte de la cama, te has lesionado o estás enfermo. ¿De qué habrá servido entonces todo el esfuerzo hecho?

  • Cordero, A., Masiá, M. D., & Galve, E. (2014). Ejercicio físico y salud. Revista Espanola de Cardiologia. https://doi.org/10.1016/j.recesp.2014.04.007
  • López Chicharro, J., & Mojares, L. (2008). Fundamentos de fisiologia Del ejercicio. Fisiologia Clinica Del Ejercicio. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.1016/j.healun.2006.04.006
  • Saz Peiró, P., Gálvez Galve, J. J., Ortiz Lucas, M., & Saz Tejero, S. (2011). Ejercicio físico. Medicina Naturista. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(08)70816-8