¿Por qué ocurren los dolores menstruales?

18 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
Los dolores menstruales son una preocupación de muchas mujeres que los sufren mensualmente cuando tienen su período. Hay diferentes causas que los explican y también varios tratamientos para afrontarlos.

Así como hay mujeres que atraviesan su ciclo menstrual sin dolores, también hay otras que sufren dolores menstruales regularmente. En algunos casos, este padecimiento puede afectar la calidad de vida de manera significativa. 

La menstruación es el sangrado vaginal que presentan las mujeres cada mes en su edad fértil. Es una parte normal del ciclo menstrual que, en condiciones normales, se completa cada veintiocho días.

Durante la menstruación lo que aparece como sangrado es el endometrio uterino. Esta capa de tejido se forma y se desprende cíclicamente dentro del útero de la mujer. Las hormonas intervienen de forma activa para regular el proceso mensual.

Cuando hay dolor en la menstruación el término clínico que lo describe es dismenorrea. La presentación habitual es en forma de cólicos, es decir, dolores intermitentes que aparecen y desaparecen rítmicamente. Las mujeres refieren los dolores menstruales a la zona baja del abdomen.

La dismenorrea es bastante frecuente. Se estima que alrededor del 10 % de las mujeres tiene dolor moderado asociado a su ciclo menstrual. Se considera dolor moderado a aquel que interrumpe actividades de la vida cotidiana.

La hipótesis principal sobre los dolores menstruales es que se generan por una cantidad excesiva de prostaglandinas. Estas sustancias aparecen en abundancia cuando el endometrio se va a desprender. La función que tienen es la de desinflamar la zona pélvica y facilitar la contracción del útero.

Tipos de dismenorrea

La dismenorrea tiene dos formas: primaria y secundaria. De acuerdo a la causa de los dolores menstruales es que se puede hablar de una u otra forma.

En la dismenorrea primaria no hay otra enfermedad que explique los dolores. En general, es un dolor que comienza los días previos a la menstruación y se prolonga por el tiempo que dura el sangrado. Esta mejora con la edad y también luego de los embarazos, aunque no siempre es así.

Se supone que la explicación de la dismenorrea primaria la dan las prostaglandinas. Como ya explicamos, aunque naturales, si se presentan en exceso son capaces de generar dolor.

Por otro lado, tenemos la dismenorrea secundaria. Estos casos son originados por otras enfermedades que afectan el aparato reproductor femenino. Quiere decir que otra patología tiene como uno de sus síntomas los dolores menstruales.

Las dos causas más frecuentes de dismenorrea secundaria son la endometriosis y los fibromas del útero. La primera es más difícil de tratar y de diagnosticar, mientras que los fibromas pueden abordarse clínica o quirúrgicamente.

Mujer con dolores menstruales
Los dolores menstruales se distinguen con el término dismenorrea. Según su causa, puede ser primaria o secundaria.

Sigue leyendo: Coágulos sanguíneos durante la menstruación

Síntomas asociados a los dolores menstruales

Los dolores menstruales clásicos son en forma de cólicos, intermitentes, comenzando dos días antes de la menstruación. La localización habitual es la parte baja del abdomen, pero puede irradiarse a la espalda.

Junto con el dolor algunas mujeres también presentan:

  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea o cambios en el ritmo defecatorio
  • Cefalea
  • Mareos y vértigos

Situaciones particulares

La dismenorrea se vincula a situaciones particulares que puede atravesar la mujer. No es un dolor desconectado de la realidad y la vida cotidiana. Al presentarse cíclica y mensualmente responde a determinados estímulos.

Los estudios han reconocido que el estrés es uno de los gatillos de los dolores menstruales. En situaciones estresantes, o momentos de tensión, se hacen más evidentes y hasta más intensos.

También el hábito de fumar está relacionado. Las mujeres tabaquistas experimentan más dolores menstruales y de mayor severidad. Si el hábito persiste puede estimular más el dolor.

Al contrario, la práctica de deporte es un alivio para los dolores menstruales. Se sospecha que el ejercicio mejora la circulación en la región pélvica, mejorando del mismo modo la sensación de dolor.

Tampoco se puede descartar el hecho de que el deporte libera tensiones y disminuye el estrés, lo que eliminaría uno de los factores de riesgo.

Mujer con demasiado estrés
La exposición constante al estrés está relacionada con los dolores menstruales. Se sugiere que mucho estrés hace más severo el problema.

Descubre más: Hipermenorrea: en qué consiste

Tratamientos para los dolores menstruales

Existen una serie de medicamentos disponibles para el tratamiento de los dolores menstruales cuando estos se originan en una dismenorrea primaria. Para la dismenorrea secundaria se deben tratar las causas de fondo, como la endometriosis o los fibromas.

Entre los fármacos que se indican están:

  • Anticonceptivos: las pastillas anticonceptivas regulan el ciclo menstrual y calman el dolor que puede originarse. Al disminuir la producción de prostaglandinas, reducen el efecto de estas. Muchas mujeres no padecen el cuadro porque utilizan las pastillas como método de anticoncepción, pero se ven favorecidas por este efecto secundario.
  • Antiinflamatorios: los AINEs –antiinflamatorios no esteroideos- son la elección para calmar el dolor asociado a menstruación en momentos puntuales.
  • Suplementos vitamínicos: la ciencia no ha logrado demostrar con total claridad el efecto beneficioso de los suplementos vitamínicos en este caso. Estudios aislados probaron que el magnesio y el zinc podrían beneficiar a las mujeres. Del mismo modo, se ha estudiado a la vitamina B como posible adyuvante para el tratamiento.

Si eres una mujer que padece dolores menstruales es fundamental la consulta médica. Se te realizarán los estudios complementarios necesarios para encontrar la causa y luego se instaurará un tratamiento.

Lograr la reducción del estrés e incorporar prácticas deportivas es uno de los pilares del abordaje. Aunque se trata de un síntoma molesto es posible abordarlo para controlarlo.

  • Davis, Sumari. "Menstrual pain–when to eliminate and when to investigate." SA Pharmacist's Assistant 18.1 (2018): 13-14.
  • Jiménez, MJ Rodríguez, and N. Curell Aguilá. "El ciclo menstrual y sus alteraciones." Pediatria integral 21 (2017): 304-311.
  • Domínguez, A. Rivera, et al. "Dolor pélvico de origen ginecológico como patología urgente." Radiología 59.2 (2017): 115-127.