¿Por qué no debes mezclar vinagre con lejía?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Sara Viruega el 1 julio, 2019
Muchas personas piensan que mezclar vinagre con lejía es una forma de potenciar el efecto de limpieza de estos productos. Sin embargo, ¿esto es seguro? 

Hay una amplia variedad de productos del hogar que, por seguridad, no se deben mezclar. Si bien se tiene la creencia de que su combinación «potencia» sus efectos en la limpieza, en realidad puede ser peligroso. ¿Por qué no debes mezclar vinagre con lejía?

De acuerdo con Kate Biberdorf, profesora de química de la Universidad de Texas en Austin, se trata de uno de los emparejamientos más peligrosos a nivel doméstico. Su mezcla libera un gas tóxico que resulta perjudicial para la salud.

¿Por qué las personas mezclan vinagre con lejía?

Existen un par de razones que explican por qué las personas deciden mezclar vinagre con lejía a pesar de que libera un gas tóxico. En primer lugar, el vinagre disminuye el pH del blanqueador, lo que aumenta su acción desinfectante.

Por otro lado, la mayoría de las personas que hacen este tipo de mezclas desconocen la reacción que se produce y, por supuesto, los efectos que puede causar sobre la salud.

Entonces, basándose solo en los consejos para hacer mejores productos de limpieza y desinfectantes, deciden hacer la mezcla y usar el producto sin precaución.

No te pierdas: Tóxicos que se esconden en los productos de limpieza

¿Qué reacción se produce el mezclar vinagre con lejía?

Para entender lo que ocurre con esta mezcla, primeramente se deben aclarar algunos conceptos. Como señala la Dra. Biberdorf, moléculas como las que se encuentran en el vinagre y en la lejía están formadas por átomos.

A su vez, en el centro de cada átomo hay un núcleo y, en su interior, hay dos tipos de partículas: neutrones y protones. Un tercer tipo de partícula, los electrones, orbita el núcleo.

Escala del pH

escala de pH

Otro aspecto que es fundamental entender es la diferencia entre un ácido y una base. Las sustancias se miden en una escala de pH:

  • Ácidos: aquellos cuyo pH es inferior a 7.
  • Neutros: aquellos cuyo pH es igual a 7.
  • Bases: los que tienen un pH superior a 7.

Cuando se produce la mezcla de una base y un ácido, ocurre una reacción química en la cual la base toma el protón del ácido y, producto de esto, se forma un nuevo compuesto químico.

Entonces, ¿qué ocurre al mezclar vinagre con lejía?

Como lo explica, Biberdorf, uno de los componentes principales de la lejía es el hipoclorito de sodio, que es considerado una base. Por su parte, el vinagre es un ácido (ácido acético).

Por lo tanto, cuando una persona decide mezclar vinagre con lejía, el hipoclorito de sodio toma un protón del vinagre y dicha reacción genera un ácido hipocloroso. Sin embargo, aquí no acaba todo.

El ácido hipocloroso reacciona con el resto del vinagre y forma un gas conocido como gas de cloro, que puede ser particularmente dañino para la salud.

Descubre: ¿Qué hago si mi hijo ha bebido lejía?

Efectos negativos del gas de cloro

El gas de cloro en su estado puro se puede ver de color amarillo verdoso; sin embargo, el gas causado por una mezcla de productos químicos se dispersa en el aire y suele ser invisible.

Pese a esto, se puede percibir por su fuerte olor y los efectos negativos que causa en el organismo. Primeramente, afecta las membranas mucosas, incluyendo los ojos, garganta y pulmones.

A raíz de esto, pueden presentarse síntomas como ojos llorosos, congestión de pecho, dificultades para respirar y sensación de ardor, entre otros. Asimismo, en caso de contacto con la piel, puede detonar en ampollas e irritación.

Inflamación y enrojecimiento

¿Qué hacer para evitar estos riesgos?

Por supuesto, para evitar los riesgos mencionados, hay que evitar, a toda costa, la mezcla de vinagre y lejía. En su lugar, lo mejor es utilizar blanqueador fresco cuando se deseen hacer las tareas de limpieza.

El uso de lejía y vinagre por separado puede ayudar a desinfectar decenas de superficies. Por seguridad, es mejor usarlos individualmente y solo cuando sea necesario. 

Asimismo, se pueden probar otras alternativas de limpieza natural cuya utilización es segura: zumo de limón, bicarbonato de sodio, agua oxigenada y sal son algunas opciones.

¿Conocías los riesgos de mezclar vinagre con lejía? Ahora que sabes que su combinación puede ser muy perjudicial, evítalo por completo y comparte esta información con los tuyos.

  • Morim A, Guldner GT. Chlorine Gas Toxicity. [Updated 2019 Mar 31]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK537213/
  • White, C. W., & Martin, J. G. (2010). Chlorine Gas Inhalation: Human Clinical Evidence of Toxicity and Experience in Animal Models. Proceedings of the American Thoracic Society. https://doi.org/10.1513/pats.201001-008SM
  • Suryanarayanan, A. (2014). Chlorine. In Encyclopedia of Toxicology: Third Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-386454-3.00277-3
  • Chlorine Gas Toxicity From Mixture of Bleach With Other Cleaning Products—California. (2011). JAMA: The Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.1991.03470180029010