Por qué plantear el segundo embarazo

Los hijos son la alegría del hogar y por eso son muchas las parejas que, después de un primer retoño, se plantean tener un segundo hijo.

El anuncio de la llegada del segundo hijo nos llena de alegría. Sin embargo, si no estamos preparado para esto, a pesar de la experiencia que ya tenemos del primero, es normal que aún surjan nuevas interrogantes.

Es importante recordar que cada embarazo es particular. Por lo tanto, no hay forma de pronosticar cómo transcurrirá esos nueves meses del segundo hijo que esperas. Sin embargo, algunas cosas serán igual al primer embarazo y otras cambiarán.

En el segundo embarazo, la madre ya tiene la experiencia del primero, por lo tanto, está mejor preparada. Al saber los cambios físicos que le esperan durante el proceso y desarrollo del embarazo puede planificar con tranquilidad la llegada del segundo hijo, aunque surjan nuevos contratiempos.

Plantear el segundo embarazo

mujer embarazada sobre la cama

Plantear el segundo embarazo dependerá de diferentes factores. Por tanto, la familia debe adaptarse a una nueva realidad, donde cambia su estilo de vida. Puesto que cada familia tiene sus propios patrones y culturas, a continuación, mencionamos algunos aspectos que se deben considerar para plantearse un segundo embarazo.

Intervalo de tiempo entre cada hijo

Algunas parejas, al plantear el segundo embarazo, lo hacen cuando el primero hijo tiene aproximadamente 3 o 4 años. Ya los padres se sienten preparados para darle un hermano a su primogénito. Por lo cual, comienzan los cambios en la casa para adaptarlo a las necesidades del nuevo miembro.

Sin embargo, algunos padres prefieren no esperar tanto, sino pocos meses. Consideran que así la relación entre ambos niños será mucho más estrecha. Y, por otro lado, los padres tendrán una ventaja a la hora de complacer los gustos de ambos, debido a que no se llevan mucha diferencia de edad.

Edad de los padres

Otro aspecto que entra dentro de la planificación del segundo hijo es la edad de los padres, específicamente la de la mujer, ya que el sistema biológico cambia con el transcurrir de los años. Si es menor de 30 años y no presenta problemas de fertilidad puede esperar más tiempo.

En caso contrario, es importante evaluar si la mujer tiene 38 años o más, porque se puede convertir en embarazo de alto riesgo. Además, podría suceder que disminuya gradualmente la fertilidad.

Lee este artículo: 8 claves que te ayudarán a ser mamá después de los 40

Aspecto económico

Evaluar la situación económica antes de iniciar la búsqueda también influye. No podemos pasar por alto que la llegada de un niño genera gastos. Sin embargo, el segundo hijo hereda lo que deja el primogénito, como son los muebles, la ropa o los juguetes, entre otros.

Además, si su alimentación es la lactancia materna exclusiva, tendrás una holgura económica sustancial. En cuanto a la salud, hay que asesorarse con los planes de salud que ofrece el estado para los menores. No obstante, que este aspecto no sea motivo que impida plantearte un segundo hijo, porque muchas veces el primer embarazo es doble. Y lo económico fácilmente se resuelve.

Preparar al hijo mayor

Es conveniente esperar a que el embarazo supere el tercer mes para transmitir la noticia. Por otra parte, el momento preciso para informar al hermano mayor de la llegada del nuevo miembro a la familia va a depender de la edad de tu hijo.

Si es un niño menor de 4 años, la noticia de la llegada de un hermano va a ser de mucha felicidad. Sin embargo, cuando son mayores de 5, debes ser muy cuidadosa al momento de transmitir la noticia. Porque al principio es de mucha satisfacción, pero cuando se dan cuenta de que ya no son el centro de atención se presentan los celos.

En muchos casos se recomienda consultar a un especialista porque lo niños pequeños no saben transmitir verbalmente sus emociones. Esto trae como consecuencia un cambio de conducta, por rechazo a su hermano, ya que él considera que le robará el cariño de sus padres.

Descubre: Cómo evitar los celos y la rivalidad entre hermanos

Conclusiones

Los hijos son el producto fruto del amor de toda relación. Además, su inocencia los hace portadores de alegrías en el hogar. Por otro lado, son el motor que te impulsa a los padres mejorar en todos los aspectos para brindarle a sus hijos una vida saludable.

Por eso, muchas parejas añoran tener más de dos hijos. Sin embargo, existen factores externos, como es el aspecto económico, que no permiten que las familias sean numerosas. No obstante, que esto no detenga tu ilusión de tener un segundo hijo. Los niños son una bendición y nada les faltará.

Es fundamental, que ambos padres deben estar de acuerdo al plantear el segundo embarazo. Esta decisión no debe ser tomada arbitrariamente por uno de los miembros. No olvides que en él se verá reflejado el amor de los progenitores.