¿Por qué nos duele la espalda?

¿Sabes que, en ocasiones, el dolor de espalda puede estar reflejando problemas en otros órganos internos o incluso nuestras emociones? Si tu caso es el segundo, intenta solucionar tus problemas internos

Por desgracia, es muy habitual sufrir dolores de espalda. A veces en la zona lumbar, otras en la dorsal, especialmente entre el omóplato y la columna, o bien en las cervicales y los trapecios. Son molestias que empeoran o mejoran según nuestra rutina, y generalmente son difíciles de curar.

En este artículo te damos algunas respuestas para que encuentres la causa de tu dolor de espalda, así como algunos consejos para que lo puedas tratar naturalmente y mejorar así tu calidad de vida.

Descartar lesiones

Primeramente lo que tenemos que hacer siempre que sintamos un dolor durante varios días o semanas es acudir al médico especialista para que descarte cualquier tipo de lesión, especialmente si hemos sufrido una contusión. Esta es la primera causa que debemos tener en cuenta.

Si no hay ninguna lesión aparente o bien es un problema crónico que arrastramos desde hace tiempo, entonces pasaremos a tener en cuenta otras cuestiones como las que enumeramos a continuación, con el fin de encontrar la que explique nuestra situación.

La espalda y las emociones

Una de las causas que se relacionan con los problemas de espalda, a pesar de que muchas personas no creen en ella, es la de estar sometidos durante mucho tiempo a algún tipo de emoción negativa que ha ido causando una tensión continuada en una zona de la espalda y finalmente se ha vuelto crónica.

En este caso, cuanto más estrés o tensión emocional sufrimos, más nos duele la zona. Y no siempre lo padecen personas nerviosas, ya que en muchos casos sucede que la persona lo sufre por dentro sin demostrarlo, y precisamente por eso le duele.

Estas son las emociones que se relacionan con las diferentes partes de la espalda:

  • Romboides: rabia.
  • Trapecios: incapacidad y frustración.
  • Cervicales: exceso de responsabilidad.
  • Dorsales: miedo.
  • Lumbares: frustraciones.

Si queremos tratar los problemas de espalda y las emociones relacionadas deberemos tener en cuenta que tendremos que cambiar algo en nosotros mismos. Siempre podemos acudir a un terapeuta o tomar alguna suplementación natural que nos ayude.

La espalda y los órganos

Otra explicación que podemos dar a los problemas de espalda es que son el reflejo de una inflamación del órgano que hay cerca de ese músculo, que al estar inflamado estaría causando una presión excesiva sobre la zona.

Esta es la correspondencia de zonas y órganos:

  • Trapecio derecho y dorsal derecha: hígado y vesícula biliar.
  • Trapecio izquierdo y dorsal izquierda: pulmón y estómago.
  • Cervicales: corazón.
  • Lumbares: riñones (zona alta), intestino (zona media) y aparato reproductor (zona sacra).

Si otras cuestiones de salud nos confirman que efectivamente alguno de esos órganos puede estar debilitado (no tenemos por qué tener una enfermedad), entonces el tratamiento deberá tener en cuenta el equilibrio de este órgano.

masaje  marketing deluxe

Remedios naturales

Además de buscar la causa también podemos tratar directamente los dolores con estos remedios naturales:

  • Infusiones analgésicas y antiinflamatorias con cúrcuma, sauce o harpagofito.
  • Aplicación de calor local con la ayuda de una bolsa de agua caliente o esterilla eléctrica.
  • Aplicación de cataplasmas de arcilla o de jengibre.
  • Aplicación de cremas antiinflamatorias a base de árnica.
  • Suplementación personalizada con flores de Bach u homeopatía.

arnica giorgio

Terapias beneficiosas

Finalmente, una parte fundamental del tratamiento debe ser el trabajo externo y manual de la zona a manos de un profesional, de manera continuada hasta que mejoremos o puntualmente cuando tengamos dolores.

Recomendamos especialmente los masajes descontracturantes para relajar la zona, pero mejor todavía si podemos realizar un seguimiento con un buen osteópata o fisioterapeuta que nos ayude a entender los desequilibrios físicos que sufrimos, ya que a veces podemos mejorarlos notablemente cambiando algunos hábitos inconscientes.

También recomendamos la terapia con ventosas o cupping, ya que trabaja teniendo en cuenta la inflamación de los órganos cercanos, tal como hemos indicado anteriormente.

Finalmente, en los últimos años se ha puesto de moda la terapia del kinesiotape o vendaje neuromuscular, que usa unas cintas adhesivas elásticas de colores muy llamativos para que vayamos notando una gran mejoría de manera natural, con el mismo movimiento de nuestro cuerpo. Muchos deportistas están usando esta técnica, lo cual demuestra su gran efectividad en dolores y lesiones de todo tipo.

cupping winnie3

Imágenes por cortesía de  marketing deluxe, giorgio y winnie3

Te puede gustar