¿Por qué sufrimos pinchazos en el corazón?

22 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Aunque pueden alertarnos de problemas de salud importantes, los pinchazos en el corazón también pueden responder a situaciones de estrés y cuadros de ansiedad, e incluso pueden aparecer por culpa de unos malos hábitos de vida.

En alguna ocasión, puede que hayamos sufrido pinchazos en el corazón que nos hayan generado una gran preocupación; después de todo, se trata de un órgano de suma importancia en nuestras vidas. Hoy descubriremos por qué pueden ocurrir dichas molestias y sobre qué nos pueden estar alertando.

El corazón es el órgano que más trabaja dentro del cuerpo humano. Late aproximadamente 115.000 veces por día, 80 veces por minuto y 42 millones de veces por año, incluso cuando estamos descansando. Se encarga de bombear la sangre limpia, rica en oxígeno y diversidad de nutrientes a cada tejido de nuestro cuerpo.

A pesar de lo perfecto que puede sonar el funcionamiento del sistema cardiovascular, es usual que ocurran una gran variedad de cosas que afecten a su funcionamiento o que indiquen alguna irregularidad en el mismo. Entre estas se encuentran los pinchazos en el corazón.

El estrés, la ansiedad y los pinchazos

Los pinchazos son una sensación desagradable que, tal y como su nombre lo indica, se experimenta como un dolor agudo, como al pincharse con una aguja, por ejemplo. Pueden presentarse en cualquier momento y, no siempre cursa con otros síntomas. En cuanto a las causas, estas pueden ser muy variadas; dos de ellas son el estrés y la ansiedad.

Dolor en el pecho.

Cristina Luna, miembro de la Asociación Madrileña de Agorafobia (AMADAG), explica: «nuestro cuerpo tiene memoria y acumula la tensión, esta es la explicación a que también podamos sufrir esos pinchazos en el pecho cuando estamos en un momento aparentemente tranquilo».

En caso de que el médico nos indique que la causa de los pinchazos es la ansiedad o el estrés crónico, lo más recomendable es buscar apoyo psicológico y mejorar los hábitos de vida, de tal forma que podamos aliviar la tensión y, poco a poco, aprender a gestionar los pensamientos y emociones negativas.

En caso de experimentar pinchazos por ansiedad o estrés, se puede poner en práctica lo siguiente:

  • Tomar asiento, respirar profundo y concentrarse en la inspiración y exhalación para ir recuperando la calma. 
  • Realizar ejercicios de relajación muscular (para ir liberando poco a poco la tensión acumulada).

Descubre: 7 relajantes musculares que te brinda la naturaleza

Otras posibles causas

Los pinchazos en el corazón también pueden ser un síntoma que se manifiesta como consecuencia de otras cuestiones, tales como:

Hiperactividad

Al mismo tiempo, cuando nuestro ritmo cardiaco está elevado, solemos respirar con mayor intensidad, lo que puede provocar los pinchazos en el corazón.

Esto puede suceder si estamos realizando ejercicio físico o si nos encontramos realizando un sobreesfuerzo físico. Para aliviar los síntomas lo mejor es bajar el ritmo.

Arritmias

Las arritmias implican una alteración en el ritmo cardiaco, haciendo de este mayor o menor a los niveles normales, pudiendo llegar a provocar fuertes pinchazos.

Descubre: Lo que no sabías de las arritmias cardíacas

Pericarditis

La pericarditis es una enfermedad producida por la inflamación del pericardio. Esta es la capa que recubre el corazón y que está encargada de:

  • Almacenar el líquido que lubrica y reduce la fricción del corazón.
  • Limita el desplazamiento del mismo.
  • Distribuye la presión del corazón.
  • Aísla el corazón, evitando así las posibles infecciones.
Pericarditis

Infarto del miocardio

El miocardio es el tejido muscular del corazón que se encarga de bombear la sangre por el sistema circulatorio mediante contracción.

La falla o infarto de este tejido puede llegar a implicar fuertes pinchazos debido a que una parte del corazón deja de recibir la sangre que requiere para su funcionamiento.

¿Cuándo acudir al médico?

En caso de presentar estas molestias de forma regular, es recomendable que acudir al médico de cabecera para una evaluación. El especialista se encargará de comprobar la salud de tu corazón a través de un electrocardiograma (y otros exámenes) y, de ser necesario, te pautará el tratamiento más adecuado para tu caso.