¿Por qué nuestra piel es seca, mixta o grasa?

Nuestro organismo no asimila determinadas grasas porque las considera antinaturales y las expulsa a través de los poros de la piel, en forma de piel grasa, con granos, forúnculos, espinillas, puntos negros, etc.

Algunas personas tienen una piel normal, pero la gran mayoría tienen una piel especial con alguna característica concreta, con tendencia a estar demasiado seca o demasiado grasa, o algunas personas incluso tienen una combinación de ambas, con la zona T (frente, nariz y mentón) grasa y las mejillas secas.

En este artículo te explicamos por qué suceden estos desequilibrios y de qué maneras naturales podemos tratarlos para equilibrar naturalmente la salud de nuestra piel.

La piel seca

La piel seca es un síntoma claro de que a nuestro organismo le están faltando algunos nutrientes, y por ello deberemos tratarla tanto a nivel interior, con la alimentación y algunos suplementos, como exteriormente, hidratándola y nutriéndola con profundidad.

Desde dentro deberemos incluir en nuestra dieta alimentos ricos en grasas saludables, que son las que aportan brillo, elasticidad e hidratación a nuestra piel, evitando que se reseque y envejezca. Son los siguientes:

  • Aceites vegetales de primera calidad: de oliva, coco, sésamo, lino, onagra, germen de trigo, etc.
  • Frutos secos como las nueces de macadamia, las avellanas o las almendras, que también los podemos tomar a modo de bebida vegetal
  • Pescado azul
  • Huevo, ya que la yema contiene grasas saludables. Pero los consumiremos preferiblemente ecológicos
  • Aguacate, una excelente fruta con un alto contenido en grasas buenas
  • Semillas de chía, lino y sésamo, crudas y molidas, para añadir a las comidas o a jugos

huevo cobalt123

También es fundamental beber agua, jugos naturales e infusiones fuera de las comidas, para que a nuestro organismo no le falte agua. A medida que envejecemos cada vez tenemos menos agua, lo cual repercute en nuestra piel y órganos. Por ello nos aseguraremos de beber por lo menos 8 vasos de agua, dos de ellos en ayunas.

Externamente hidrataremos nuestra piel con productos naturales, a ser posible ecológicos, o bien con aceites vegetales. Éstos son los más nutritivos que podemos encontrar:

  • Manteca de karité
  • Argán
  • Rosa mosqueta
  • Almendra
  • Oliva

Finalmente, la piel seca requiere al menos una vez a la semana que nos apliquemos una mascarilla para nutrir más en profundidad. Podemos probar o alternar estas combinaciones:

Cutis WildBeauty

La piel grasa

En el caso de la piel grasa, además de incorporar alimentos saludables como los que hemos citado en el caso de la piel seca, especialmente deberemos evitar o limitar el consumo de grasas perjudiciales, que son las que el organismo no puede asimilar porque las considera antinaturales, y por ello las expulsa a través de los poros de la piel, en forma de piel grasa, con granos, forúnculos, espinillas, puntos negros, etc.

Estos alimentos que deberemos evitar son los siguientes:

  • Carne roja
  • Embutidos
  • Quesos grasos
  • Bollería industrial
  • Dulces
  • Comida basura

Por otro lado, intentaremos beber diariamente, además de los 8 vasos de agua, jugos naturales de manzana y zanahoria, que son un alimento medicinal para nuestra piel y nuestra salud en general. A estos jugos les podemos añadir también una cucharada de levadura de cerveza en polvo.

jugo zanahoria Food Thinkers

Externamente deberemos dar prioridad a la limpieza de la piel, siempre con productos naturales, ya que los convencionales son demasiado agresivos y a la larga pueden causar precisamente una piel demasiado seca, como efecto rebote. Por ello usaremos ingredientes naturales o bien alimentos como:

  • Piel del pepino
  • Aguas florales (de rosa, hamamelis, azahar)
  • También podemos hacer un preparado casero con una parte de vinagre de manzana ecológico y tres partes de agua natural.

Después de la limpieza igualmente deberemos hidratar nuestra piel, pero con productos poco grasos, como el aceite de coco o el aloe vera.

Finalmente, para potenciar la limpieza en profundidad de nuestra piel aplicaremos al menos una vez a la semana una mascarilla de arcilla, que no sólo limpia las toxinas y el exceso de grasa sino que también le aporta minerales.

La piel mixta

En el caso de la piel mixta seguiremos las indicaciones anteriores e iremos probando los productos que mejor convengan a nuestra piel, según si está más seca o más grasa, combinando incluso más de un producto en nuestro rostro, por zonas.

Recomendamos especialmente hidratar la piel con:

  • Aceite de coco
  • Aceite de jojoba

En cuanto a las mascarillas, realizaremos una semana una mascarilla hidratante (ver La piel seca) y otra semana una mascarilla purificante (ver La piel grasa), pero combinando la arcilla con yogur en vez de con agua para que no reseque la piel en exceso.
Imágenes por cortesía de cobalt123, wildbeauty y Food Thinkers