¿Por qué tengo miedo de conducir?

Conducir puede ser una experiencia gratificante y completamente normal para muchos. No obstante, hay personas que no lo disfrutan de la misma manera e, incluso, tienen miedo.

La amaxofobia es ese temor que sienten algunas personas por ponerse en el volante de un coche. Se puede manifestar en diferentes situaciones o condiciones y uno de sus características comunes es que el miedo de conducir les paraliza y no les permite utilizar el vehículo.

¿Por qué se tiene miedo de conducir?

Las sensaciones que experimentan aquellos con fobia de conducir son diversas. En algunos casos temen provocar un accidente o equivocarse con los mandos, en otros el problema radica en el lugar donde se conduce (autopista, ruta, grandes avenidas).

También están los que tienen miedo de usar el coche de noche o a mayor velocidad. La amaxofobia está compuesta por tres niveles:

¿Quieres conocer más? Lee: Ansiedad en el volante: ¿Miedo a conducir?

Cognitivo

Se relaciona a pensamientos sobre accidentes, perder el control, miedo a la muerte o causar daños a otras personas.

Emocional o fisiológico

Se siente ansiedad, tensión muscular, inseguridad, náuseas y sudoración excesiva. También se pueden experimentar visión borrosa, aumento del ritmo cardíaco, diarrea o temblor en las manos y piernas.

Conductual

Conductual

Se evita conducir o solo bajo algunas circunstancias especiales como, por ejemplo, estar acompañado, ir por ciertas vías, no excederse de la velocidad mínima, de día, por calles poco transitadas, etcétera.

La gravedad del miedo de conducir varía según la incapacidad o las dificultades que ocasiona esta fobia así como también del nivel de malestar que experimenta la persona.

Algunos directamente no pueden subirse al asiento del conductor, otras prefieren que conduzca otro, caminar o tomar un taxi y están los que no importa si tienen que tomar una vía más tranquila y tardar el doble de tiempo para llegar a destino.

Este miedo puede interferir en la vida cotidiana. Desde rechazar trabajos que requieran conducir hasta gastar mucho dinero en transporte público pasando por no poder llevar a alguien en caso de una emergencia o incluso no disfrutar de una escapada de fin de semana.

La amaxofobia deteriora el autoestima ya que la persona se siente inferior, frustrada e incompetente.

El miedo de conducir suele afectar más a los conductores de poca experiencia (menor a los 2 años) y en menor medida a los experimentados. También hay mayor incidencia en las mujeres en torno a los 30 años. Algunos de los principales orígenes del problema son:

  • Haber sufrido un accidente (o presenciado uno).
  • Haber recibido una educación basada en el miedo o la desconfianza de las habilidades.
  • Experimentar ansiedad o estrés por problemas ajenos a la conducción (problemas laborales, familiares, etcétera).

¿Se puede vencer el miedo de conducir?

Si por diversos motivos no puedes conducir tu vehículo o uno ajeno de forma tal que te aterra el simple hecho de pensar en subirte al coche te damos algunos consejos que te pueden ayudar:

1. Crea un ambiente relajado

Crea un ambiente relajado

Hay algunos amigos o familiares que pueden ponerte más nervioso si te acompañan. Puedes decirles que se sienten en el asiento de atrás o que directamente no vayan contigo.

Vístete con ropa cómoda para no experimentar presiones en ninguna parte del cuerpo. Pon música relajante y coloca algún aromatizante.

2. Practica la respiración abdominal

Cuando sientas que no tienes control de la situación y estés a punto de sufrir un ataque de pánico lo primero que debes hacer es optar por la respiración abdominal.

Permite que el aire ingrese por la nariz y se dirija profundamente en tus pulmones. Tu vientre se debe expandir lo máximo posible. Luego exhala lentamente para que el cuerpo se relaje. Repite varias veces.

3. Usa afirmaciones positivas

Usa afirmaciones positivas

Todas aquellas frases o palabras que te permitan aumentar tu confianza y autoestima son bienvenidas si tienes miedo de conducir. Por ejemplo puedes decir en voz alta:

  • Estoy conduciendo con mucho cuidado y voy dentro del límite de velocidad.
  • Soy un conductor alerta y preparado.
  • Voy por el carril derecho para sentirme más seguro.
  • He planificado este viaje, sé a donde me dirijo y estoy bien preparado.

4. Enfrenta tus miedos

La mejor manera de controlar la fobia de conducir es precisamente conducir. Comienza de a poco, en horarios de poco tráfico, en calles poco transitadas y a muy baja velocidad. A medida que  ganes más confianza en ti mismo el miedo desparecerá.

La terapia de exposición es una de las maneras más eficaces para superar el temor. Si no haces nada al respecto el miedo irá en aumento y será incontrolable.

Visita este artículo: Consejos para superar los miedos

5. Da pasos pequeños

Da pasos pequeños

Si tienes miedo de conducir no podrás usar el coche para recorrer largas distancias de la noche a la mañana. Por ello es mejor completar ciertos pasos o niveles hasta sentirte preparado. Comienza por sostener las llaves unos minutos, luego siéntate con el coche apagado.

Después conduce una sola calle, da la vuelta manzana, dirígete a una calle principal con semáforo, usa el carril derecho de la autopista hasta la primer salida, pasa al segundo carril, conduce en carretera, etcétera.

6. Pide ayuda

A tu alrededor hay muchas personas que pueden ser el apoyo que necesitas para quitarte el miedo de conducir. Puedes pedirles que te acompañen en tus primeras salidas o al menos que te escuchen y te den su opinión.

A veces es solo cuestión de hablar sobre el problema y los sentimientos que produce para comenzar en el camino de la recuperación.