¿Por qué sufrimos de retención de líquidos?

4 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Mejorar nuestros hábitos de alimentación y realizar actividad física nos puede ayudar a reducir la retención de líquidos. Si no remite es conveniente acudir al especialista para obtener un diagnóstico adecuado.

La retención de líquidos afecta a muchas personas, por diversos motivos y a distintas edades. Dentro de las áreas del cuerpo que se ven más afectadas por este problema destacan el abdomen, las extremidades inferiores (en especial, tobillos y pies). Se trata de un síntoma muy molesto, capaz de afectar la calidad de vida de las personas.

Y es que, cuando el agua no circula y se deposita de manera equilibrada en el organismo, comienzan a presentarse diversos problemas.

El principal actor en la regulación de los fluidos es el riñón y cualquier desorden en su accionar puede provocar la retención.

Posibles causas

La retención de líquidos puede darse por diversos factores, muy diferentes entre sí. En ocasiones, se ven muchas personas que padecen habitualmente de este mal. Sin embargo, no tienen claro el motivo o simplemente no toman las precauciones para evitarlo.

Según sea la causa, el médico deberá pautar un determinado tipo de tratamiento u otro. En este sentido, es importante recordar que es fundamental evitar la automedicación y la modificación de hábitos sin antes consultar con el profesional. 

Ver también: 5 síntomas comunes de retención de líquidos

Factores externos

  • El exceso de calor provoca que el líquido salga por los vasos sanguíneos sin que los tejidos puedan absorber la cantidad necesaria.
  • Trabajos en los que hay que pasar demasiadas horas en la misma posición, así como en viajes largos.

Malos hábitos de vida

  • El uso excesivo de la sal como condimento promueve la aparición de síntomas muy molestos, como la retención de líquidos.
  • El sedentarismo, el alcoholismo y el tabaquismo figuran entre las principales causas de la retención de líquidos. Juntos, son una combinación de alto riesgo para la salud de la persona.

Actividad hormonal

  • Es posible que, por las hormonas, durante la menstruación se presente retención de líquidos. Esta situación suele ser transitoria, por lo que no hay que preocuparse.
  • Durante el embarazo, las mujeres suelen padecer retención de líquidos por los cambios hormonales que experimenta su cuerpo. En estos casos, se suelen inflamar el rostro, las manos y los pies.

Enfermedades

Insuficiencia renal

  • Daño crónico hepático (cirrosis) es una de las posibles causas de la retención de líquidos. Las partes del cuerpo más afectadas en estos casos suelen ser el abdomen y las extremidades inferiores.
  • Tanto la insuficiencia renal como la cardíaca generan edemas en determinadas zonas, ya que los fluidos no puede trasladarse libremente. Como explicamos más arriba, el riñón es el que rige la eliminación de líquidos a través de la orina. Si este proceso se altera, los fluidos se quedarán estancados en alguna zona intermedia, causando así problemas varios.

Descubre: Cólico renal: causas y síntomas

Ciertos medicamentos

  • El consumo de ciertos medicamentos a base de corticoides, algunos antiinflamatorios y algunos fármacos para tratar la diabetes pueden tener como efecto secundario la retención de líquidos. Por ello, es fundamental evitar la automedicación y consultar siempre con el profesional.

¿Cómo combatir la retención de líquidos?

En caso de que la retención de líquidos sea una consecuencia derivada del consumo de un fármaco, es posible que el médico le indique algún diurético en concreto o bien, una dieta basada en alimentos ricos en agua y con propiedades diuréticas.

En líneas generales, lo más recomendable es adoptar o bien mejorar los hábitos de vida, abandonar el sedentarismo, procurando ejercitarse a diario durante al menos unos 30- 40 minutos y también, cambiar de postura cada 15 minutos (sobre todo, cuando es necesario que permanezcamos en una misma postura varias horas seguidas al día).

Evitar retención de líquidos

En algunos casos es posible que el médico recomiende utilizar medias o calcetines de compresión para minimizar las molestias causadas por la retención de líquidos.

Finalmente, hay que tener siempre presente que, más allá de los cambios que podamos realizar en nuestros hábitos, lo primero siempre debe ser consultar con el médico.

Puedes consultar lo que indica la Fundación Española del Corazón aquí.

  • Crabtree, Brenda, Zajarías, Alejandro, Portal, Cynthia, Téllez, Natalia, Halabe, José, de la Llata-Romero, Manuel, Urrusti-Sanz, Juan, Aguirre-García, Jesús, & Sánchez-Ramírez, Roberto. (2004). Varón de 44 años de edad con edema periférico, ascitis y fatiga. Gaceta médica de México140(1), 77-79. Recuperado en 10 de febrero de 2019, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&;pid=S0016-38132004000100013&lng=es&tlng=es.
  • Martínez-Castelao, A., Górriz, J. L., Sola, E., Morillas, C., Jover, A., Coronel, F., … & Álvaro, F. D. (2012). A propósito de las discrepancias entre documentos de consenso, guías de práctica clínica y normativa legal en el tratamiento de la diabetes tipo 2. Nefrología (Madrid)32(4), 419-426.
  • Valer, P., & Ruiz del Árbol, L. (2004). Ascitis. Revista Española de Enfermedades Digestivas96(9), 667-667.