¿Por qué se descaman las uñas? Causas, tratamientos y soluciones

Yamila Papa Pintor·
18 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
05 Marzo, 2019
Muchas veces, la falta de hidratación puede ser motivo de la descamación. Sin embargo, no es el único motivo que podría estar implicado en el problema.

Son diversas las causas por las que se descaman las uñas, desde estrés hasta una mala alimentación, pasando por problemas de tiroides, sobreexposición a detergentes y limpiadores agresivos, falta de hidratación, entre otros.

Conoce en el siguiente artículo causas, tratamientos y soluciones para las uñas descamadas. ¡Toma nota para que no te siga pasando!

¿Por qué se descaman las uñas?

Tratamiento de la onicorrexis
Las deficiencias nutricionales, el consumo de ciertos fármacos y algunas enfermedades se asocian con la aparición de onicorrexis.

Como se dijo anteriormente, existen muchas causas por las que las uñas se debilitan y descaman. Generalmente se deben a unos malos cuidados de la piel y las uñas, aunque también a déficit de nutrientes esenciales, como son las vitaminas y los minerales. Sin embargo, no hay que dar nada por sentado. Para conocer la causa exacta del problema no hay nada mejor que acudir al médico para un chequeo completo y diagnóstico.

De todas formas, no está de más conocer algunas de las causas que podrían estar detrás del debilitamiento de las uñas. Veámoslas a continuación.

1. Falta de calcio

El origen de las uñas descamadas puede ser la falta de calcio. En ese caso, deberías repasar cómo está tu dieta en relación a los lácteos, así como también las espinaca, las acelgas y todas las verduras de hoja verde.

Además, deberías evitar el consumo de gaseosas, mate, té y café porque no permiten una óptima absorción de este nutriente vital. También puedes consumir complementos de vitamina A, B y D o de calcio, según las indicaciones de tu médico.

Lee: ¿Qué enfermedades se producen por déficit de vitaminas?

2. Mala hidratación

Crema con retinol para la piel.
Las cremas con retinol tienen algunas contraindicaciones y precauciones que deben tomarse de antemano, por lo que resulta útil consultarlo con un dermatólogo.

Si la razón es la poca hidratación (tanto interna como externa) entonces tienes que empezar a ponerle remedio a esto cuanto antes. Para ello, no solo deberás consumir abundante cantidad de agua a lo largo del día, sino también aplicarte una buena crema hidratante, o un aceite (si así lo prefieres). El aceite puede ser de almendras, oliva o coco.

Si bien lo ideal es aplicarlo varias veces al día para mantener bien hidratada las uñas y las manos, si no te es posible, al menos hazlo antes de dormir.

3. Morderse las uñas

Quienes se comen o muerden las uñas sufren habitualmente descamación, porque las uñas se encuentran constantemente en contacto con la saliva y los dientes. ¿Has probado los barnices para dejar de morderte las uñas? Si aún no lo has hecho, considéralo. La salud de tus uñas puede mejorar mucho si empiezas a deshacerte de este hábito.

4. Tratamientos que debilitan las uñas

En cuánto a la estética, algunos tratamientos o prácticas pueden dañar la salud de las uñas, como por ejemplo:

  • la aplicación de uñas postizas,
  • limar exageradamente y de forma regular,
  • el uso de esmaltes de mala calidad o con demasiado formol,
  • el uso de esmaltes nacarados o con purpurina (glitter),
  • la aplicación de uñas de pinturas de uñas semipermanentes,
  • la aplicación de accesorios (brillos, plumas, etc.) de forma constante en las uñas.

También puede debilitar las uñas:

  • el secado repetitivo de las uñas cuando están húmedas,
  • quitar el esmalte con químicos muy agresivos (la acetona hace mal también a la piel si entra en contacto con ella),
  • arrancarse el esmalte de uñas con los dedos, sin usar un producto adecuado para ello,
  • el hecho de no dejar pasar uno o dos días sin esmalte para que las uñas “respiren” entre la aplicación de un barniz de color y otra.

