¿Por qué perjudicial aguantar las ganas de orinar? - Mejor con Salud

¿Por qué perjudicial aguantar las ganas de orinar?

Al orinar expulsamos todo tipo de desechos y sustancias tóxicas que, de no depurarse, pueden llegar a intoxicar nuestro organismo y tener consecuencias para con nuestra salud

El deseo de ir al baño es una necesidad biológica que todos los seres humanos tenemos cuando el cuerpo está listo para eliminar los desechos.

En el caso de la orina, se produce una señal cuando la vejiga ya está llena y necesita vaciarse. De hecho, es justo este órgano el encargado de almacenar el líquido que envían los riñones para su posterior expulsión a través de la uretra.

Por la incomodidad de usar un baño ajeno, por no interrumpir una reunión o porque simplemente no hay un baño cerca, muchas personas prefieren aguantar las ganas de orinar hasta tres y cuatro horas seguidas esperando encontrar el momento más oportuno para hacerlo.

Sin embargo, lo que la mayoría no saben es que el hábito de retenerla tanto tiempo conlleva a graves efectos secundarios que se pueden manifestar de inmediato o tiempo después. ¡Conócelos!

Ensanchamiento de la vejiga

Ensanchamiento de la vejiga

La vejiga tiene una capacidad de almacenamiento que ronda entre 150 y 220 ml de orina, dependiendo de la persona.

Teniendo en cuenta que un vaso de agua aporta más o menos 200 o 250 ml de líquido, sumado al que aportan otros alimentos, la vejiga tiene que trabajar todo el día para poder vaciarse a tiempo.

El problema es que al no responder al deseo de orinar, los líquidos sobrecargan este órgano y dilatan sus paredes para poder almacenarse.

¿El resultado? La vejiga comienza a ensancharse y a mediano y largo plazo puede acarrear otras consecuencias graves para la salud.

Lee también: Causas del ardor al orinar en las mujeres

Infecciones recurrentes

A través de la orina se eliminan sustancias ácidas y amoníacos que, al retenerse, pueden poco a poco generar daños en las paredes del tracto urinario y de la vejiga.

Este debilitamiento aumenta el riesgo de padecer diversos tipos de infecciones, debido a la facilidad que tienen los microorganismos para entrar y proliferarse en el sistema.

Además, también se debe considerar que a través de la micción se da el proceso de eliminación de las bacterias que llegan a la vejiga y la uretra, por lo que retener les da más tiempo de desarrollarse.

En este sentido, la cistitis se convierte en una de sus consecuencias más habituales, en especial en la población femenina. Esta infección es el resultado de la inflamación de las paredes de la vejiga y el ataque bacteriano.

Cálculos renales

Cálculos renales

Los cálculos renales se pueden desarrollar por múltiples causas. Una de ellas es el simple hecho de contener la orina, debido a las sustancias que se van cristalizando en el riñón por no ser eliminadas a tiempo.

Mediante la micción se logra un equilibrio de los minerales del cuerpo, lo que ayuda a mantener buenas energías y excelente función renal.

Al contener el líquido por mucho tiempo, los riñones empiezan a formar pequeñas piedras con el calcio, el fosfato, el amonio y el magnesio, los cuales se van acumulando hasta formar los famosos cálculos renales.

Para evitar esta reacción lo mejor es incrementar el consumo de agua y atender a tiempo el deseo que tiene el cuerpo cuando la vejiga llega a su máxima capacidad.

Visita este artículo: Los 8 mejores remedios para disolver los cálculos renales

Reflujo vesicoureteral

Debemos tener mucho cuidado con esta condición, ya que puede derivar otras consecuencias más graves en la salud.

El reflujo vesicoureteral se produce debido a una infección o por la presión en el uréter causada por otro órgano, lo cual hace que la orina retroceda de forma anormal desde la vejiga hacía los riñones.

El resultado son infecciones más graves, cicatrices en el tracto urinario e incluso daños hepáticos cuando no se le brinda un tratamiento adecuado.

Escalofríos y dolores pélvicos

Escalofríos y dolores pélvicos

La retención de la orina también implica una acumulación de líquidos y toxinas en la vejiga, lo cual deriva una molesta sensación de escalofríos y, más tarde, un dolor pélvico de diferente intensidad.

El vientre se podrá notar más hinchado y es probable que se presenten otros síntomas como el cansancio o el aturdimiento.

Así pues, aunque parezca inofensivo aguantar algunas horas las ganas de ir al baño, lo cierto es que implica graves consecuencias que siempre se deben considerar.

Es relevante aprender a atender a tiempo las señales que nos envía el cuerpo para evitar alteraciones peligrosas en la salud.