¿Por qué un médico iba a prescribir opioides?

Andrea Flores · 23 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 4 febrero, 2019
Los opioides son un grupo de medicamentos empleados para paliar el dolor. El más conocido es la morfina, pero existen muchos otros.

Los opioides son un grupo de medicamentos que interactúan con los receptores opioides del sistema nervioso. Como resultado de esta unión, se produce el efecto farmacológico, generalmente aliviando el dolor. ¿Sabes cuáles son las causas por las que un médico decide prescribir opioides?

Los opioides son medicamentos seguros, pero pueden generar tolerancia. De modo que cuando se emplea una dosis alta, el paciente se acostumbra al fármaco y cada vez requiere una cantidad mayor para producir el mismo efecto.

Los compuestos más empleados son hidrocodona, oxicodona, morfina y codeína. Existen muchos más, pero estos son los que presentan mayor margen de seguridad.

¿Para qué se utilizan los opioides?

Opioides

Los opioides se emplean para paliar el dolor cuando este es severo y afecta directamente a la calidad de vida del paciente. Su mecanismo de acción permite modular los estímulos dolorosos que llegan al sistema nervioso mediante la interacción con los receptores de opioides.

Como resultado de esta reacción en cadena, la intensidad con la que se percibe el dolor disminuye o desaparece por completo.

El primer opioide que se empleó fue la morfina. Para calcular cuál es el poder analgésico de un opioide se utiliza una escala que toma como punto de partida la morfina (es decir, la morfina es el valor 1) y, a partir de ahí, con un número se indica qué porcentaje de acción tiene el medicamento.

Quizá te interese: Cómo se clasifican los medicamentos analgésicos

Los receptores de opioides son proteínas que se sitúan en la superficie de las células del Sistema Nervioso Central (como en el cerebro, la médula espinal, etc.) y de manera continua a lo largo del tracto digestivo.

El mecanismo de dependencia reside precisamente en estas moléculas, puesto que con cada uso se sintetizan nuevos receptores gracias a la activación del gen encargado de codificar la información para esa proteína.

Al haber más receptores, la señal activadora se modula y cada vez se requiere aumentar la dosis para que haya más partículas que puedan unirse a los receptores de superficie y provocar el efecto deseado.

¿Por qué un médico puede prescribir opioides?

Medicamentos opioides

El principal motivo para recetar opioides es el dolor. Cuando un paciente presenta dolor crónico se producen alteraciones psíquicas y físicas que empeoran su calidad de vida.

En este tipo de situaciones, la única alternativa es prescribir opioides menores. Este subgrupo de sustancias presentan una acción analgésica moderada, pero su manejo es más fácil.

Por el contrario, cuando el paciente tiene dolor agudo de mucha intensidad, se opta por un bolo de opioides mayores. Esta familia es más potente, pero presentan un margen terapéutico muy estrecho por lo que hay que vigilar estrechamente que no se produzca tolerancia.

Sea el opioide que sea, solo se debe consumir el tiempo que indique el médico. Esta es la única forma de evitar los efectos secundarios (explicados en el siguiente párrafo). Siempre se administran bajo prescripción facultativa. Además de la dosis, hay que respetar el intervalo entre administraciones y los descansos.

Descubre: Trastornos por consumo de opiáceos

¿Cuáles son los efectos secundarios?

trastornos por consumo de opiáceos

Como ya se ha comentado anteriormente, el principal inconveniente es la tolerancia. No obstante, estos medicamentos se prescriben cuando no existe otra alternativa por lo que se puede aceptar. Otra cosa muy distinta, pero que también hay que tener en cuenta, es el abuso de estas sustancias sin fines terapéuticos.

En este sentido, la persona no tiene ninguna justificación médica para su empleo pero la sensación placentera que producen los opioides se convierte en adicción. Llegados a este punto, la tolerancia es tan grande que se producen mecanismos responsables de generar dependencia, y la persona presenta un síndrome de abstinencia.

Por último, hay que reseñar que a pesar de su mala fama, los opioides son muy útiles no solo por su gran capacidad de paliar el dolor, sino que también mejoran el estado anímico del paciente.

Al eliminar el dolor, la persona recupera capacidad funcional y es capaz de desempeñar tareas con normalidad. Esto último es muy importante en los pacientes crónicos, ya que influye en su salud mental.

  • Álvarez, Y., & Farré, M. (2005). Farmacología de los opioides. Adicciones. https://doi.org/10.1016/S1280-4703(18)89443-9
  • Schug, S. A., & Gandham, N. (2007). Opioides. In Wall y Melzack. Tratado del Dolor. https://doi.org/10.1016/B978-84-8174-949-6.50028-9
  • Clemente, M. (2004). Farmacologia De Analgesicos Opiaceos. Chemistry & …. https://doi.org/10.1016/S1280-4703(11)71031-3
  • Fernández Vallin Cárdenas, E. (2002). Opioides, Mecanismo de Acción. Foro de Investigación y Tratamiento Del Dolor Para La Comunidad Médica.