¿Por qué se duermen las manos al dormir?

Cuando se comprimen determinadas zonas, es posible que el riego sanguíneo no llegue a las manos. Este es el motivo por el cual aparece el hormigueo o se duermen las extremidades mientras dormimos. A continuación, explicaremos en profundidad este fenómeno.

Estamos descansando y, en medio de la noche, nos despertamos por una especie de ‘descarga eléctrica’ en las manos o dedos. También pasa que, cuando abrimos los ojos, pareciera que alguien ha venido y en la oscuridad nos cortó las extremidades. ¿A qué se debe esta sensación? ¡Entérate en este artículo!

Adormecimiento de las manos

Adormecimiento en las manos

Tanto los calambres como el adormecimiento son desagradables, estemos durmiendo o no. Si nos pasa una vez cada tanto, esto no implica un problema. Sin embargo, si es más la regla que la excepción, quizá deberíamos prestar más atención a estos signos.

Ambas sensaciones pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo, aunque las áreas más frecuentes son las extremidades; es decir, brazos, piernas, manos y pies. Los síntomas son hormigueo y sensación de pinchazo, como si nos estuvieran clavando decenas de pequeñas alfileres o agujas; algunas personas experimentan ardor.

Las principales causas de adormecimiento en las manos mientras dormimos o estamos acostados son:

  • Permanecer mucho tiempo en una postura similar.
  • Lesión leve en las manos: puede ser, por ejemplo, un golpe que sufrimos durante el día.
  • Lesión en el cuello, que pueda provocar un entumecimiento en los dedos, manos o brazo.
  • Tareas cotidianas que impliquen flexionar y extender las muñecas, así como hacer mucha fuerza o manipular herramientas que vibren o ejerzan presión.
  • Retención de líquidos: se da sobre todo por la menopausia, el embarazo y el sobrepeso.
  • Falta de vitamina B12.
  • Consumo de ciertos medicamentos.
  • Daño o presión en un nervio de la mano y muñeca.

Te recomendamos leer: Reduce los síntomas de la menopausia con estos alimentos

El daño en la muñeca y el adormecimiento de la mano

El daño en la muñeca

Cerca del 3% de la población siente que se le duerme una o las dos manos durante la noche al menos una vez a la semana. Hay quienes acuden al médico para obtener un diagnóstico y están los que lo consideran algo ‘normal’ hasta que les molesta demasiado y deciden consultar con un especialista.

Cuando existe un daño en la muñeca, podemos sufrir no solo el adormecimiento y los calambres nocturnos, sino incluso la falta de fuerza para tomar ciertos objetos o un gran dolor al hacer ciertos movimientos.

Por ejemplo, se caen las cosas de las manos o falta flexibilidad al querer hacer tareas cotidianas. Si esto no se atiende a tiempo, con el paso de los años puede derivar en falta de sensibilidad.

Para poder saber si el problema de que las manos se duerman por la noche es por una afección nerviosa, tenemos que visitar un médico. También es imprescindible saber la zona exacta del dolor o la molestia.

En ese sentido, los dedos más afectados por calambres o adormecimientos en la noche son el pulgar, el índice y el medio. Si esto sucede, el problema tiene nombre y hay muchos datos al respecto.

El síndrome del túnel carpiano

Esta afección, es también conocida como ‘síndrome de la secretaria’. En términos médicos, se define como una neuropatía periférica que se desarrolla cuando el nervio mediano —que va desde el antebrazo hacia la mano— está afectado por una presión.

El nervio de la muñeca es el responsable de la sensibilidad y el movimiento de la mano y los dedos. Cuando está aprisionado, ocasiona varios síntomas; entre ellos, que se duerma esta parte del cuerpo.

¿Por qué ocurre mientras dormimos? A veces, las personas con síndrome del túnel carpiano experimentan los signos en cualquier momento del día, pero se agravan cuando se van a acostar. Esto se debe a que el nervio ha trabajado por varias horas y, cuando trata de ‘descansar’, se tensa.

El nervio de la muñeca

Si los síntomas se reflejan en los dedos anular y meñique, la afección tiene que ver con problemas de presión en el nervio cubital, el cual puede verse afectado por una presión en el codo. Por ejemplo, si has tenido un accidente y caíste apoyando el codo, sentirás una especie de ‘electricidad’ en la zona.

Este nervio es el encargado también de movilizar el área entre la clavícula y la primera costilla. Asimismo, los vasos sanguíneos entran en juego. Por esta razón, vale la pena analizar bien el adormecimiento.

Suele aparecer por un problema congénito, movimientos repetitivos —por ejemplo, si se practica tenis— o por tener siempre los hombros caídos.

Ver también: “El mal de la secretaria”: Cómo tratar el síndrome del túnel carpiano

¿Qué hacer cuando se duermen las manos?

Qué hacer cuando se duermen las manos

Si estás experimentando los síntomas de adormecimiento, calor, hormigueo o entumecimiento en las manos sobre todo por las noches, existe una gran posibilidad de que sufras el síndrome del túnel carpiano o una afección en el nervio cubital.

En ambos casos, se recomienda acudir al médico para realizar un análisis profesional. Si no se trata el problema, con el correr del tiempo el dolor será insoportable, y también lo sufrirás durante el día.

El riesgo de padecer estos problemas es mayor en las mujeres debido a las tareas que realizan a diario, sean amas de casa o trabajen fuera. La imposibilidad de discernir entre el frío y el calor ya es una consecuencia grave, así como también la atrofia de la base del dedo pulgar.

Ejercicios para prevenir el adormecimiento

Para no llegar a tales extremos, se recomiendan ciertos ejercicios básicos que tienen como objetivo que el túnel carpiano descanse o no esté tan tensionado.

  • Tomar un balón de goma pequeño en la palma de la mano; se consiguen en jugueterías o en tiendas para mascotas.
  • Cerrar los dedos y ejercer presión.
  • Repetir varias veces, sosteniendo la presión algunos segundos antes de volver a la posición inicial.
balón pequeño

Intenta hacer este ejercicio, al menos, una vez al día. Puedes aprovechar los tiempos muertos de la jornada, como por ejemplo al viajar en el metro hacia el trabajo o casa, en la fila del banco o mercado o mientras esperas que tu hijo salga de la escuela.

Finalmente, también puedes hacerlo mientras miras una película, lees un libro o te das un baño de inmersión. Lo importante es que practiques a diario unos minutos. De este modo, el nervio se irá fortaleciendo y notarás que no se duermen tanto las manos por las noches.

http://www.medciencia.com/doctor-por-que-se-me-duermen-las-manos http://www.elpais.com.uy/vida-actual/manos-adormecidas-sindrome-tunel-carpiano.html