¿Por qué siento hormigueo en brazos y piernas?

Los hábitos saludables, son primordiales para prevenir este tipo de molestias. Descubre aquí como mejorar este tipo de síntoma.

Se trata sin duda alguna, de una  sensación muy poco agradable. Cuando se nos duermen o entumecen los brazos, las manos, las piernas o los pies, no sabemos qué hacer para que se termine dicha molestia. Conoce la respuesta a la pregunta de por qué sientes hormigueo en brazos y piernas en el siguiente artículo.

Entumecimiento y hormigueo: ¿Qué es? ¿A qué se debe?

Ambas son sensaciones anormales y pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, con mayor frecuencia se experimentan en las piernas, los brazos, y en los dedos, tanto de los pies como de las manos. Entre las causas más recurrentes de miembros dormidos están:

  • Estar en la misma posición durante mucho tiempo, ya sea parado o sentado (por ejemplo, en el trabajo o en un viaje).
  • Lesiones en un nervio. Si se produce en el cuello, tendrá repercusiones en los brazos y manos. Si es en la parte baja de la espalda, provoca hormigueo en las piernas.
img_como_dar_un_masaje_en_la_mano_2315_orig

  • Presión sobre los nervios raquídeos o periféricos.
  • Infección de herpes zóster (comúnmente conocido como culebrilla).
  • Déficit en el riego sanguíneo por inflamación de un vaso, aterosclerosis o congelación.
  • Niveles desequilibrados de potasio, calcio o sodio.
  • Falta de vitamina B12.
  • Ingesta de algunos medicamentos.
  • Daños a los nervios debido al alcohol, el tabaco o el plomo.
  • Radioterapia.
  • Picaduras de insectos, ácaros o mordeduras de animales.
  • Alergias a los mariscos.
  • Síndrome del túnel carpiano (en la muñeca).
  • Diabetes.
  • Hipotiroidismo.
  • Accidente cerebrovascular o ataque isquémico transitorio.

Si la sensación es persistente, lo indicado es acudir a un especialista para llegar a la raíz del problema. Es importante no automedicarse ni tampoco ignorar los episodios continuos.

Remedios caseros y recomendaciones para el hormigueo en manos y piernas

El agua es uno de los mejores aliados naturales para “despertar” nuestras piernas o manos si se duermen o entumen.

Lo que debes hacer es sumergir la parte afectada en un recipiente con agua fría durante unos diez minutos o hasta que la sensación de hormigueo desaparezca. Muchas personas optan por mover enérgicamente el miembro entumecido. Otras opciones son:

Caminar

Dar una caminata alrededor de la habitación en el momento en que empiece la sensación de cosquilleo, si esta se presenta en los miembros inferiores.

Tendrás que soportar por unos instantes los espasmos que se producen en la pierna, pero es una acción bastante efectiva, sobre todo, si has estado mucho tiempo sentado.

Caminar

Ponerse en puntas de pie

Otra alternativa para cuando se te duerme una pierna, es colocar el pie en punta como hacen las bailarinas y descender hasta los talones.

Repite 10 veces para activar la circulación de la sangre en los miembros inferiores. Si sueles sufrir bastante de hormigueos, realiza este ejercicio todos los días antes de dormir, aunque no estés atravesando un cuadro de entumecimiento.

Leer también: ¿Qué provoca el hormigueo en la piel y cómo curarlo?

Consume alimentos con hierro

Como se indicó anteriormente, el déficit de este nutriente puede estar provocando el hormigueo en tus piernas. Las lentejas y la remolacha pueden ayudarte a reducir el cuadro. También es bueno que añadas a tu dieta diaria huevos, leche, nueces, guisantes, frijoles y vegetales de hoja verde, como las espinacas o acelgas.

la falta de hierro, reduce significativamente la producción de hemoglobina, que es la encargada de dar el pigmento rojo a la sangre y transportar el oxigeno en esta. Lo que trae como consecuencia la mala circulación y la presencia de estas sensaciones incomodas.

Realiza un cataplasma con pimientos picantes

Esto te puede ayudar a revertir la situación. Necesitas una docena de chiles rojos. Caliéntalos a fuego alto y, luego, tritúralos. Coloca en un paño suave y machácalos. Deberás aplicar esa pasta resultante en el área afectada por el hormigueo.

El calor de los pimientos reducirá el dolor y las molestias. Esto se debe a que tiene propiedades antiinflamatorias, antiirritantes y ayuda a la prevención del dolor. Si sueles sufrir muy seguido este problema, puedes tener preparado el ungüento y calentarlo al fuego un minuto.

Lleva una vida saludable

No fumes. Haz ejercicios, como natación, practica la relajación (yoga, por ejemplo) para reducir la tensión. Evita estar mucho tiempo en la misma posición, ya sea parado o sentado y evita usar ropas muy ajustadas o de materiales sintéticos que no permiten una correcta circulación sanguínea.

Un.desayuno.sano.un.desayuno.saludable

Estas recomendaciones están ligadas a que, los malos hábitos como el cigarrillo, el alcohol y el sedentarismo, traen consecuencias a largo plazo, en su mayoría enfermedades que afectan la circulación y esta es la causa principal de la sensación de hormigueo.

Masajes y cambios de postura

Cuando empiezas a sentir hormigueo, una buena idea es realizar masajes o una fricción vigorosa en la zona afectada. Esto se puede realizar todas las noches aunque no se haya dormido el miembro.

Otra buena idea es cambiar de posición. Si estás sentado, levántate, si estás acostado, siéntate, si estás de pie, acuéstate, etc. Si se te duermen las piernas o brazos mientras duermes, quizás se deba a que estuviste muchas horas en la misma postura sin moverte.

Leer también: Causas del hormigueo en brazos y piernas

Lleva calzado adecuado

Es recomendable que los calcetines que uses siempre sean de algodón, para absorber la humedad y, además, prevenir los síntomas del hormigueo.

La plantilla del calzado puede ser curva o con una almohadilla en el arco de la planta, para que tengas mayor comodidad al apoyar el pie. Trata de no llevar tacones ni calzado que se desajuste al caminar, es decir, procura que estos tengan suficiente agarre.

Haz ejercicios contra la pared o con un balón

Si se te han dormido las piernas durante el día, en el trabajo o durante una salida, al llegar a casa quítate los zapatos y, con calcetines limpios, colócate de pie al lado de la pared. Apoya los dedos y ejerce una leve presión hacia adelante, flexionando un poco la rodilla. Sosténte con las manos apoyadas en la pared.

También puedes tomar un balón de goma con la palma de la mano y ejercer presión con toda la fuerza que puedas. Existen accesorios de materiales especiales para este fin. También puedes hacer lo mismo presionando con los pies descalzos el balón contra el suelo.