Por qué y cómo aumentar el zinc en la dieta

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 5 enero, 2019
Ángela Aragón · 4 mayo, 2017 · Última actualización: 5 enero, 2019 5 enero, 2019
la investigadora Janet King y su equipo han querido avanzar en este campo. Para ello, han llevado a cabo un estudio cuyos resultados indican que los beneficios de aumentar el zinc en la dieta

Cuando se trata de la nutrición, generalmente, las personas tienden a centrarse en las vitaminas y olvidamos los minerales. Sin embargo, la alimentación más saludable es la más completa.

Existen un gran número de elementos que también son muy importantes para la salud. Sobre todo porque tienen un fuerte impacto en el sistema celular e inmunitario.

Sabiendo esto, la investigadora Janet King y su equipo han querido avanzar en este campo. Para ello, han llevado a cabo un estudio cuyos resultados indican que los beneficios de aumentar el zinc en la dieta son mucho más potentes de lo que creíamos. A continuación desarrollamos la teoría.

Un pequeño aumento de zinc revoluciona nuestro metabolismo

Según afirma Janet King, también para el equipo fue una sorpresa descubrir que aumentar el zinc ligeramente produce grandes efectos en el metabolismo.

Los resultados le sirvieron a la doctora King para defender una tesis que siempre había apoyado. Tesis apoyada en la idea de que los procesos alimenticios son esenciales para el cuidado de la salud.

Así, el ensayo clínico principalmente desveló que la sustancia tiene muchas más capacidades que reforzar las defensas. Además, influye en la creación de ADN y en el origen de la energía. Esto sucede porque optimiza el funcionamiento de las enzimas que asimilan las proteínas y los hidratos de carbono.

En consecuencia, es importante para ayudar a disminuir el estrés oxidativo. Es decir, los problemas derivados del paso del tiempo y el desgaste de nuestros órganos, músculos y huesos.

Lee: Delicioso batido para fortalecer tus huesos

Qué alimentos consumir para aumentar el consumo de zinc

1. Ternera

La carne de vaca aporta nutrientes esenciales, como las proteínas constructoras. Estas ayudan a que las células se regeneren y, por tanto, a mantenerlas más fuertes y jóvenes.

Además, constituye una importante fuente de zinc. Si optas por esta alternativa, es recomendable elegir las piezas que no tienen grasa. De otra forma, se puede incrementar el colesterol en sangre.

Con esta sencilla indicación, 100 gramos serán suficiente para ingerir el 70% de la cantidad diaria recomendada (CDR).

2. Ostras

Las ostras son un alimento que posee gran cantidad de zinc en proporción con su reducido tamaño.

De hecho, por cada 100 gramos ingeridos, obtendrás hasta 182 mg del mineral. Además, también presentan alto contenido de hierro y otras sustancias fundamentales para nuestra salud.

3. Chocolate negro

El grano de cacao se ha utilizado desde tiempos ancestrales con fines medicinales. Además, cuenta con cantidades de zinc entre sus propiedades.

La clave es que sea puro y no esté mezclado con leche u otros ingredientes. Así, 100 gramos del mismo supone un 65% de la CDR.

Se recomienda leer la etiqueta para comprobar que estés eligiendo un producto adecuado.

¿No lo sabías? 6 beneficios de las semillas de sandía hervidas en agua

6. Germen de trigo

Los cereales son fuente de hidratos de carbono, razón por la que muchas personas deciden eliminarlos de su dieta. Sin embargo, este producto presenta características positivas para la persona.

Estos son muy buenos para que el metabolismo. En concreto de cara a que tenga la energía suficiente para quemar y deshacerse de la grasa y las toxinasLa clave está en saber qué cereales elegir y de qué manera es más apropiado prepararlos.

En el caso del germen de trigo tostado, por ejemplo, constituye un complemento muy apropiado para el yogur y los desayunos. Si lo incorporas en esta comida, tendrás la ventaja de que, con 100 gramos, ya tendrás en tu cuerpo el 100% de la cantidad recomendada para cada día.

Salud de la piel.

Es muy recomendable aumentar el zinc en la dieta de forma habitual. En especial si la persona está en medio de una dieta de adelgazamiento o aumentando musculatura.

El zinc acelera el metabolismo, mientras retrasa el envejecimiento celular. Por lo que la persona tendrá mucha más energía y durante más tiempo para poder hacer ejercicio. Además, podrá moverse con más facilidad y sus órganos se mantendrán sanos.

 

  • Garland, T. (2018). Zinc. In Veterinary Toxicology: Basic and Clinical Principles: Third Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-811410-0.00036-2
  • Tuerk, M. J., & Fazel, N. (2009). Zinc deficiency. Current Opinion in Gastroenterology. https://doi.org/10.1097/MOG.0b013e328321b395
  • Maret, W., & Sandstead, H. H. (2006). Zinc requirements and the risks and benefits of zinc supplementation. Journal of Trace Elements in Medicine and Biology. https://doi.org/10.1016/j.jtemb.2006.01.006