¿Por qué son preferibles las grasas saturadas?

Thady Carabaño · 13 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 13 diciembre, 2018
Descubre a continuación por qué son preferibles las grasas saturadas y cómo puedes aprovecharlas en tu dieta para gozar de una buena salud.

¿Alguna vez has dudado acerca de las propiedades de las grasas saturadas? Seguramente sí. Esto se debe a que existen muchos mitos sobre ellas. 

Las grasas son una fuente de energía importante para nuestro cuerpo. Sin embargo, se recomienda consumirlas con moderación, así como tener en cuenta que no todos los tipos de grasas son saludables para nuestro organismo.

Las grasas consideradas saludables son las monoinsaturadas y las poliinsaturadas. Por otro lado, las grasas «malas» serían las trans y las saturadas. Estas últimas plantean una amenaza para el corazón y vasos sanguíneos porque incrementan la producción de colesterol del cuerpo. 

Sin embargo, los últimos estudios realizados revelan que las grasas saturadas podrían no ser tan perjudiciales para nuestra salud.

¿Son perjudiciales las grasas saturadas?

A partir de la década de los años 50, se impuso la tesis de bajar el consumo de grasas saturadas para evitar enfermedades cardiovasculares.

Por lo tanto, durante décadas se popularizó el mito de que el consumo de grasas saturadas era perjudicial para el corazón. Según esta hipótesis, las grasas aumentaban el colesterol LDL en la sangre.

Sin embargo, ahora nuevos estudios revelan que, a la hora de mejorar nuestra salud cardiovascular, lejos de reducir la ingesta de grasas, se debe acentuar la importancia de realizar cambios en nuestro estilo de vida.

El estudio, llevado a cabo en 18 países y en más de 135.000 personas, ha causado un gran revuelo, ya que asegura que el consumo de carbohidratos refinados se relaciona con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, mientras que el consumo de grasas saturadas tuvo una asociación inversa.

Varios expertos han salido ha defendar las teorías iniciales. No obstante, coinciden en que el equilibrio es la clave de una buena dieta, combinada con actividad física y niveles bajos de estrés.

Según el estudio, los alimentos que se asocian a un menor riesgo de mortalidad son: verduras, frutas, legumbres, nueces, pescado, lácteos y carne roja no procesada.

Sin embargo, las necesidades nutricionales dependen en parte de la edad y actividad de cada persona.

Por otro lado, un alto consumo de azúcares refinados y de grasas trans es una bomba para la salud en general.

Las grasas saturadas

Grasas insaturadas

Las grasas saturadas se encuentran en diversos alimentos, tanto de origen animal como vegetal.

Se recomienda consumir las grasas saturadas procedentes animales salvajes, libres de hormonas y antibióticos, como huevos enteros, salmón, pechugas y muslos, carne de ternera alimentada con pasto.

Asimismo, las grasas deberían suponer entre el 20 y el 25 % de las calorías ingeridas.

Lee también: ¿Cuál es la cantidad recomendada de grasas durante la dieta?

Beneficios que aportan las grasas

  • Representan una fuente de energía importante para el organismo.
  • Proporcionan componentes básicos para las membranas celulares y las hormonas.
  • Facilitan la absorción de vitaminas liposolubles (A, D, E y K).
  • Los ácidos grasos esenciales son necesarios para el desarrollo del cerebro.
  • Ayudan a aislar al cuerpo para mantenerlo caliente.

¿Qué alimentos contienen grasas saturadas?

Cuántos huevos debo consumir

  • Huevos
  • Chocolate
  • Aceite de coco
  • Carne de animales
  • Pescados azules
  • Lácteos y derivados

Visita este artículo: Cuáles son las 10 mejores grasas que no pueden faltar en tu alimentación

¿Cuál es la mejor fuente de grasas saturadas?

  • Lo ideal es consumir carnes o lácteos de animales criados con pasto, en vez de animales encerrados y engordados con hormonas. Lo mismo se aplica para los huevos.
  • Es preferible cocinar la carne o el pescado en el hogar a consumir un producto altamente procesado como salchichas, embutidos o enlatados.

Las grasas trans

Las grasas trans

Las grasas trans son un producto industrial que se obtiene al agregar una molécula extra de hidrógeno a los aceites vegetales, por eso también se les conoce como grasas o aceites hidrogenados.

La industria alimenticia generó este producto para endurecer los aceites vegetales y crear productos como la margarina o la grasa vegetal endurecida.

Estas grasas trans se han utilizado durante décadas en productos empaquetados, como galletas o frituras, para garantizar su durabilidad.

¿Por qué son tan dañinas las grasas trans?

  • Aumentan la inflamación de los tejidos, que es la base de la gran mayoría de las enfermedades crónicas: diabetes, artritis y síndromes metabólicos.
  • Incrementan las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares o accidentes cerebrovasculares.
  • Aumentan los índices de colesterol “malo”, el LDL.
  • Están asociadas al incremento de enfermedades como el Alzheimer.

¿Qué se debe hacer?

  • Reduce o elimina el consumo de alimentos procesados.
  • Evita comer frituras y azúcares refinados.
  • Aunque la etiqueta diga que no tiene grasas trans, no hay que confiarse. La industria alimenticia usa aceites vegetales hidrogenados que son tan o más peligrosos que las grasas trans.
  • Evita el uso de aceites vegetales hidrogenados (canola, soya) en la cocción. Estos liberan subproductos tóxicos al calentarse y se fabrican con granos genéticamente modificados.
  • Incluye en tu dieta más grasas saludables y si son orgánicas, mucho mejor.
  • Cabezas-Zábala, C. C., Hernández-Torres, B. C., & Vargas-Zarate, M. (2016). Aceites y grasas: efectos en la salud y regulación mundial. Revista de La Facultad de Medicina. https://doi.org/10.15446/revfacmed.v64n4.53684

  • Iqbal, M. P. (2014). Trans fatty acids – A risk factor for cardiovascular disease. Pakistan Journal of Medical Sciences. https://doi.org/10.12669/pjms.301.4525

  • Dehghan, M., Mente, A., Zhang, X., Swaminathan, S., Li, W., Mohan, V., … Mapanga, R. (2017). Associations of fats and carbohydrate intake with cardiovascular disease and mortality in 18 countries from five continents (PURE): a prospective cohort study. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)32252-3