¿Por qué nos salen granos y cómo prevenirlos?

Elena Martínez Blasco · 30 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 17 noviembre, 2018
Los granos aparecen por descontroles en la actividad de las glándulas sebáceas. Esto, a su vez, puede estar causado por otros factores. ¡Te contamos cuáles son!

¿Te has preguntado por qué nos salen granos? Aunque es uno de los problemas estéticos más frecuentes, no hay una sola causa que lo desarrolle. De hecho, puede ocurrir por descontroles hormonales, estrés y muchos otros factores.

Los granos son pequeños abultamientos con aspecto rojizo que se producen cuando los poros de la piel se obstruyen. Si bien no suelen causar dolor, en ocasiones se infectan con bacterias y producen complicaciones que pueden dejar marcas en la piel.

Debido a esto, es importante identificar su causa y buscar un tratamiento para controlarlo. Por supuesto, la consulta con un profesional es el primer paso que debemos seguir ante cualquier complicación de la piel.

Teniendo en cuenta que muchas personas son susceptibles a desarrollarlo, a continuación queremos compartir algunas claves y remedios preventivos que pueden servir de complemento al tratamiento que te haya indicado el dermatólogo. ¡Toma nota!

¿Por qué nos salen granos?

por qué nos salen granos

No siempre es posible determinar con precisión por qué nos salen granos; sin embargo, suelen ser el resultado de varios factores internos y externos, según indican sitios especializados. Su causa principal es una alteración de las glándulas sebáceas, lo cual conduce a una producción excesiva de sebo.

Esto, sumado a la acumulación de células muertas, va generando una obstrucción en los poros que se manifiesta con pequeños comedones. Es más frecuente en la etapa de la adolescencia, ya que los continuos cambios hormonales pueden detonarlo.

No obstante, se puede dar casi a cualquier edad como consecuencia de los malos hábitos alimenticios, la exposición continua al estrés y el consumo de ciertos medicamentos. Otras posibles causas que se detallan en el sitio mencionado son:

  • El consumo de alimentos como la leche descremada y otros ricos en hidratos de carbono.
  • Antecedentes familiares: la genética también tiene importancia en la aparición de granos.
  • Fricción excesiva causada por elementos como los celulares, cascos o cuellos de tela.
  • Contacto con sustancias grasosas.

Por el contrario, el mismo sitio —Mayo Clinic— se encarga de desmentir ciertos mitos que han existido con respecto a la aparición de los granos en la piel. De este modo, se aclara que ni los alimentos demasiado grasos, ni la falta de higiene o el uso de cosméticos empeoran este problema cutáneo.

Cómo ayudar a prevenir la aparición de granos

Después de conocer por qué nos salen los granos, llega la hora de saber qué medidas tomar para intentar prevenirlos. Aunque no siempre es posible evitarlos, incluir algunos cuidados en la rutina de belleza minimiza su aparición. ¡Ponlo en práctica!

Cuidado al limpiar tu rostro

Como mencionamos, históricamente se creyó que un exceso de suciedad en la piel favorecía la aparición de granos. Sin embargo, el sitio citado ratifica que, de hecho, el uso de jabones ásperos, productos químicos alergenos o hasta frotar con demasiada fuerza tienen más consecuencias para su aparición.

La enciclopedia Medline recomienda utilizar un jabón que no cause resequedad para una limpieza suave. Pueden servir también los productos con ácido salicílico o benzoyl para lavar la cara una o dos veces al día.

Usa cosméticos naturales

Tal y como se explicó previamente, algunos componentes químicos de los cosméticos convencionales son agresivos para la dermis. De hecho, sus partículas se quedan adheridas de la piel y producen alergias y granos, como se alerta por ejemplo para aquellos que contienen silicona. Por lo tanto, para un cutis más suave y sano, opta por emplear productos naturales.

Consejo:

  • Elige productos con propiedades astringentes y libres de aceites. Estas características permiten regular la producción excesiva de grasa para obtener mejores resultados.

Lava tus manos constantemente

Uno de los errores que pueden influir en la aparición de granos de acné es tocar el rostro con las manos sucias. Si bien puede parecer inofensivo, las manos transfieren bacterias que empeoran este problema.

Por ese motivo, instituciones médicas especializadas recomiendan no hacer contacto con los granos. Desde luego, una buena higiene de las manos también es fundamental.

Consejo:

  • Lava tus manos varias veces al día y procura evitar tocar el rostro. Asimismo, refuerza la higiene del cabello, ya que contiene grasa y bacterias que también pueden causar granos.

Evita dormir con maquillaje

Dormir con maquillaje tiene varias consecuencias negativas sobre la salud cutánea. No solo es un motivo de la aparición de granos, sino que pueden causar diversos efectos adversos sobre la piel y el organismo en general, debido a la gran cantidad de compuestos químicos que suelen contener.

Consejo:

  • Utiliza un producto adecuado para desmaquillarte cada noche antes de dormir. Una buena opción es emplear aceite de almendras o de oliva, aunque los efectos de esta última no están lo suficientemente probados y hasta se ha caracterizado su uso como ‘probablemente seguro’ según fuentes especializadas.

Utiliza protector solar

Aunque la exposición al sol no es precisamente una causa de granos, sí puede empeorar el problema. Los rayos UV debilitan las células de la piel y aumentan la susceptibilidad a cicatrices y manchas.

Consejo:

  • Utiliza un protector solar con filtro alto. Recuerda que debes usarlo hasta en los días nublados para mantener su efecto.

Ya sabes por qué nos salen granos y cómo puedes cuidarte para prevenirlos. Adicionalmente, recuerda que es conveniente consultar con un dermatólogo que te indique qué productos exfoliantes y tónicos puedes utilizar. Estos complementos neutralizan el pH cutáneo y ayudan a minimizar la acumulación de sebo.

 

  • Revuz, J. (2010). Diet and acne. Annales de Dermatologie et de Venereologie. https://doi.org/10.1016/S0151-9638(10)70048-X
  • Williams, H. C., Dellavalle, R. P., & Garner, S. (2012). Acne vulgaris. In The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(11)60321-8
  • Bhate, K., & Williams, H. C. (2013). Epidemiology of acne vulgaris. British Journal of Dermatology. https://doi.org/10.1111/bjd.12149