¿Por qué no tengo pareja?

Es común que te preguntes "¿por qué no tengo pareja?", sobre todo cuando eres la única soltera del grupo. Descubre los posibles motivos y tal vez puedas cambiar tu soltería

La frase “no tengo pareja” se escucha muy seguido en diferentes ambientes. Es común, que en todos los grupos haya una persona que no encuentra su compañero. Y no se trata de una elección personal, sino más bien, de una soltería que se vive como obligación.

Jóvenes, adultos, hombres y mujeres de cualquier parte del mundo pasan por esta experiencia. Y en algunos casos, hasta se convencen de que se así será por siempre, lo que afecta su autoestima gravemente.

Respuestas más comunes a la pregunta “¿Por qué no tengo pareja?”

1. Personas aferradas a los recuerdos del pasado

Quienes viven de las experiencias pasadas y en cada oportunidad cuentan una anécdota de su ex, difícilmente atraigan a alguien más. Más allá del interés que tengan en su persona, tener un ex en el medio constantemente no le agrada a nadie.

Para poder comenzar una nueva relación hay que tener claro cuál es el presente. Los temas de conversación deben ser comunes entre las personas y evitar toda comparación.

Si no logramos sacar de nuestra mente relaciones del pasado, simplemente no estamos preparados para nada nuevo. Tal vez, es mejor seguir solos un tiempo más y disfrutar de otras actividades sociales hasta sentirnos completos como personas individuales.

No dudes en leer: Consejos para encontrar pareja

2. Seres poco demostrativos que generan dudas en los demás

Se sientan a pensar “no tengo pareja”, pero en ningún momento demuestran interés por alguien. Fingen ser una persona feliz y conforme con su soledad, aunque por dentro les duela. Y, la verdad, es que esa persona que quisiera empezar algo más, no es adivino.

En ocasiones la timidez o el miedo a ser rechazados, provoca actitudes que ahuyenta a cualquier candidato. Esto no significa que hay que hay que gritar a los cuatro vientos que desean un novio, pero un poco de actitud siempre es positiva.

3. Las expectativas demasiado altas aterrorizan a muchos

Tener una cita y dejar claro que buscan una pareja con quien contraer matrimonio y tener 3 hijos, puede ahuyentar. Está bien que quieran algo formal, pero todo llega a su tiempo y lo importante primero es conocerse y compartir.

Asimismo, no encontrarán un príncipe azul ni el galán de su telenovela preferida. Los enamorados perfectos solo existen en la ficción, así que hay que estar más cerca de la realidad.

Si no desean quedarse solos hay que animarse a conocer gente imperfecta, según con su perspectiva. De seguro se sorprenderán a sí mismos, una vez que conecten con alguien simple como ustedes.

4. Los extremos nunca son buenos

Las personalidades de cada ser humano son una de las características más importantes a la hora de las interacciones. Por lo tanto, hay cuestiones que deben dominar para tener vínculos saludables.

Las personas que se entregan por completo a una relación, tienden a sentirse desconformes a la larga por no ser recompensadas del mismo modo. Es lindo ser compañeros y estar atentos a las necesidades de la pareja, pero tampoco invadir y querer ser el único sostén.

Por otro lado, están las personas inseguras y sumisas que solo pueden seguir su día adelante, si se los indica su novio. Esta dependencia emocional provoca que los demás se alejen, los cansa y aburre.

“No tengo pareja y me siento cada vez menos importante”

Uno de los problemas de los solteros, que no eligen serlo, es caer lentamente en la depresión. Viven esta ausencia de pareja como un fracaso personal. Es entonces, cuando comienzan a creer que no son ni serán personas interesantes ni atractivas para nadie.

Con el tiempo esta situación angustiante los lleva a una depresión, de la cual es más difícil aún salir. Su autoestima se destruye, pues están convencidos de ser personas destinadas a estar solas.

Incluso, es común que comience a aislarse, ya no se preocupen por su apariencia física y se vuelvan antisociables.

Es importante conocer: Cómo detectar la depresión

¿Qué puedo hacer si no tengo pareja, pero quiero una?

  • Canalizar la ansiedad con actividades de interés, además pueden conocer gente nueva
  • Aceptarse como uno es y transitar seguros por la vida. La seguridad y el buen humor atraen buenas relaciones
  • Intentar ser felices en soledad, para luego poder ser plenos con alguien más
  • Perder el miedo a quedarse solos. El temor suele actuar como una barrera para que alguien más se acerque. Es real que no se puede agradar a todas las personas alrededor. Pero también es cierto, que no se puede desagradar a todos.