¿Por qué nos enfermamos?

Para conseguir un organismo fuerte y sano debemos llevar una dieta nutritiva y equilibrada que repercutirá en todos los niveles, así como evitar todo aquello que nos desequilibre, como el estrés

La pregunta de por qué nos enfermamos no es fácil de responder, ya que existen factores internos y externos que pueden atacar a nuestro organismo sin que nosotros podamos hacer nada para evitarlo.

Desde un punto de vista naturista, la causa de la enfermedad no está tanto en el exterior como en el interior. Si nuestro cuerpo está sano, tendrá la fuerza para combatir correctamente a los patógenos (virus, bacterias, hongos y parásitos), y estos no encontrarán en nuestro organismo las condiciones de vida idóneas.

¿Por qué nos enfermamos?

Las razones que hay detrás de una enfermedad pueden ser infinitas. Además, el cuerpo actúa como un todo, necesitamos un equilibro entre el cuerpo y la mente para gozar de buena salud.

En este artículo, nos centraremos en las causas principales de toda enfermedad: la alimentación, el intestino, el pH y los nutrientes.

La alimentación

La alimentación es fundamental. Somos lo que comemos, y los alimentos que elegimos nutren o envenenan nuestros órganos. Es importante consumir alimentos que nos ayuden a asimilar correctamente los nutrientes y a deshechar los que nos sobran.

En cambio, muchas veces enfermamos porque llevamos una dieta deficiente. Si consumimos comida basura, aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, renales e, incluso provoca fatiga y debilidad.

¿Cómo es una alimentación saludable?

No existe una alimentación universal. Según el clima, por ejemplo, necesitaremos alimentos más ricos en agua y azúcares para el calor o más ricos en grasas para el frío. Pero sí que existen unas indicaciones generales que nos ayudarán a alimentarnos correctamente:

  • Elegir productos de nuestra tierra y tomarlos de temporada
  • Intentar que sean ecológicos
  • No abusar de la proteína animal
  • No abusar de las grasas saturadas
  • Evitar los transgénicos
  • Sustituir las harinas refinadas por las integrales
  • Sustituir los aceites refinados por los de primera presión en frío
  • Consumir diariamente alimentos crudos y cocinados
azucar judy
Suprimir los azúcares, especialmente el azúcar blanco y todos los alimentos industriales que lo contengan

El intestino

El intestino nos ayuda a eliminar aquello que el cuerpo no necesita, pero también es el filtro por donde recibimos los nutrientes.

Por eso, es muy importante que funcione correctamente, ya que un intestino que no funciona bien, a la larga, es fuente de enfermedades. De hecho, las enfermedades degenerativas y crónicas se relacionan directamente con él, además de con el hígado.

¿Cómo tener un intestino sano?

  • Evitar el estreñimiento: con una alimentación como la que hemos comentado en el apartado interior. Si aún así lo sufrimos, deberemos beber más agua entre comidas, consumir frutas secas (ciruelas, dátiles, etc.) y tomar en ayunas semillas de lino puestas en remojo durante la noche.lino sean dreilinger
  • Evitar las diarreas: con alimentos astringentes como la manzana cruda pelada, el limón, el té verde o el carbón vegetal. Es muy importante que resolvamos la causa, que puede ser una intolerancia alimentaria (descartar primeramente la lactosa y el gluten).
  • Descartar que no tengamos parásitos intestinales: son mucho más habituales de lo que creemos, en niños y en adultos. La candidiasis es la más conocida. No es fácil deshacerse de ellos, ya que se alimentan precisamente de azúcares, refinados, etc., tan habituales en nuestra dieta. Por eso deberemos ser muy estrictos con la alimentación, tomar ajo crudo y semillas de calabaza diariamente.
  • En algunos casos también podemos recurrir a los enemas, un remedio antiguo y muy efectivo que hoy en día casi no se utiliza.

El pH

Una de las causas por la que nos enfermamos es el pH del organismo. El pH es el grado de acidez de nuestro cuerpo.

En general, la mala alimentación, los malos hábitos (café, alcohol, tabaco) y las emociones y estados negativos (estrés, ansiedad) nos acidifican, y un organismo ácido es el terreno ideal para que proliferen los patógenos. Es por esto que nuestros esfuerzos irán dirigidos a alcalinizarlo.

¿Cómo lo conseguimos?

Además de realizar ejercicio, respirar correctamente y evitar malos hábitos, lo más importante es que nos alimentemos correctamente. Asimismo, deberíamos aumentar el consumo de alimentos alcalinos como:

  • el limón (aunque es ácido, una vez lo ingerimos es un gran alcalinizador)
  • el ajo
  • los higos secos
  • las pasas
  • la estevia
  • la sandía
  • la papaya
  • el mango
  • el perejil
  • el brócoli
  • el aceite de oliva crudo

ajo lowjumpingfrog

Los nutrientes

Finalmente, es fundamental conocer si tenemos carencias nutricionales y que un especialista valore si debemos tomar algún suplemento natural.

Aunque solemos comer más de lo que necesitamos, los alimentos que escogemos suelen ser deficitarios. Por eso también será importante consumir superalimentos con alto valor nutricional. Ponemos algunos ejemplos:

  • Levadura de cerveza
  • Germen de trigo
  • Polen
  • Aceites vegetales de primera presión en frío (lino, germen de trigo, sésamo)
  • Espirulina
  • Semillas (lino, calabaza, sésamo, girasol…)

Siguiendo estos consejos no solo podremos prevenir algunas de las causas por las que enfermamos, sino que notaremos una gran mejora en nuestra calidad de vida.

Cuando un organismo está equilibrado, repercute a todos los niveles, e incluso el carácter y el ánimo de las personas siente sus beneficios.

Imágenes por cortesía de judy, seandreilinger y lowjumpingfrog

  • Carr, T., & Descheemaeker, K. (2008). Nutrition and Health. Nutrition and Health. https://doi.org/10.1002/9780470690611

  • Amine, E. K., Baba, N. H., Belhadj, M., Deurenberg-Yap, M., Djazayery, A., Forrestre, T., … Yach, D. (2003). Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. World Health Organization - Technical Report Series. https://doi.org/10.1016/j.jpsychires.2011.08.002

  • World Health Organization. (2016). WHO _ Cardiovascular diseases (CVDs). https://doi.org/10.1053/jpon.2001.26875