¿Por qué tengo siempre los pies fríos? - Mejor con Salud

¿Por qué tengo siempre los pies fríos?

Una alimentación e hidratación adecuadas pueden ayudarnos a elevar la temperatura de los pies. También es fundamental que practiquemos algo de actividad física para favorecer la circulación

Quizás no lo sabías, pero observando tus pies puedes darte cuenta de cómo te encuentras de salud. No tiene que ver con las veces que vas al salón de belleza o te pintas las uñas, sino con la temperatura y la transpiración diarios.

Si sueles sufrir de pies siempre fríos aun en verano quizás se deba a alguna condición que vale la pena analizar.

En este artículo te contaremos algunas de las principales causas de sentir las extremidades congeladas en cualquier momento del año y, además, de qué manera intentar calentar los pies con trucos eficaces.

Causas de pies fríos

Si todo el tiempo sientes que tus pies están congelados aunque la temperatura ambiental sea elevada o tengas calcetines y zapatos puestos quizás se deba a lo siguiente:

Problemas de circulación

Problemas de circulación

Si la sangre fluye correctamente los pies se mantienen calientes. Cuando esto no sucede las extremidades se enfrían, como puedes inferir. Por ejemplo, podría haber obstrucciones en las arterias que no permitan una circulación adecuada.

Consulta si no sufres enfermedad arterial periférica. Una manera de darte cuenta si la padeces es analizar lo que sucede cuando te vas a acostar.

Si al elevar las piernas o estar recostado sientes que se enfrían más y para evitarlo debes colgar los pies en el borde de la cama quizás se deba a ese tipo de obstrucción. También si las heridas o lesiones no cicatrizan rápido.

Ver también: Los 6 mejores ejercicios para estimular la circulación de las piernas

Problemas neurológicos

Cuando hay un daño en un nervio, existe deficiencia de vitaminas o insuficiencias metabólicas es más probable que los pies se enfríen. También si la persona padece enfermedades renales o hepáticas, o si está expuesta a muchas toxinas.

La neuropatía periférica comienza en los nervios más largos del cuerpo (que llegan a los dedos de los pies) y por ello se experimentan entumecimiento, ardor o hormigueo. Según la condición aumente se puede perder la sensibilidad, experimentar dolor y presentar debilidad muscular.

Sudor excesivo

Sudor excesivo

Usar un calzado inadecuado, hacer ejercicio o estar nervioso puede causar hiperhidrosis. Esta condición produce mayor cantidad de transpiración y esta sirve para refrigerar el cuerpo. Los pies no son una excepción.

Si la evaporación del sudor se produce de manera deficiente porque los calcetines son de un material que repele el agua o bien los pies son expuestos al frío (por ejemplo, del baño) entonces la temperatura de las extremidades bajará notablemente.

Otras causas

Entre las razones más frecuentes de pies fríos podemos destacar:

  • Problemas en la hormona tiroides
  • Metabolismo basal muy bajo
  • Tensión en las lumbares
  • Resfriados y estados gripales
  • Alimentación no equilibrada
  • Enfermedad de Raynaud
  • Nervios pinzados
  • Enfermedad de Buerger
  • Esclerosis múltiple
  • Problemas coronarios

Tips para evitar que los pies se enfríen

Otras causas

Una vez que determines por qué se te enfrían tanto los pies sería bueno que comenzaras con el tratamiento adecuado. Puedes complementarlo con ciertas técnicas o consejos que te indicamos a continuación:

Comer mejor

En invierno nada de vegetales crudos ni fríos. Mejor verduras hervidas o salteadas. También evita los lácteos y la cafeína y opta por especias que aumentan la temperatura corporal como el jengibre, el curry y la pimienta de Cayena.

En tu mesa no deben faltar los aceites vegetales y los frutos secos.

Los alimentos recomendados son los que incluyen magnesio, vitaminas C, E y K y calcio. No te olvides de beber agua, ya que la deshidratación también puede provocar frío en los pies.

Hacer hidroterapia

Hacer hidroterapia

Esta terapia de agua caliente no debe prolongarse más de 10 minutos y es preciso prestar atención a la temperatura del recipiente para no quemarse y para que la diferencia frío-caliente no provoque problemas en los vasos sanguíneo o en la piel.

Tras ese tiempo los pies se pasan a otro cuenco con agua de tibia a fría y se secan inmediatamente. Luego se colocan calcetines de algodón y directo a la cama bien tapado.

Elegir un buen abrigo

Además de optar por un calzado cerrado y de un material que permita mantener el calor es preciso que no dejen pasar el frío, la nieve o el agua. No han de estar muy ajustados porque se impedirá una buena circulación.

Los calcetines siempre de algodón o de lana. Y no olvides tener abrigada la cabeza con un gorro para no perder calor.

Te recomendamos leer: 8 hábitos para prevenir y tratar el resfriado

Mantener los pies secos

Poner alfombras

Muchas veces se nos enfrían los pies porque se mojan y pasan muchas horas hasta que finalmente se secan. Prueba llevar un par de calcetines o una toalla en el bolso y procura que estén secos en cualquier momento del día.

Tenlo presente, sobre todo, para los días de lluvia o nieve.

También se recomienda cambiar los calcetines al menos 3 veces al día y elegir un material absorbente como es la lana.

Moverse

Aunque hacer deporte puede aumentar la transpiración de los pies, es necesario cumplir con una buena rutina de ejercicio si no queremos que siempre estén fríos.

Además, si por el trabajo o nuestras actividades cotidianas estamos muchas horas parados o sentados (en una misma posición) es bueno entrar en movimiento.

Así evitarás enfriamiento por mala circulación. Prueba algunas técnicas para mover los tobillos y dedos de los pies aún estando en el escritorio.

Hacer masajes y acupuntura

Hacer masajes y acupuntura

Estas dos técnicas te pueden ser de mucha ayuda. En el caso de los masajes, hazlos una vez que sales de bañarte o tras poner los pies en agua tibia. Usa aceite de sésamo o lanolina, que mejoran la circulación.

Para la acupuntura necesitas contactar con un profesional. También te vendría bien la reflexología.