¿Por qué se produce la inflamación de las papilas gustativas?

La inflamación de las papilas gustativas puede responder a múltiples causas, que van desde traumatismos hasta la acumulación de toxinas. Suele causar dolor y alterar, incluso, el sabor de los alimentos.

Las papilas gustativas son receptores sensoriales que se encuentran en la lengua. Al estar expuestas a la acción de los alimentos, podrían llegar a inflamarse. En este artículo, te explicaremos por qué se inflaman las papilas gustativas.

Cada papila está formada por células receptoras que envían señales nerviosas al cerebro. Gracias a ellas, somos capaces de discriminar entre sabores dulces, salados, ácidos, amargos y umami, vocablo japones que significa “sabroso”.

Cuando las papilas están inflamadas, se vuelven más pequeñas, blanquecinas y suelen doler ante el más mínimo contacto. Si aún no conoces qué puede hacer que las papilas gustativas se irriten, lee este artículo.

Factores inflamatorios de las papilas gustativas

1. Hiperestimulación

Ocurre con más frecuencia después de comer alimentos picantes o salados. La hiperestimulación se debe a que las sustancias encontradas en este tipo de alimentos actúan como irritantes de las papilas gustativas.

Consejo

La ingesta de algún líquido frío o crema helada podría ayudar a contrarrestarla.

Quizás te interese leer: 8 razones por las que puedes tener mal sabor en la boca.

2. Toxinas en la lengua

Cigarrillo

La frecuente exposición de la lengua a toxinas como el alcohol o el humo del tabaco, es causa de irritación. También, de las papilas gustativas. Las toxinas provocan que las células que conforman las papilas retengan tanto grasa como líquidos.

Asimismo, el residuo de dichas toxinas van quedando sobre la lengua. Esa capa blanquecina se ve por lo general durante las mañanas. No es más que la manera en que el cuerpo las rechaza.

Consejos

Para evitarla, bastará con abstenerse de consumir alcohol y cigarrillo durante una semana. Y, como es lógico, reducir la ingesta de esas sustancias en lo adelante. Así, ayudaremos al organismo a liberar poco a poco este tipo de toxinas.

3. Traumatismos

Los traumatismos que afectan a la lengua generalmente se deben a mordeduras accidentales. Como resultado, las papilas tienden a inflamarse de forma inmediata. En estas condiciones, suelen doler durante un largo período de tiempo.

Este tipo de traumatismos altera el tejido de la lengua. Como se sabe, este órgano es un músculo. Por tanto, podría lastimarse como el resto.

Consejos

En caso de inflamación de las papilas gustativas, sería recomendable aplicar glicerina en la zona afectada. Si la herida fuera de consideración o el dolor persistiera, se deberá acudir al médico de inmediato. El especialista determinará la conducta que deberás seguir.

Te recomendamos leer más: Tips para evitar problemas de salud bucal.

4. Estrés

mujer-estresada

Como se sabe, el estrés suele afectar negativamente muchas de las funciones del cuerpo. Las papilas gustativas no escapan de ello.

Por su parte, el estrés emocional conlleva muchas veces trastornos hormonales. Estos problemas terminan por incidir de diversa manera en las diferentes partes del cuerpo. Una de ellas son las pequeñas úlceras que aparecen en la boca. Otra consecuencia posible es la inflamación de las papilas gustativas a causa de una disfunción en el sistema inmunitario.

Esto podría hacer que tanto la lengua como otras partes del cuerpo absorban gran cantidad de bacterias. Todo ello podría influir en que la inflamación de las papilas tarde mucho más tiempo en desaparecer.

Consejos

Se impone, pues, desestresarse. Para ello, deberás identificar las causas que podrían estar provocándolo. Si no fueras capaz por ti misma de determinarlas, no dudes en ir en busca de la ayuda de un psicólogo.

5. Quemaduras

Este tipo de accidentes es frecuente. Ocurre, por ejemplo, cuando bebemos una taza de café muy caliente. O, al tomar una comida que acabamos de apartar del fuego.

La quemadura que se produce de resultas, puede dañar las papilas gustativas y, por extensión, alterar su funcionamiento. Suelen tardar más tiempo en sanar de lo que somos conscientes.

De todo ello, se desprende que lo mejor sea siempre prevenir las quemaduras causadas por estos u otros motivos. Ten cuidado, pues, en el momento de comer o beber algo caliente. Además del dolor que provocan este tipo de lesiones, dificultan la ingesta del resto de alimentos.

Consejos

Cuando te suceda, bebe líquidos fríos. Este simple gesto atenuará la sensación de dolor e impedirá que siga la quemadura se extienda. La baja temperatura del líquido ingerido ayudará a que las fibras nerviosas de las papilas se restablezcan antes. Así, podrás seguir disfrutando del sabor de todos los alimentos que apetezca comer.

6. Micosis

Candidiasis

La candidiasis oral, así como otros procesos infecciosos por hongos en la lengua, son otras de las causas habituales de la inflamación de las papilas gustativas.

En estos casos, se debe acudir al médico cuanto antes. Él decidirá la conveniencia o no de tratar esta infección con levadura en la boca.

Si ponemos el suficiente cuidado, no solo podremos volver a disfrutar de todos los sabores, sino de una boca saludable.

  • Beidler, L.M. (ed.) (1971). Handbook of Sensory Physiology, IV. Chemical Senses 2: Taste. New York: Springer.
  • Mann, M.D. (2013). "Gustatory and Olfactory Senses" (Chap. 10), in The Nervous System In Action. London: Oxford UP, pp. 101-111.
  • Yamaguchi, S. (1998). "Propiedades básicas de umami y sus efectos en el sabor de los alimentos", Críticas internacionales de alimentos 14 (2&3): 139-176.