Por qué se debe desinfectar y no solo lavar las verduras y las frutas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Silvia Martín Repullo el 11 diciembre, 2018
Raquel Lemos Rodríguez · 15 diciembre, 2018
Para evitar complicaciones de salud es fundamental desinfectar y no solo lavar tanto frutas como verduras.

¿Eres de los que solo lavan las frutas y verduras o, también, las desinfectas? En este artículo vamos a descubrir por qué hay que desinfectar y no solo lavar este tipo de alimentos, ya que utilizando solo agua no los estamos limpiando por completo.

Desinfectar las frutas y las verduras es algo imprescindible. Estos alimentos que podemos adquirir en cualquier supermercado o tienda han estado en contacto con pesticidas que podemos ingerir si no tomamos las medidas adecuadas para evitar que esto ocurra.

Es fundamental desinfectar y no solo lavar una manzana o una lechuga que ha recibido sulfatos para prevenir alguna enfermedad que nos obligase a desecharla lo antes posible o la intrusión de algún bicho que la dejase no apta para su consumo.

Aunque el agua puede ayudar a eliminar parte de esos pesticidas, no ayuda a una limpieza realmente profunda. Pensemos en si nosotros nos duchásemos solo con agua o añadiendo un componente: el jabón. ¿Cuál de las dos opciones nos ofrece una mejor eliminación de los residuos?

La intoxicación alimentaria

Uno de los problemas que podemos prevenir al desinfectar y no solo lavar las frutas y verduras es que evitaremos lo que todos conocemos como intoxicación alimentaria. Ya no solo por los pesticidas que pueden contener estos alimentos, sino también por las bacterias que no vemos y que pueden estar en ellos.

Frutas podridas en un cuenco y detrás una mujer enferma tumbada en un sofá.

Algunos de los problemas que pueden darnos las frutas y verduras consumidas sin desinfectarlas de manera adecuada y tan solo pasándolas por debajo de un chorro de agua son los siguientes:

  • E. Coli: suele presentarse al consumir un alimento contaminado del campo. Los síntomas son diarrea, vómitos y fiebre. En algunos casos puede contraerse una cepa más agresiva de esta bacteria y presentar hemorragias intestinales, trombosis o anemias que necesitan una atención temprana.
  • Salmonella: se contrae por comer frutas sin lavar y los síntomas son fiebre, dolor de cabeza, diarrea, cólicos abdominales y pérdida de apetito. La mayoría de las personas mejora sin tratamiento, pero en niños y mayores puede agravarse.
  • Shigella: esta bacteria puede estar en los alimentos contaminados o mal lavados. Los síntomas de su infección son cólicos, fiebre aguda, vómitos, diarrea, sangre en las heces y dolor rectal. Es necesario un tratamiento temprano, ya que esta afección provoca deshidratación, aunque suele desaparecer espontáneamente. Los grupos de riesgo son los niños, los mayores y las personas con sistemas inmunitarios debilitados.
  • Listeriosis: se desarrolla por el consumo de alimentos crudos mal lavados que contienen la bacteria listeria monocytogenes. Los síntomas van desde escalofríos y fiebre hasta dolor de cabeza, vómitos y malestar estomacal. Se debe tratar con antibióticos.

Como podemos ver, desinfectar y no solo lavar las verduras y las frutas es esencial para evitar encontrarnos con este tipo de enfermedades. No obstante, veamos cómo podemos desinfectar y no solo lavar estos alimentos de la manera adecuada.

Lee este artículo: Intoxicación alimentaria: qué es y cómo reacciona nuestro cuerpo.

Desinfectar y no solo lavar las frutas y las verduras

Verduras lavándose en el fregadero.

Existen algunas claves que tenemos que tener en cuenta para desinfectar y no solo lavar las frutas y las verduras, ya que podemos cometer algunos errores. Veamos algunos consejos que nos ayudarán a hacerlo de la manera correcta:

  • Desinfectantes alimentarios comerciales: existen desinfectantes aptos para frutas y verduras que podemos encontrar en el mercado a la venta. Estos tienen propiedades bactericidas que ayudan a lograr una limpieza profunda de estos tipos de alimentos. Su uso es seguro.
  • Desinfectantes naturales: puedes, por ejemplo, diluir una cucharada de bicarbonato en 1 litro de agua y sumergir los alimentos. También podemos utilizar vinagre y mezclarlo con sal o limón.
  • Cuidado con la lejía: en algunas partes podemos encontrar recomendaciones de usar lejía para desinfectar las frutas y las verduras. No lo recomendamos, ya que la lejía es tóxica. Es mejor optar por los desinfectantes naturales mencionados anteriormente que serán muy efectivos y, sobre todo, seguros.

Descubre: 7 trucos infalibles para conservar las frutas y verduras por más tiempo.

Desinfectar y no solo lavar las frutas y verduras es importante para todas aquellas mujeres que estén embarazadas. El riesgo de que sufran toxoplasmosis es elevado y deben tener mucho cuidado con los alimentos que ingieren. Con las opciones de desinfección mencionadas podrán consumir frutas y verduras con total tranquilidad.

¿Desinfectas tú las frutas y las verduras? ¿Te vas a animar a hacerlo a partir de ahora? Te recomendamos que pruebes las opciones más naturales y económicas para desinfectar antes de optar por un producto que puedas comprar en cualquier supermercado.