¿Por qué son preferibles las grasas saturadas?

Thady Carabaño 10 febrero, 2018
Descubre a continuación por qué son preferibles las grasas saturadas y cómo puedes aprovecharlas en tu dieta para gozar de una buena salud.

¿Alguna vez has dudado acerca de las propiedades de las grasas saturadas? Seguramente sí. Esto se debe a que existen muchos mitos alrededor de ellas. 

Las grasas son nutrientes que aportan la energía que necesita nuestro cuerpo. Los efectos dañinos de las grasas trans han dado “mala fama” a la grasa, aun cuando hay unas muy saludables.

Las grasas es el mejor combustible que puede usar el cuerpo humano para su funcionamiento.

A partir de la década de los años 50 hubo un proceso de “demonización” de las grasas saturadas en el mundo occidental. Se impuso la tesis de bajar el consumo de grasas saturadas.

Por décadas se popularizó el mito de que el consumo de grasas saturadas era perjudicial para el corazón. Según esta hipótesis, las grasas aumentaban el colesterol LDL en la sangre.

El mundo de la publicidad se aprovechó de esto y vendió unas bondades en los productos fabricados con grasas trans, que realmente no existían.

Hoy los estudios revelan que un alto consumo de grasas saturadas es fundamental para tener un corazón sano. Grupos humanos como los masaai en Kenia o los esquimales en el Ártico, entre otros, son pruebas vivientes.

Sus dietas se basan en el consumo de un 66% a un 75% de grasas saturadas de origen animal. Por consiguiente, los índices de mortalidad por enfermedades cardiovasculares son muy bajos.

Cabe preguntarse entonces: ¿por qué en el mundo occidental, donde hay un alto consumo de carnes rojas, son tan altos los índices de enfermedades cardiovasculares?

La respuesta: ese consumo de carnes rojas está asociado a un alto consumo de azúcares refinados y de grasas trans. Una bomba para la salud en general.

Las grasas saturadas

Grasas-insaturadas

Según diversos estudios, las grasas saturadas se encuentran en diversos alimentos. Tanto de origen animal como vegetal. Y no solo proporcionan 9 kilocalorías por gramo, el doble de calorías que aportan 1g de carbohidratos o de proteínas.

Además brindan los radicales libres que son menos dañinos que los que se producen cuando se usan los carbohidratos como fuente energética .

Lee también: 4 recetas dulces caseras con pocas calorías

Beneficios que aportan las grasas saturadas

  • Proporcionan componentes básicos para las membranas celulares y las hormonas.
  • Ayudan a la absorción de minerales, tales como calcio.
  • Son portadoras de importantes vitaminas (A, D, E y K) que son solubles en grasa.
  • Transforman el caroteno que proviene de los alimentos, en la vitamina A que requiere el organismo.
  • Ayudan a disminuir los niveles de colesterol LDL (el que se llama “malo”).
  • Actúan como agentes antivirales.
  • Proveen un óptimo combustible “limpio” para el cerebro y las mitocondrias, ya que no genera los radicales libres de los azúcares.
  • Proporcionan sensación de saciedad. Ideal para cuando queremos bajar de peso.
  • Modulan la regulación genética y ayudan a prevenir el cáncer.

¿Qué alimentos contienen grasas saturadas?

Cuántos huevos debo consumir

  • Huevos.
  • Aguacate.
  • Cacao crudo.
  • Aceite de coco.
  • Carne de animales.
  • Aceitunas y aceite de oliva.
  • Pescados azules (sardina, atún, salmón).
  • Lácteos enteros (leche, mantequilla, ghee, nata).
  • Frutos secos (almendras, nueces, ajonjolí o sésamo).

Visita este artículo: 5 recetas con aguacate deliciosas, nutritivas y fáciles

¿Cuál es la mejor fuente de grasas saturadas?

  • Lo ideal es consumir carnes o lácteos de animales criados con pasto, en vez de animales encerrados y engordados con hormonas. Lo misma aplica para los huevos.
  • Es preferible cocinar la carne o el pescado en el hogar a consumir un producto altamente procesado como salchichas, embutidos o enlatados.

Las grasas trans

Las grasas trans

Las grasas trans son un producto industrial que se obtiene al agregar una molécula extra de hidrógeno a los aceites vegetales, por eso también se les conoce como grasas o aceites hidrogenados.

La industria alimenticia generó este producto para endurecer los aceites vegetales y crear productos como la margarina o la grasa vegetal endurecida. Estas grasas trans se han utilizado por décadas en productos empaquetados, como galletas o frituras, para garantizar su durabilidad.

¿Por qué son tan dañinas las grasas trans?

  • Aumentan la inflamación de los tejidos, que es la base de la gran mayoría de las enfermedades crónicas: diabetes, artritis y síndromes metabólicos.
  • Incrementan las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares o accidentes cerebrovasculares.
  • Aumentan los índices de colesterol “malo”, el LDL.
  • Están asociadas al incremento de enfermedades como el Alzheimer.

¿Qué se debe hacer?

  • Reduce o eliminar el consumo de alimentos procesados.
  • Evita comer frituras y azúcares refinados.
  • Aunque la etiqueta diga que no tiene grasas trans, no hay que confiarse. La industria alimenticia usa aceites vegetales hidrogenados que son tan o más peligrosos que las grasas trans.
  • Evita el uso de aceites vegetales hidrogenados (canola, soya) en la cocción. Estos liberan subproductos tóxicos al calentarse y se fabrican con granos genéticamente modificados.
  • Incluye en tu dieta más grasas saturadas y si son orgánicas, mucho mejor.
Te puede gustar