5. Contacto con limpiadores y detergentes

Utiliza detergente para prendas oscuras

Otra causa de la descamación puede ser el contacto regular con productos químicos, como ser desinfectantes o limpiadores. Estos están diseñados para arrancar grasa y toda suciedad, por lo que son muy agresivos para la piel y las uñas. Por ello, lo ideal sería lavar siempre con guantes.

Consejos para evitar las uñas escamadas

  • No utilices esmaltes de mala calidad porque pueden contener productos químicos perjudiciales para las uñas y las debilitan.
  • Usa esmaltes específicos para evitar que aparezcan las escamas. Hay muchas marcas de cosméticos que ofrecen productos para tratar este problema, dentro de sus líneas “terapéuticas”.
  • Aplícate un fortalecedor de uñas tres veces a la semana. Y si no, aplícate una crema hidratante o un aceite esencial.
  • Evita cortar o tirar de las escamas para que no se dañe aún más la matriz de la uña.
  • Usa una lima especial que al pasarla sobre la uña la pule lentamente y quita las escamas, dejándola más lisa. No se recomienda un uso muy seguido porque la uña quedará demasiado fina.
  • Cada noche, embebe un algodón con aceite de oliva y pásalo por las uñas para que se hidraten y sellen las escamas.

Lee: 10 usos del aceite de oliva extra virgen que seguramente no conocías

Fortalecedores de uñas caseros, otra opción para el saneamiento

Cuando las uñas se escaman fácilmente o en general las tienes tan débiles que se quiebran a cada rato, un buen fortalecedor es lo que precisas para que estén fuertes y sanas en poco tiempo. En el mercado puedes encontrar una gran variedad de marcas y modelos de fortalecedores para uñas, sin embargo, hay recetas caseras igualmente eficaces. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Crema fortalecedora para uñas: se elabora con 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 de miel pura de abeja, 1 pizca de sal y 1 yema de huevo. Mezcla todos los ingredientes y aplica sobre las uñas. Deja actuar por 20 minutos y luego enjuaga con agua tibia. Se puede repetir tres veces a la semana.
  • Aceite de oliva extra virgen: Sumerge las uñas en un recipiente con este aceite por varios minutos antes de ir a dormir o embeber un algodón y masajear las uñas cada noche. Si lo mezclas con aceite de almendras harás un complemento ideal para que tus uñas estén más fuertes (2 cucharadas de cada uno). Aplica en las uñas y cutículas y deja actuar 10 minutos.
  • Fortalecedor “recargado”: si ya has comprado un fortalecedor en la farmacia o perfumería, añade al frasco 1 diente de ajo machacado, 5 gotas de zumo de limón y 5 de yodo blanco. Mezcla bien, deja reposar 2 días y aplica por dos semanas seguidas.
  • Cebolla: corta al medio una cebolla y coloca dentro las uñas, unos cinco minutos. Deja que se sequen al aire libre.

¿Qué te parecen estos remedios naturales por si se descaman las uñas? ¿Probarás alguno? ¡Anímate y empieza a fortalecer tus uñas ya!

  • Rey, J. P. (2004). Alteraciones de las uñas. Curso Menarini. https://doi.org/10.1016/B978-84-8086-390-2.50029-2
  • Cabeza Martínez, R., Leis Dosil, V., & Suárez Fernández, R. (2006). Uñas y enfermedades sistémicas. Piel. https://doi.org/10.1016/S0213-9251(06)72531-X
  • Fernández Pugnaire, M. A., Serrano Falcón, C., & Serrano Ortega, S. (2013). Exploración de las uñas con dermoscopia: Onicoscopia. Medicina Cutanea Ibero-Latino-Americana. https://doi.org/10.4464/MD.2013.41.4.5077